Terremotos: Cómo protegerse

Foto: Pixabay

Por reflexiones de un galeno

Antes del Terremoto

1. Tenga preparados: botiquín de primeros auxilios, linternas, radio a pilas, pilas, etc. y algunas provisiones en sitio conocido por todos. Sepa cómo desconectar la luz, el gas y el agua.

2. Prevea un plan de actuación en caso de emergencia y asegure el reagrupamiento de la familia en un lugar seguro (punto de encuentro).

3. Confeccione un directorio telefónico para, en caso de necesidad, poder llamar a Protección Civil, Bomberos, Asistencia Sanitaria o Policía.

4. No coloque objetos pesados encima de muebles altos, asegúrelos en el suelo.

5. Fije bien a las paredes muebles como armarios, estanterías, etc. y sujete aquellos objetos que pueden provocar daños al caerse, como cuadros, espejos, lámparas, productos tóxicos o inflamables, etc.

6. Revise la estructura de su vivienda y, sobre todo, asegúrese que chimeneas, aleros, revestimientos, balcones, etc. tengan una buena fijación a los elementos estructurales. Si fuera necesario, consulte a un técnico en construcción.

Durante el Terremoto

Si el terremoto no es fuerte, tranquilícese, acabará pronto.

Si el terremoto es fuerte, mantenga y transmita la calma. Agudice la atención para evitar riesgos y recuerde las siguientes instrucciones:

Si está dentro de un edificio, quédese dentro; si está fuera, permanezca fuera. El entrar o salir de los edificios sólo puede causarle accidentes.

Dentro de un edificio busque estructuras fuertes: bajo una mesa o cama (o junto a ellas), junto a un sofá, junto a un mostrador, entre dos filas de asientos (teatros y cines), en un rincón y sobre todo proteja su cabeza. Manténgase alejado de paredes exteriores, ventanas, cristalerías y vitrinas, también de muebles pesados u objetos que puedan caerse.

No utilice el ascensor y nunca huya precipitadamente hacia la salida.

Apague todo fuego. No utilice ningún tipo de llama (cerilla, encendedor, vela, etc.) durante o inmediatamente después del temblor.

Fuera de un edificio ,aléjese de cables eléctricos , cornisas, cristales, pretiles, etc .

No se acerque ni penetre en los edificios para evitar ser alcanzado por la caída de objetos peligrosos (cristales, cornisas, etc.). Vaya hacia lugares abiertos, no corra y cuidado con el tráfico.

Si va en coche cuando ocurra el temblor, párelo donde le permita el permanezca dentro del mismo, retirado de puentes y tajos.

Después del Terremoto

Guarde la calma y haga que los demás la guarden. Impida cualquier situación de pánico.

Compruebe si alguien está herido, préstele los auxilios necesarios. Los heridos graves no deben moverse, salvo que tenga conocimientos de cómo hacerlo; en caso de empeoramiento de la situación (fuego, derrumbamiento, etc.) muévalo con precaución.

Compruebe el estado de las conducciones de agua, gas y electricidad, hágalo visualmente y por el olor, nunca ponga en funcionamiento algún aparato. Ante cualquier anomalía o duda, cierre las llaves de paso generales y comuníquelo a los técnicos o autoridades.

No utilice el teléfono. Hágalo solo en caso de extrema urgencia o utilice el sistema de mensajes, para evitar el colapso de los servicios telefónicos. Conecte la radio para recibir información o instrucciones de las autoridades.

Tenga precaución al abrir armarios, algunos objetos pueden haber quedado en posición inestable.
Utilice botas o zapatos de suela gruesa para protegerse de los objetos cortantes o punzantes.

No repare de inmediato los desperfectos, excepto si hay vidrios rotos o botellas con sustancias tóxicas o inflamables.

Apague cualquier incendio, si no pudiera dominarlo contacte inmediatamente con los bomberos.

Después de una sacudida muy violenta salgan ordenada y paulatinamente del edificio que ocupen, sobre todo si éste tiene daños.

Aléjese de las construcciones dañadas. Vaya hacia áreas abiertas.

Después de un terremoto fuerte, se producirán otros llamados réplicas (generalmente más pequeños que el principal); réplicas que pueden ser causa de destrozos adicionales, especialmente en construcciones dañadas. Permanezca alejado de éstas.

Si fuera urgente entrar en edificios dañados hágalo rápidamente y no permanezca dentro. En construcciones con daños graves no entre hasta que sea autorizado.

Tenga cuidado al utilizar agua de la red ya que puede estar contaminada. Consuma agua embotellada o hervida.

Si el epicentro de un gran terremoto es marino puede producirse un maremoto. Esto puede ser importante en la zona del Golfo de Cádiz. Permanezca alejado de la playa.

COLABORE CON PROTECCIÓN CIVIL

Actúe según las normas o recomendaciones ante Emergencias Sísmicas y las directrices de Protección Civil.

No utilice el coche ya que hay peligro de accidentes e impide las ayudas externas.

Utilice el teléfono sólo en casos extremos. Economice sus recursos (agua, alimentos, etc.). Colabore con sus vecinos.

RECUERDE OUE LA MEJOR MANERA DE PROTEGERSE EN CASO DE UN TERREMOTO FUERTE ES, ESTANDO BIEN INFORMADO Y PREPARADO

“La privacidad es el poder de los individuos”: Snowden advierte que debilitar el cifrado de mensajes en redes sociales tendría graves implicaciones

Legion-Media / XHenriquexCasinhasx

Por RT

Al mismo tiempo, el excontratista de la CIA cargó contra los gigantes tecnológicos por su deseo de recopilar tanta información personal como sea posible.

Socavar los sistemas de encriptación para dar a los Gobiernos acceso a los mensajes personales de los ciudadanos sería un “error colosal” con consecuencias desastrosas, señaló este jueves el excontratista de la CIA Edward Snowden, que participó vía videoconferencia en el primer foro Día Mundial del Cifrado. 

La privacidad “estaba destinada a ser el poder de los individuos, […] a resguardarnos de los gigantes institucionales, […] ya sea en la época moderna o en la época anterior”, sostuvo Snowden, citado por CNBC. “Fue una capa aislante que permitió que aquellos de nosotros que tienen muy poco poder en la sociedad […] pudieran pensar, actuar y asociarse libremente”, agregó.

El excolaborador de la CIA y la NSA cargó también contra los gigantes tecnológicos por su deseo de extender la vigilancia sobre sus usuarios. “Las mismas empresas que han trabajado tan duro para difundir el cifrado a lo largo de los años ahora […] quieren tener tanta información como sea posible”, explicó, y señaló que esas firmas “están limitando el uso del cifrado de extremo a extremo” en los campos que sirven para su interés comercial. “No tienen una mentalidad social”, agregó Snowden. “No les importa. Se preocupan por sus intereses”, puntualizó.

La caja idiota: Cómo te hipnotiza la televisión

Puedes decir mucho sobre un producto por los apodos que le damos. Entonces, ¿qué nos dicen nuestros apodos para la televisión sobre ese dispositivo?

“La caja idiota.”

“El tubo de bobos.”

No hace falta ser un súper detective para descifrar este. Desde los inicios de la televisión comercial en la década de 1950, cuando se acuñó por primera vez la frase “tubo de bobos” para lamentar el efecto embrutecedor que se suponía que tenía el dispositivo en la población, hasta el cenit de la hegemonía cultural de la televisión a finales del siglo XX, los temores sobre la capacidad de la televisión para crear teleadictos zombificados a partir de su audiencia pasiva han estado siempre presentes.

No es una coincidencia que la comedia de 2006 (¿o debería ser un docudrama?), Idiocracy, presente a sus espectadores la futura idiocracia del mismo nombre, en la que la inteligencia de la población se ha reducido a niveles sorprendentemente bajos, mostrando a un “abogado” que ingiere comida chatarra en medio de disfrutar del exitoso programa de televisión del año 2505, ¡Ow! ¡Mis bolas! Tampoco es una coincidencia que la misma película vea al protagonista Private Joe Bauers formulando un plan para detener el desarrollo de esta idiotez animando a la gente a leer libros en lugar de mirar televisión.

Todos conocemos el tropo: la televisión te vuelve tonto, perezoso y pasivo, y (por implicación) te vuelve susceptible a las mentiras y manipulaciones de quienes crean la programación televisiva. ¿Pero es verdad?

Resulta que no solo las preocupaciones sobre el contenido y la presentación de la programación de televisión están bien fundadas, sino que hay un lado aún más oscuro del dispositivo de lo que comúnmente se cree. Existe una amplia investigación que sugiere que la televisión en realidad está diseñada para enviarte a un estado de trance que reduce tus defensas cognitivas contra las mentiras que las cadenas de televisión (y sus propietarios corporativos) intentan presionar a su dócil audiencia.

Para comprender esta parte olvidada de la historia televisiva, primero tenemos que reconsiderar el advenimiento de la radio comercial en la década de 1920 y los efectos que alteraron la civilización que tuvo en el mundo en la década de 1930.

Investigación de radio y propaganda temprana

Es difícil, desde nuestra perspectiva actual, comprender adecuadamente cuán transformadora fue la tecnología de la radio. Alteró las rutinas diarias de las personas (ya que la popularidad generalizada del programa Amos ‘n’ Andy supuestamente redujo la asistencia a la iglesia los domingos por la noche); alteró las percepciones de la gente sobre el mundo, brindándoles la oportunidad de escuchar reportajes en vivo sobre el terreno desde lugares distantes; y proporcionó a los aspirantes a ingenieros sociales un vector completamente nuevo para manipular a las masas.

La semana pasada conté la historia de cómo William Paley transformó la red de radio Columbia Phonographic Broadcasting System, con sede en Filadelfia, en el enorme imperio CBS gracias a su éxito en la venta de puros a su audiencia de radio. Pero no fueron solo los anunciantes los que se dieron cuenta de la utilidad de este nuevo medio para influir en los pensamientos y hábitos de una población susceptible. En gran parte olvidados hoy, los discursos de radio de FDR “charla junto a la chimenea” fueron un paso revolucionario en ese momento, brindando al presidente la oportunidad de hablar directamente con el público estadounidense sin las inserciones editoriales del periodista o las intervenciones del editor de noticiarios. Por primera vez, Jane y Joe promedio podían literalmente escuchar al presidente hablando con ellos en la comodidad de su propia casa. La intimidad del medio fue profunda y sin duda un factor que contribuyó a los increíbles éxitos electorales de FDR.

Naturalmente, el potencial de este nuevo medio para controlar a la población fue rápidamente reconocido por los poderes fácticos. En 1935, los científicos sociales Hadley Cantril y Gordon Allport escribieron The Psychology of Radio, en el que opinaron:

“La radio es un medio de comunicación completamente nuevo, preeminente como medio de control social y trascendental en su influencia sobre los horizontes mentales de los hombres”.

En consecuencia, no pasó mucho tiempo antes de que los “manipuladores de los hábitos organizados y las opiniones de las masas”, quienes, como nos informó Edward Bernays, “constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país”, tomaron nota y comenzaron a trabajar en el problema de la mejor manera de utilizar la radio como medio de control social.

Da la casualidad de que el mencionado Hadley Cantril era el antiguo compañero de habitación de Nelson Rockefeller en el Dartmouth College, cuya Fundación Rockefeller otorgó una subvención de dos años de 67,000 dólares a Cantril para fundar el “Princeton Radio Project“, una unidad de investigación que, como la Rockefeller Foundation nos dice, “usó las herramientas de la psicología social para estudiar radio”.

El director del proyecto, Paul Lazarsfeld, enmarcó así el interés investigador del grupo:

“Para que la radio en los Estados Unidos sirva a los mejores intereses de la gente, es esencial que se haga un análisis objetivo de cuáles son esos intereses y cómo se les pueden dedicar las características psicológicas y sociales únicas de la radio”.

Aunque envuelto en el lenguaje de la preocupación social, la investigación del grupo tomó un giro decididamente tortuoso. Cuando la presentación hiperrealista (para el momento) de Orson Welles de la clásica historia de ciencia ficción de HG Wells, La guerra de los mundos, se transmitió como la edición de Halloween del Mercury Theatre on the Air el 30 de octubre de 1938, la histeria resultante … con algunos oyentes aterrorizados aparentemente confundiendo la dramatización con un informe de noticias real de una invasión extraterrestre, se convirtió en el forraje para el primer gran estudio del Proyecto de Radio de Princeton. El trabajo resultante, La invasión de Marte: un estudio en la psicología del pánico, sigue siendo un hito en el campo de los estudios de medios que todavía se analiza y debate entre los académicos hasta el día de hoy.

En su prefacio a la edición de 1966 del libro, Cantril enfatizó que lo que la investigación subsecuente sobre la histeria de la “Guerra de los Mundos” reveló fue cuán susceptible era el público en general a caer en un frenesí de pánico, y cuán útiles podrían ser los medios electrónicos en ese empeño.

“Desde la publicación de La invasión de Marte en 1940, a menudo me preguntan si pensaba que tal cosa podría volver a suceder. Los que preguntan por lo general dan a entender que ahora somos demasiado sofisticados para dejarnos engañar por algo tan fantasioso. Siempre he tenido que responder que, por supuesto, podría suceder hoy, e incluso en una escala mucho más amplia”.

El Princeton Radio Project y las diversas organizaciones asociadas con sus investigadores afiliados, como la Oficina de Investigación de Opinión Pública financiada por Rockefeller, continuarían sus estudios sobre la psicología del control social a través de los medios de comunicación. Y, a pesar de que la radio ha demostrado ser un medio eficaz para este propósito, la próxima tecnología de telecomunicaciones, la televisión, resultará mucho más útil para los aspirantes a ingenieros sociales.

La televisión hipnotiza a las masas

Durante al menos 150 años, los investigadores han sabido que el cerebro transporta corrientes eléctricas. Estas señales eléctricas oscilantes, conocidas formalmente como “oscilaciones neuronales”, son más conocidas por el público como ondas cerebrales. Estas ondas cerebrales, medidas por electroencefalografía (EEG), suelen tener un contenido espectral amplio, pero varias funciones cerebrales están asociadas con una mayor actividad en bandas de frecuencia específicas.

Las ondas alfa, en la banda de frecuencia de 8 a 12 Hz, se asocian típicamente con períodos de vigilia relajada y tienden a aumentar cuando los ojos están cerrados.

Las ondas beta, en la banda de 13 a 30 Hz, están asociadas con la conciencia normal de vigilia.

Otros tipos de oscilaciones neuronales incluyen ondas delta (1 a 4 Hz, asociadas con el sueño profundo no REM), ondas theta (4 a 8 Hz, asociadas con el aprendizaje, la memoria y la navegación espacial) y ondas gamma (30 a 150 Hz), asociado con la cognición y la actividad de la red cerebral a gran escala).

El estado consciente observado cuando la actividad de las ondas alfa es frecuente se describe a menudo como “hipnogógico” o un tipo de ensoñación que se encuentra en algún lugar entre el sueño y la vigilia. Cuando el cerebro se encuentra en este estado, las facultades críticas de una persona suelen estar desconectadas, dejándolas más susceptibles a la información que de otro modo sería rechazada por su mente plenamente consciente.

Da la casualidad de que este estado hipnogógico es precisamente el tipo de estado que se induce cuando uno comienza a ver televisión. Como detalla Joyce Nelson en The Perfect Machine: Television and The Bomb:

“En noviembre de 1969, un investigador llamado Herbert Krugman, que luego se convirtió en gerente de investigación de opinión pública en la sede de General Electric en Connecticut, decidió intentar descubrir qué sucede fisiológicamente en el cerebro de una persona que mira televisión. Obtuvo la cooperación de una secretaria de veintidós años y le pegó un solo electrodo en la nuca. El cable de este electrodo se conectó a un polígrafo Grass Model 7, que a su vez se interconectaba con una computadora Honeywell 7600 y una computadora CAT 400B.

Encendiendo el televisor, Krugman comenzó a monitorear las ondas cerebrales del sujeto. Lo que encontró a través de ensayos repetidos fue que en unos treinta segundos, las ondas cerebrales cambiaron de ondas predominantemente beta, lo que indica una atención alerta y consciente, a ondas predominantemente alfa, lo que indica una falta de atención receptiva y desenfocada: el estado de fantasía sin rumbo y soñar despierto por debajo del umbral de la conciencia. Cuando el sujeto de Krugman comenzó a leer una revista, reaparecieron ondas beta, lo que indica que la atención consciente y alerta había reemplazado al estado de ensoñación”.

Los rudimentarios experimentos iniciales de Krugman se repitieron y verificaron mediante pruebas exhaustivas (y más precisas). No había ninguna duda: la televisión induce rápidamente una conciencia de estado alfa en sus espectadores. Como Nelson continúa informando, este hallazgo dio lugar a todo un campo de investigación dentro de la industria de la publicidad, con NW Ayers / ABH utilizando EEG para evaluar el efecto de los comerciales para clientes de renombre como AT&T y firmas de marketing como Simmons Market Research Bureau, Cockfield, Brown & Company Ltd y KSW & G Inc. siguieron su ejemplo poco después.

El campo en el que estas empresas de publicidad fueron pioneras descubrió la mejor manera de implantar mensajes en las mentes de la audiencia de televisión del estado alfa. Descubrieron que mientras se encuentran en este estado, los cerebros responden más al tono de voz, el ritmo y la melodía, la rima y la armonía, y los desencadenantes emocionales pictóricos que el habla simple. No pasó mucho tiempo antes de que los anunciantes dejaran de pretender que un comercial estaba diseñado para informar al espectador sobre las especificaciones de un producto y, en su lugar, comenzaron a concentrarse en canciones, jingles y eslóganes cuidadosamente redactados combinados con imágenes emocionalmente sugerentes para incorporar un producto o idea deseada en la conciencia pública.

Krugman resumió el significado de su hallazgo experimental al señalar que la información real transmitida durante una transmisión de televisión es aquello en lo que “no se piensa en el momento de la exposición”, es decir, la naturaleza inconsciente, subliminal y emocional de la programación.

Tony Schwartz, el especialista en marketing a quien se le atribuyó el mérito de ganar la presidencia de Jimmy Carter al crear cuidadosamente su personaje televisivo, fue más directo sobre el proceso en su confesionario revelador, El acorde receptivo: cómo te manipulan la radio y la televisión, a quién votas, qué compras y cómo piensas. Hablando en su calidad de “publicista político”, Schwartz admitió:

“Los comerciales que intentan decirle algo al oyente no son intrínsecamente tan efectivos como los que se adjuntan a algo que ya está en él. No nos preocupamos tanto por hacer llegar las cosas a las personas como a las personas. Los medios electrónicos son herramientas particularmente efectivas en en este sentido porque nos brindan acceso directo a la mente de las personas”. [Énfasis en el original.]

Cualquier estudioso serio de la televisión no debería tener dificultad en identificar las formas en que este “acceso a la mente de la gente” ha sido utilizado por estafadores de diversos tipos, no solo los publicistas con un producto en particular para vender, sino los posibles controladores de la sociedad que buscan conducir a la sociedad en una dirección particular.

Algunos de los intentos de esta manipulación de la audiencia televisiva parecen casi pintorescos desde la perspectiva actual. ¿Recuerda cuando Fox admitió haber insertado propaganda climática en toda su programación para manipular al público? Ahhh, esos eran los días.

En estos días, la televisión se está utilizando de manera aún más efectiva y para una agenda aún más nefasta: convertir a sus vecinos en armas en su contra como adversarios en el nuevo estado de bioseguridad. No tenemos que especular sobre esto. El año pasado vio las dramáticas revelaciones de que el sombrío “Grupo Científico Independiente sobre Comportamientos de Influenza Pandémica” (SPI-B) de Gran Bretaña había empleado a los principales científicos sociales del país para descubrir formas de vender la plandemia al público de manera más efectiva. ¿Su respuesta? “Usar [los] medios de comunicación para aumentar la sensación de amenaza personal” de COVID, por supuesto.

Si alguna vez salimos de este período de locura con nuestro ingenio todavía intacto, esto podría constituir un estudio interesante para los futuros investigadores: ¿hasta qué punto se correlaciona ver televisión con la creencia en la plandemia? Presumo que la correlación sería significativa.

Independientemente, es un hecho documentable que la televisión induce ciertos estados cerebrales en su audiencia, y es un hecho igualmente documentable que intereses especialmente ricos y poderosos han estado investigando cómo utilizar esta hipnosis inducida por la televisión en su beneficio durante más de medio siglo. Creer que el arte y la ciencia de manipular al público no ha progresado significativamente desde los días de Krugman y Schwartz sería el colmo de la ingenuidad.

Hacia el futuro: noticias falsas y nuevos medios

Sé lo que estás pensando: ¿TV? Pfff. Adiós Boomer.

Sí, en caso de que no lo supieras, la televisión es tan del siglo pasado. Ahora el público está loco por la última serie de Netflix en el mejor de los casos y los videos de memes cortos e inconexos en Tik Tok en el peor. Los jóvenes de hoy no obtienen información (o desinformación) de la televisión.

Pero como ya habrás notado, los poderes que controlan todo trabajando afanosamente en dirigir los nuevos medios en línea en la misma dirección que el paradigma televisivo fuertemente controlado. El hecho de que esté leyendo estas palabras muestra que no han tenido éxito en ese esfuerzo. . . todavía.

Sin embargo, hay cambios monumentales en el panorama de los medios en el horizonte y, como siempre, si no estamos preparados para esos cambios, estaremos atrapados en la próxima era de manipulación y control de los medios.

Desafortunadamente, tal como van las cosas, una vez que estemos insertados en el próximo paradigma mediático, es posible que nunca tengamos la oportunidad de escapar. . . .

-James Corbett-

Visto en: La Verdad Nos Espera

Cronología del proceso de imposición de la dictadura tecno-sanitaria

– 2009.- La OMS cambia, de forma oportunista, la definición de “pandemia”, ya no se basa en la gravedad sino en la prevalencia, a partir de ahora toda gripe es una pandemia.

– 2009.- Dos meses después se declara la pandemia de gripe A, que luego resultó ser un montaje, pura exageración de la OMS en beneficio del “lobby” farmacéutico.

– 2010.- La Fundación Rockefeller presenta un documento titulado “Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollo sostenible”. Este estudio explica cómo una pandemia podría llevar a la implantación de nuevas tecnologías, como los pasaportes digitales biométricos. Para ello, los gobiernos habrían que tomar medidas contundentes como cuarentenas estrictas, rastreo de contactos, distanciamiento social, vacunación masiva, etc. El país que mejor puede hacerlo es China, que se convierte en el modelo a seguir. Esto destruiría las economías y daría paso a la introducción de la economía digital.

– 2010.– Bill Gates afirma que quiere hacer de la nueva década la “década de las vacunas”. Aquí está perorando en una conferencia TedEx, y dice que si “nosotros” hiciéramos un buen trabajo con las vacunas, “podríamos reducir la población del planeta en un 10%” (min. 0´50):

– 2010.- Fundan la farmacéutica ModeRNA, una empresa especializada en la tecnología CRISPR, tecnología que la propia empresa describe como “un software biológico” capaz de programar y manipular el código genético humano para obtener la respuesta deseada (hasta la fecha, el único producto de Moderna que ha salido al mercado es esta “vacuna” Covid-19).

– 2014.– Obama da un discurso en el que predice que en unos años habrá una pandemia de un virus transmitido por el aire y que debemos estar preparados.

– 2015.– Bill Gates da la famosa charla TedEx en la que predice que la próxima catástrofe será una pandemia, más peligrosa que una posible tercera guerra mundial con armas nucleares.

– 2016.– Bill Gates crea un programa llamado ID2020 -aunque lo lógico sería ID2016- con la intención de que todos los habitantes del planeta tengan un pasaporte biométrico digital.

– 2016.- Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, patrocinado por la Fundación Rockefeller, escribe un libro titulado “La 4ª Revolución Industrial”, que trata sobre el siguiente paso hacia una sociedad más tecnológica, una economía digitalizada, una sanidad digitalizada, ciudades inteligentes, etc. Básicamente lo mismo de lo que se habló en el documento de la Fundación Rockefeller de 2010.

– 2017.- El Dr. Fauci, presidente del CDC (Centro de Control de Enfermedades de EEUU) anuncia que se avecina una pandemia catastrófica, pero esta vez le pone una fecha más o menos exacta, sería antes de que termine el mandato del nuevo presidente Donald Trump.

– 2018.– En mayo se establece oficialmente la Junta Mundial de Vigilancia de la Preparación (GPMB), un organismo creado por la OMS y patrocinado por el Banco Mundial.

– 2019.- En septiembre, el CGPM publica el informe “El mundo en riesgo”, un informe que sostiene principalmente que los países deberían destinar mucha más inversión en prepararse para posibles pandemias. En la página 39 del informe y bajo el título: “Indicador (o indicadores) de progreso para septiembre de 2020”, encontramos esto:

“Las Naciones Unidas llevarán a cabo al menos dos ejercicios de entrenamiento y simulación en todo el sistema, incluyendo uno que implique la liberación deliberada de un patógeno respiratorio mortal”.

– 2019.– En septiembre, Bill Gates, a través de su otra fundación GAVI, se reúne con varios líderes mundiales para pedir financiación para su proyecto global de vacunas. Pedro Sánchez le concede más de 100 millones de euros.

– 2019.- En septiembre Bill Gates invierte en acciones del laboratorio BioNTech.

– 2019.- En octubre Bill Gates se une a Klaus Schwab y a la Fundación Rockefeller y organizan el mayor, más elaborado y detallado simulacro de pandemia jamás realizado en la historia, el Evento 201, en Nueva York. Entre otras cuestiones, se preve una pandemia por un coronavirus que se extiende por el planeta mediante transmisión aérea causando muchas muertes, y empujando a los gobiernos a adoptar medidas drásticas que nunca antes se habían tomado, como un confinamiento total de la población del planeta. Se habló de la necesidad de que los gobiernos se pusieran de acuerdo y financiaran conjuntamente una “vacuna express”, y se habló del papel de los medios de comunicación en la difusión de la información 24/7.

Especialmente revelador es que que hablaron de cómo frenar toda narrativa adversa a la agenda global, tachándola de “fake new” y de “teoría conspirativa”, y de cómo éstas serían perjudiciales para la aceptación de una campaña de vacunación masiva y, por lo tanto, debían tomarse medidas para evitar su propagación. Por otro lado, hablan de que debido a las limitaciones de las medidas de prevención de la pandemia, la economía mundial se vería muy afectada y que sería un momento perfecto para reestructurar la sociedad e introducir nuevas tecnologías, básicamente lo que se escribió en el documento de la Fundación Rockefeller en 2010 que luego se convirtió en el libro “La 4ª Revolución Industrial” del otro organizador del evento 201, Klaus Schwab.

– 2019.– En noviembre se anuncia el primer caso de Covid-19.

– 2020.- Se despliega la agenda ensayada en el Evento 201: mascarillas obligatorias, estrictas medidas de prevención, control social, destrucción de la economía, repetición estadística de 24 horas de la evolución de las cifras de la pandemia, “desaparición” de la gripe hasta que llega el tratamiento de ingeniería genética del laboratorio BioNTech, al que falsamente llamaron “vacuna” (la experimentación humana comienza a la vista de todos) y justo con ella nuevas cepas más peligrosas …

– 2020.– El presidente Donald Trump retira a EE.UU. de la OMS debido a la gestión que esa organización ha realizado de la crisis del coronavirus. Con la retirada de su financiación, la Fundación Bill y Melinda Gates se convierte en el máximo contribuyente de la institución mundial, convertida en la impulsora de las vacunas que el magnate promueve.

– 2020.- Justo antes de que se apruebe el tratamiento de ingeniería genética de Pfizer, la OMS vuelve a cambiar una definición previamente consensuada y modifica lo que ha de entenderse por “inmunidad de rebaño”: a partir de aquí ya no es algo que se pueda adquirir de forma natural por un grupo de individuos que se contagian de un virus y cuyo sistema inmunológico genera anticuerpos, creando así una barrera que evita la propagación del virus, sino que ahora la inmunidad es algo que se adquiere únicamente a través de las vacunas. Y así se empieza a hablar en la introducción de certificados digitales para saber quién se ha vacunado y quién no.

– 2021.- Reunión virtual online de Davos, donde varios multimillonarios, ex políticos y líderes internacionales afirman que es una oportunidad inusual y perfecta para iniciar el tan esperado gran reajuste programado por el Foro Económico Mundial y la Fundación Rockefeller.

Según este plan progresivo, podemos esperar estar bajo el control total de unos pocos multimillonarios en menos de 24 meses. En 2030, a más tardar, todos los aspectos de nuestra vida cotidiana estarán sometidos a un tablero de control centralizado.

Para las generaciones que crezcan bajo este plandemia, este mundo que viene será promocionado como la nueva normalidad. Dentro de 20 años, pocos cuestionarán esta “nueva normalidad”, al igual que muchos han aceptado la “guerra contra el terrorismo” iniciada en 2001 y se han acostumbrado a las medidas de vigilancia y a los agobiantes controles de seguridad en los aeropuertos.

El 11-S fue un pequeño paso hacia la vigilancia, el Covid-19 es el paso definitivo para el control total.

Fuente: https://t.me/resurgente2020

Visto en: Astillas de Realidad

¿Dónde nos lleva el Nuevo Orden Mundial?

Foto: Pixabay

Por reflexiones de un galeno

La teoría de conspiración del llamado Nuevo Orden Mundial afirma la existencia de un plan diseñado con el fin de instaurar un gobierno único —burocrático y controlado por sectores elitistas y plutocráticos— a nivel mundial.

La expresión Nuevo Orden Mundial se ha usado para referirse a un nuevo período de la historia y se pretende, de este modo, que hay pruebas de cambios drásticos en las ideologías políticas y en el equilibrio de poderes. El primer uso de esta expresión aparece en el documento de los Catorce Puntos del presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson, que hace una llamada, después de la Primera Guerra Mundial, para la creación de la Sociedad de las Naciones, antecesora de la Organización de las Naciones Unidas.

La frase se usó con cierta reserva al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando se describían los planes para la creación de las Naciones Unidas y los Acuerdos de Bretton Woods debido a la asociación negativa resultante del fracaso de la Sociedad de Naciones. El uso más amplio y reciente de esta expresión se origina sobre todo con el final de la Guerra Fría. Los presidentes Mijaíl Gorbachov y George H. W. Bush usaron el término para tratar de definir la naturaleza de la posguerra fría y el espíritu de cooperación que se buscaba materializar entre las grandes potencias.

En una referencia a las hostilidades en Irak y Kuwait, la revista Time del 28 de enero de 1991 expresó: «Mientras caían las bombas y se disparaban los misiles, las esperanzas de un nuevo orden mundial cedieron lugar al desorden común». Añadió: «Nadie debe forjarse ilusiones pensando que el nuevo orden mundial, del que tanto alarde se hace, se ha establecido o está cerca».

En un informe en la revista The World and I de enero de 1991, un grupo de peritos examinaron «las políticas exteriores que van surgiendo entre las superpotencias y el efecto que probablemente tengan en el nuevo orden mundial». El editor llegó a esta conclusión: «La historia nos lleva a pensar que en el mejor de los tiempos se puede pasar muy fácilmente de la paz a la guerra. La cooperación internacional, particularmente entre las potencias principales, es crucial para una transición de éxito de la Guerra Fría a un nuevo orden mundial».

Los illuminati —una sociedad secreta fundada en 1776 con el fin de promover ideas de la Ilustración— estuvieron aparentemente involucrados en una conspiración que buscaba reemplazar las monarquías absolutas y la preponderancia de la Iglesia por el «gobierno de la razón»​ que era el objetivo general de la ideología liberal, revolucionaria e igualitaria dominante entre la intelectualidad de la época. Después de que el complot se descubrió, el grupo fue prohibido por el gobierno bávaro (1784) y aparentemente se disolvió en 1785​

Sin embargo, los documentos relacionados con la conspiración se publicaron, y se alertó así a la nobleza y al clero de Europa, lo que le dio a la conspiración una gran publicidad y llevó a algunos pensadores a sugerir que todavía existía y que su objetivo era derrocar a los gobiernos europeos. Por ejemplo, Edmund Burke (1790) le da alguna credibilidad, aunque sin mencionar específicamente cuál sería el grupo responsable,​ y Seth Payson afirma ─en 1802─ que los illuminati todavía existían.​

Por consiguiente, algunos autores ─por ejemplo Augustin Barruel y John Robison─ llegaron incluso a sugerir que los Illuminati estaban detrás de la Revolución francesa, sugerencia que Jean-Joseph Mounier rechaza en su libro de 1801 On the Influence Attributed to Philosophers, Free-Masons, and to the Illuminati on the Revolution of France, «Sobre la influencia atribuida a filósofos, francmasones e Illuminati respecto a la Revolución francesa», aún no traducido al español.​

Posteriormente, en 1903 el servicio secreto ruso de la época publicó el famoso panfleto Los protocolos de los sabios de Sion como una obra de propaganda antirrevolucionaria que incorporó casi textualmente argumentos encontrados en el Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, un ataque ─en 1864─ d5el legitimista militante Maurice Joly contra Napoleón III.

La tesis central de Los Protocolos es que, si se remueven las capas sucesivas que cubren u ocultan las causas de los diversos problemas que afectan el mundo, se encuentra un grupo central que los promueve y organiza con el fin, primero, de destruir los gobiernos y órdenes sociales establecidos, y con el fin último de lograr el dominio. Ese contubernio central es un grupo de judíos, que ─según se afirma─ controla tanto los sectores financieros como diferentes fuerzas sociales que, a su vez, son los que ─desde este punto de vista─ provocan desorden y conflicto social: los masones, los comunistas y los anarquistas, entre otros.