Africanos dejaron avanzados artefactos en medio de los cataclismos hace 300.000 años

Cuenca de Oliorgesalie en Kenia, tal como luce hoy. En el pasado prehistórico era cubierta de lagos y afectada por numerosas erupciones volcánicas y terremotos. (Smithsonian)

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

Antropólogos descubrieron inesperados artefactos más sofisticados de lo común para la edad de piedra en África, de más de 300.000 años atrás. Son creativos y demuestran la existencia de redes sociales a distancia pese al ambiente desolador en que vivían.

El hombre de esa época sufrió un período caótico y probablemente perdió sus hogares y debió refugiarse mientras la Tierra era sacudida de violentos terremotos, repetidas explosiones volcánicas y una dramática inestabilidad climática.

En la cuenca de Olorgesalie, al Sur de Kenia se descubrieron herramientas que fueron “cuidadosamente elaboradas y mucho más especializadas” de lo común.

Foto: Herramientas de Olorgesailie a izquierad las más prehistóricas de 1,2 millones de años, y a derecha de hace 300.000 años, más sofisticadas, con agujeros y restos de pigmentos ((Smithsonian)

Se diferencian notablemente de las grandes piedras talladas encontradas en el lugar anteriormente, que datan entre 1,2 millones años y 300.000 años, informaron antropólogos del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian y un equipo internacional, al presentar tres estudios el 15 de marzo.

Foto: Vista aérea de la Cuenca de Olorgesailie en el sur de Kenia, que posee un registro arqueológico de la vida humana temprana que abarca más de un millón de años. Este paisaje registra un gran cambio en el medio ambiente hace 500,000 años, que marca la última evidencia conocida de los fabricantes de herramientas de piedra handaxe, de mayor tamaño. Los sedimentos más recientes son de hace 320,000 años y menos. Estos preservan la evidencia de la Edad de Piedra Media, incluyendo herramientas sofisticadas hechas de obsidiana, y pigmentos de colror. Las secciones en blanco y marrón claro del paisaje indican las marcas de un antiguo lago. Los sitios arqueológicos de la Edad de Piedra Media se encuentran en los sedimentos marrones más oscuros, que marcan el final del entorno estable del lago y el inicio de la imprevisibilidad y la incertidumbre ambiental dramática en la región marcada por las fluctuaciones entre las condiciones húmedas y secas (Smisthsonian)

Antes se pensaba que el hombre había evolucionado gradualmente, sin embargo este cambio repentino, a tan temprana edad descarta tal postura, según Rick Potts, director del Museo Nacional de Orígenes Humanos de la Historia Natural

Muchos eran “artefactos diseñados para ser conectados a un eje y potencialmente utilizados como armas de proyectil, mientras que otros tenían forma de raspadores o punzones”, dice el informe.

Además destaca que “mientras que las hachas de la época anterior fueron fabricadas con piedras locales, el equipo del Smithsonian encontró pequeños artefactos de piedra hechos de obsidiana no local en sus sitios”.

Foto: Artefactos diseñados para ser conectados a un eje y potencialmente utilizados como armas de proyectil, mientras que otros tenían forma de raspadores o punzones, de hace 300.000 años en la Cuenca de Kenia. (Museos Nacionales de Kenia)

El equipo también encontró pedazos más grandes y sin forma de la piedra volcánica de bordes afilados en Olorgesailie, que no se corresponde a una fuente de obsidiana propia del lugar sino de áreas diversas de 15 a 55 millas de distancia.

Esto sugiere que en el lugar existían redes de intercambio que movían la valiosa piedra a través del paisaje antiguo”, dijo Pott.

Los descubrimientos también demostraron que el habitante de estas cavernas debió ser un hombre con habilidades y muy creativo. En su interior se encontraron rocas negras y rojas (manganeso y ocre) con evidencia de que se habían procesado para usarse como material colorante.

“No sabemos en qué se usó el tinte, pero los arqueólogos a menudo toman la coloración como la raíz de la comunicación simbólica compleja”, dijo Potts.

 Foto: Antropólogos en la Cuenca de Olorgesailie en el sur de Kenia (Smisthsonian)

“Al igual que el color se usa hoy en día en la ropa o en las banderas para expresar identidad, estos pigmentos pueden haber ayudado a las personas a comunicar la membresía en las alianzas y así mantener vínculos con grupos distantes”, añadió el antropólogo.

Los artefactos encontrados datan entre 320.000 a 305.000 años atrás, según una datación isotópica de Deino.

Se trató de “un período que comenzó hace unos 360,000 años, el cual indica que geológica, geoquímica, paleobotánica y a nivel de la fauna, sufrió una prolongada de inestabilidad climática, que afectó a la región, al mismo tiempo que los terremotos estaban alterando continuamente el paisaje”.

Potts sugiere que “las fluctuaciones ambientales fueron importantes desafíos para los habitantes de la cuenca de Olorgesailie, lo que provocó cambios en su tecnología y en las estructuras sociales”.

“Esto los obligó a buscar nuevos recursos en tiempos de escasez”, concluyó.

Otra postura antropológica indica que posiblemente el hombre prehistórico era más adelantado, pero durante los grandes cataclismos que se repitieron cada cientos de miles de años, y que destruyeron sus hogares, debió refugiarse  para iniciar una nueva civilización.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: