Control Total de la PoblacionEl Nuevo Orden MundialManipulacion medios de comunicacionTELEVISION

11 tácticas utilizadas por los principales medios de comunicación para fabricar consentimiento para la oligarquía

Fuente: https://www.wakingtimes.com/11-tactics-mainstream-media-manufacture-consent/

loading...

Autor: Sigmund Fraud, escritor del personal Tiempos de vigilia

Traducción y corrección de la traducción: El Blog de Skiper

Los principales medios de comunicación están envejeciendo y colapsando bajo el peso de su propia arrogancia. Ahora completamente formulados en presentación y predecibles en sustancia, los ‘principales’ medios de noticias, que están monopolizados por solo un pequeño puñado de corporaciones, cumplen el propósito de engañar al público sobre temas importantes y fabricar consentimiento para el gobierno y los oligarcas.

El público todavía está en gran medida insensible a esta realidad, y en un siniestro Trampa-22 para el hombre moderno, muchas personas todavía son adictas a los los mismos medios que sirven como arma principal de control social contra ellos.

Sin embargo, la marea está cambiando y, para ayudar a romper el hechizo, le traemos esta lista completa de 11 tácticas utilizadas contra el público por los principales medios para forzar el consenso, dividir, conquistar, ridiculizar y reprimir conversaciones veraces o significativas sobre el estado de nuestro mundo.

1. Mentir por omisión: ¿Qué no está en las noticias de la noche?

Esta es la pregunta más importante que debe hacerse cuando se consumen los principales medios de comunicación.

La transmisión promedio de una hora consta de 48 minutos o menos de programación de noticias reales, menos, por supuesto, las charlas, los costosos gráficos en movimiento y los coches de feria, los momentos destacados y los resúmenes de historias.

Con una fórmula como esta, llena de pompa y grandilocuencia, da la impresión de que si algo no sale en el noticiero de la noche, no tiene trascendencia. La forma más obvia en la que los principales medios de comunicación fabrican el consentimiento para los responsables de la formulación de políticas y los anunciantes es omitiendo del noticiero aquellas historias y perspectivas que pueden comprometer la agenda de los organismos de radiodifusión, cualquiera que sean.

2. Controlando el Debate – ¿Quién está discutiendo y por qué causa?
Los programas de noticias son negocios como cualquier otra cosa y, como tales, los ejecutivos de noticias mantienen una lista de contactos a los que acudir para cumplir cualquier función necesaria en un programa o segmento. Si el gobierno necesita credibilidad, sacan a un ex presidente y te recuerdan que tiene ‘gravitas’.

Si el complejo industrial militar necesita una voz, entonces lanzan un grupo de expertos familiar para intervenir en un debate con una perspectiva de sentido común a favor de la seguridad nacional. Si algo es demasiado complicado para el consumo público, entonces abren el rolodex en la página de ‘expertos’ y barajan algunos sabelotodos frente a la cámara.

Los medios están llenos de expertos preparados, los llamados líderes de opinión y comentaristas, y cada uno tiene una reputación definida, cada uno resuena con un público objetivo específico y cada uno cumple un papel predecible en una conversación.

Los invitados al programa están muy bien examinados, y las noticias son una ciencia, una ciencia muy lucrativa que se destaca por dar la impresión de una diversidad de ideas mientras mantienen el debate aislado en una caja muy bien construida. Los personajes de este cuadro marcan la diferencia.

3. Selección de los presentadores, locutores y presentadores correctos:

Nuestras vidas han estado vinculadas al dólar y, como tal, un ‘buen trabajo’ se valora por encima de muchas virtudes genuinas. A la gente le gusta conservar su trabajo, al igual que a los presentadores y locutores de noticias, y dado que las noticias son, de nuevo, un negocio, las voces y los rostros de los programas de noticias se contratan para desempeñar un papel, una descripción de trabajo, una tarea. Los presentadores de noticias no están empleados para ejercer un periodismo moralmente motivado en beneficio de la sociedad.

Si se desempeñan como se les exige, avanzan y ganan más exposición. Si mueven el bote, hay miles de otros buscadores de trabajo hambrientos que se muerden las uñas para reemplazarlos y hacer exactamente para lo que ellos fueron contratados. El presentador de noticias es un trabajo como cualquier otro, y los que están al frente son los mejores para desempeñar el papel.

4. Escribir y sincronizar noticias:

Uno de los esfuerzos más espeluznantes y descarados para homogeneizar el pensamiento y fabricar consentimiento es escribir las noticias en un alto nivel, luego distribuir estos guiones a muchos lugares diferentes y anclas para leer palabra por palabra, mientras fingen autenticidad.

Esto es en parte el resultado de la decisión empresarial de ahorrar dinero empleando la menor cantidad posible de recolectores de noticias reales, pero también es una parte clave de la estrategia para lograr la conformidad entre personas de diferentes orígenes e intereses.

También se sabe que los gobiernos se interponen en la cadena de mando para seleccionar qué guiones de noticias se difundirán al público. Esta es la característica más fundamental de la propaganda, y es bastante vergonzoso de presenciar una vez que te das cuenta de cuán falsos son los presentadores de noticias locales y cuán fácilmente se engaña a la mayoría de las personas.

5. Politizar todo:

El lenguaje es la mayor arma de control social, y con los principales medios de comunicación, el lenguaje poderosamente debilitante se introduce en todos los rincones de nuestra conciencia. Conservador contra liberal, Demócrata contra republicano, Extrema derechz contra Extrema izquierda, Bueno contra malo, Izquierda contra derecha, Correcto contra incorrecto, Blanco contra negro. Y así. Hasta el hastío.

La verdad es que las ideas y las opiniones son tan diferentes como los granos de arena en una playa, pero los medios intencionalmente enmarcan cada tema en términos de un falso paradigma de izquierda-derecha que ha sido construido para encasillar ideas e intereses complejos en un pensamiento abaratado y encarcelado.

Ninguna idea o punto de vista poco ortodoxo puede alcanzar una masa crítica porque todo se enmarca automáticamente en una mentalidad de ‘con nosotros o en contra de nosotros’, poniendo a las personas entre sí sin más motivo que apelar a nuestro deseo de estar en el equipo ganador.

Los principales medios de comunicación son los principales responsables de crear las construcciones de ‘izquierda’ y ‘derecha’, que se han integrado estrechamente en nuestra conciencia social como un medio para lograr la división y el desacuerdo entre la población. Esta es la táctica principal de divide y vencerás, y cuando las personas se ven obligadas a “elegir un equipo” sobre cualquier tema y a luchar contra la rivalidad hasta el final. Se pierden muchas oportunidades para el verdadero progreso y la población es fácilmente incitada a una posición favorable a la de la élite.

6. Usar el lenguaje de la separación y las etiquetas:
En algún momento de la década de 1990, los principales medios de comunicación dejaron de referirse a las personas como ‘personas’ o incluso como ‘ciudadanos’ y comenzaron a llamar a todos ‘consumidores’. Una vez más, el lenguaje es importante para dar forma a la realidad y, como “consumidores”, nuestro papel en los asuntos de los negocios y el estado se reduce a espectadores desafortunados cuyo trabajo es elegir y rechazar, pero no interferir y afectar.

Todos hemos escuchado la etiqueta de “teórico de la conspiración“, que es la etiqueta más popular utilizada cuando una idea o historia es desfavorable para los principales medios de comunicación y los intereses que los respaldan. Eres un “teórico de la conspiración” si haces preguntas, asimilas los hechos de manera lógica o persigues la justicia fuera del flujo principal del discurso público sobre un tema popular.

Este tipo de lenguaje también es parte del proceso de politizar todo, y al etiquetar a las personas de acuerdo con su país de origen, religión, color de piel, clase económica o cualquier otra cosa, se introducen más cuñas de división en la población, desinflando nuestro poder inherente en los números.

7. Hacer las preguntas equivocadas:

El acceso de la prensa a personas ‘importantes’ en nuestra sociedad está estrictamente regulado, y a los poderes fácticos no les gusta enfrentarse a preguntas difíciles e inesperadas. Para esto, los principales medios de comunicación utilizan diligentemente su acceso a personas en puestos altos para hacer preguntas triviales, sin sentido e ignorantes sobre temas irrelevantes y superfluos.

Los medios independientes están ganando la larga carrera contra los medios propagandísticos corporativos/fascistas porque la gente está naturalmente inclinada a resonar con el sentido común y la verdad, que no es en absoluto en lo que están involucrados los medios corporativos principales.

Los corresponsales de la Casa Blanca no deberían hacernos perder el tiempo e insultar nuestra inteligencia preguntándole a un presidente en tiempos de guerra sobre su perro mascota o un reciente viaje de golf. Pero lo hacen, todo el tiempo.

8. Cerrar el libro demasiado pronto:

Mover un tema importante o complicado de la primera página lo más rápido posible es una estrategia común para eliminar temas delicados de la conversación pública. Lamentablemente, nuestro período de atención nacional está en su punto más bajo, principalmente porque hemos sido entrenados para pasar de un tema a otro a la velocidad de la luz, sin absorber nunca nada durante demasiado tiempo.

Con una memoria a tan corto plazo, es fácil proteger a un político, olvidar un genocidio, ignorar los efectos a largo plazo de un rescate bancario, etc., simplemente pasando a algo nuevo. Una vez que los medios han señalado que una historia ha sido resuelta o discutida adecuadamente, cualquier reflexión posterior, investigación individual o investigación adicional se etiqueta como extremista y se ignora.

9. Trivialidad y distracción:

Con todas las decisiones importantes que toman diariamente personas poderosas, decisiones que realmente afectan la calidad de vida de muchas personas, los medios de comunicación se dedican firmemente a participar en chismes, entretenimiento, asesinatos, actos de violencia, accidentes, desastres y otras pablum.

El cuerpo político de la sociedad se mantiene confundido por los acontecimientos de las celebridades, los concursos deportivos interminables y otros espectáculos similares, y los medios de comunicación utilizan estas muchas formas de distracción para llenar el tiempo y el espacio mental para que los problemas importantes se vean como un lastre o como una decepción, y nunca se les de importancia y una adecuada reflexión. Esto es tan omnipresente en nuestra sociedad hoy en día que realmente no hay escapatoria.

10. Mentira descarada:

Cuando todo lo demás falle, solo miente, invéntelo sobre la marcha, venda su tiempo al aire al mejor postor y nunca mire hacia atrás. En la era de Internet, la gente está muy interesada en verificar hechos, refutar, discutir y recopilar estadísticas, y hay suficientes datos disponibles para probar cualquier lado de cualquier historia.

De hecho, esto se ha convertido en una forma de arte para los principales medios, y la capacidad de recopilar datos de acuerdo con una agenda es una habilidad rentable para los principales medios. Mentir siempre ha funcionado, y cuanto más grande es la mentira, más probable es que se crea.

11. Bonus: Dulce para los ojos y derretimiento de la mente

Este es un bonus y parte de la nueva era de noticias en red. En lugar de emplear sabuesos virtuosos y reporteros incondicionales de la verdad, los principales medios de comunicación invierten en artistas gráficos para hacer de cada cuadro de la transmisión un collage en movimiento sobrediseñado y sobrecargado de información que derrite el cerebro.

Mantenerse enfocado en lo que el presentador o el invitado realmente está diciendo es imposible. Por diseño, las noticias se presentan en un loco disparo de señales en competencia, y su atención se divide en diez direcciones con teletipos, burbujas, material de archivo, luces giratorias y efectos especiales.

El punto importante aquí es agotar la mente con la sobreestimulación para que el cerebro no pueda funcionar metódicamente y no pueda procesar un problema más allá de la capa superficial. Esto también se conoce como hipnotismo o control mental.

Conclusión
Las noticias son un producto básico como todo lo demás en estos días, y aunque muchos todavía creen que el objetivo de las noticias es informar, es importante aceptar la dura verdad de que el propósito de las noticias es realmente vender algo, ya sea un producto, una idea, un candidato, una imagen pública, una guerra, o lo que sea.

Para esto, los principales medios de comunicación se enfocan primero en decidir qué temas se discutirán en el foro público, luego, mediante el uso de una serie de trucos para dar forma a las percepciones de las personas sobre un tema, los medios nos dividen y nos enfrentan mientras nos guían en el consentimiento de una agenda subyacente y oculta.

Sobre el Autor

Sigmund Fraud  es un sobreviviente de la psiquiatría moderna y un activista mental dedicado. Es miembro del personal de WakingTimes.com, donde se entrega a la posibilidad de un cambio masivo hacia un futuro psicológicamente más consciente para la humanidad.

loading...

Deja un comentario