Ahora sabemos qué países viven bajo la amenaza de un apocalipsis debido a un asteroide

Por Sputnik

Científicos colombianos revelaron qué países están en menor peligro de sufrir daño tras un posible impacto de un asteroide contra la Tierra.

Investigadores de todo el mundo monitorean cuidadosamente la actividad de los asteroides próximos a la Tierra para evaluar la amenaza que representan. La inmensa cantidad de cuerpos celestes obligó a los astrónomos a crear una escala que sirve para calcular la posibilidad de caída de los asteroides.

Actualmente con más frecuencia se usan dos escalas —Escala de Palermo y Escala de Turín—. Ambas escalas están destinadas para medir el riesgo del impacto de un objeto próximo a la Tierra, pero no tratan de predecir cómo serían las consecuencias del posible impacto.Uno de los autores del estudio relacionado con los asteroides, Jorge Zuluaga, destaca que durante el último siglo la humanidad observó la caída de dos grandes meteoritos, el Bólido de Tunguska y el de Cheliábinsk, y los dos explotaron sobre el territorio terrestre. Hubo numerosos testigos de ambos incidentes. Además, los epicentros de ambos impactos se hallan a una distancia de solo 2.300 kilómetros.

Zuluaga explica que dicha distancia —relativamente corta a escala espacial— despertó cierto interés acerca de los lugares del planeta que están más expuestos a los riesgos relacionados con meteoritos.El científico y su colega, Mario Sucerquia, crearon un modelo digital del sistema solar que permite calcular qué partes de nuestro planeta están orientados hacia los conjuntos de cuerpos espaciales, y, por lo tanto, pueden convertirse en lugar de ‘aterrizaje’ de un meteorito.

Los expertos en ciencias planetarias concluyeron que las zonas ecuatoriales y del trópico eran menos vulnerables para el impacto de los cuerpos celestes, mientras que las regiones circumpolares y las latitudes templadas del hemisferio Norte estaban en situación de mayor riesgo. No obstante, las zonas del mayor peligro no son estáticas, y la situación de ‘zonas críticas’ se está modificando.

Sin embargo, dichos cálculos no representan un método seguro de predecir los impactos, ya que ni el meteorito de Tunguska ni el de Cheliábinsk encajaban en el esquema. Es decir, en el momento de los incidentes, ninguno de los lugares exactos de la caída se encontraba en un epicentro de posible impacto.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: