“Amenazas sin precedentes”: EEUU publica su doctrina nuclear

Por Sputnik

“Estados Unidos se enfrenta a amenazas nucleares sin precedentes”, reza la nueva edición de la doctrina nuclear del país. Tras meses de discusiones y debates, Washington presentó el nuevo documento, donde planteó las claves de su visión sobre el problema.

La nueva doctrina nuclear afirma que EEUU nunca antes hizo frente a unas amenazas nucleares equiparables a las de la actualidad.

“Actualmente EEUU hace frente a unas amenazas nucleares mucho más diversas y avanzadas que antes”, dice el texto.

Washington precisó que “las amenazas globales aumentaron considerablemente desde la publicación de la doctrina nuclear anterior en 2010”.

El Congreso estadounidense exige que cada administración de la Casa Blanca presente su propia doctrina nuclear.La última fue aprobada en 2010 por el expresidente Barack Obama y calificó de amenaza principal para EEUU la posibilidad de que las armas nucleares cayeran en manos de los terroristas.

EEUU está comprometido con la eliminación total del armamento nuclear, químico y biológico, según consta en la nueva doctrina nuclear estadounidense.

“Estados Unidos está comprometido con los esfuerzos dirigidos a la eliminación total del armamento nuclear, químico y biológico”, señala el documento.

Se destaca que “desde el fin de la Guerra Fría, Washington redujo en un 85% sus arsenales nucleares y no desplegó nuevas armas durante más de dos décadas”.

EEUU se compromete además a contribuir a la no proliferación nuclear y a la reducción de los arsenales nucleares.“Estados Unidos sigue comprometido con la no proliferación de armas nucleares, cumple el Tratado de No Proliferación Nuclear y continúa su labor de reforzar el régimen de no proliferación”, dice el texto.

Los autores de la nueva doctrina militar destacan que la disuasión nuclear debe seguir siendo la “piedra angular de los esfuerzos de EEUU dirigidos a garantizar la no proliferación”.

Corea del Norte

Según la revisión de la doctrina nuclear norteamericana, EEUU advierte que Corea del Norte pone en peligro el régimen de la no proliferación.“Los intentos continuos de Corea del Norte de obtener capacidades nucleares representan la amenaza más urgente y grave para la seguridad internacional y la estabilidad desde el punto de vista de la no proliferación”, dice el texto.

Se destaca el carácter “provocativo” de la retórica y las acciones de Corea del Norte que amenazan tanto a EEUU como a sus socios y aliados.

En la nueva doctrina, Corea del Norte se califica también como “una fuente potencial de armas nucleares o materiales nucleares para otros propagadores” de armas nucleares.

Se afirma que Pyongyang “amenaza abiertamente con ataques nucleares a los países no nucleares”.

La doctrina asegura que faltan apenas meses para que Corea del Norte sea capaz de lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos.

“Las autoridades norcoreanas insisten en que no renunciarán a las armas nucleares, y Corea del Norte puede estar a tan solo unos meses de ser capaz de lanzar un ataque contra EEUU con misiles con armamento nuclear”, se lee en el documento.

El texto añade que Pyongyang “aceleró los intentos provocadores de obtener armas nucleares y capacidades de misiles, así como formuló amenazas concretas de usar armas nucleares contra EEUU y sus aliados de la región”.

En los últimos años, advierte la doctrina de EEUU, Corea del Norte ha aumentado considerablemente las pruebas de misiles y ha fabricado misiles intercontinentales capaces de alcanzar el territorio norteamericano.En 2017 Corea del Norte llevó a cabo más de una docena de pruebas de misiles balísticos y su sexto ensayo nuclear.

Corea del Sur y EEUU reaccionaron a las provocaciones de Pyongyang con la celebración de maniobras militares conjuntas en la región y el despliegue del escudo antimisiles norteamericano THAAD en el territorio surcoreano.

Rusia

La nueva doctrina nuclear afirma que la modernización del potencial nuclear de Rusia apunta a que busca recuperar el estatus de superpotencia.

“Hoy Rusia está modernizando estas armas [nucleares], así como otros sistemas estratégicos, la mayor preocupación tiene que ver con la adopción por parte de Rusia de estrategias militares que consisten en lograr éxito a través de la ampliación del potencial nuclear”, afirma el documento.

Según la doctrina estadounidense, “esos hechos, junto con la anexión de Crimea por parte de Rusia y las amenazas nucleares para nuestros aliados, confirman la determinación de Moscú de volver al antagonismo de grandes potencias”.Crimea se separó de Ucrania y se reincorporó a Rusia tras celebrar, en marzo de 2014, un referéndum en el que una mayoría aplastante de los votantes, más del 96%, avaló esa opción.

Moscú sostiene que los crimeos votaron democráticamente y en plena conformidad con el derecho internacional y la Carta de la ONU por la reunificación con Rusia, que respeta y acepta esta decisión.

En septiembre de 2016, el presidente ruso Vladímir Putin dio por “cerrado históricamente” el tema de la pertenencia territorial de Crimea.Además, Washington afirma en su nueva doctrina que Moscú “amenaza con ser el primero en lanzar un ataque nuclear limitado porque considera erróneamente” que eso podría “paralizar a EEUU y la OTAN y de este modo poner fin al conflicto con las condiciones impuestas por Rusia”.

“Nuestra estrategia permitirá a Rusia entender que cualquier uso de armas nucleares, por muy limitado que sea, es inadmisible”, dice el documento.

Las declaraciones expresadas en el documento se basan en que la actual doctrina militar rusa teóricamente admite el uso de las armas nucleares en caso de una agresión externa efectuada con armamento convencional que represente una “amenaza directa para la sobrevivencia del Estado”.Al mismo tiempo, las declaraciones sobre los supuestos “ataques nucleares limitados” perpetrados por Rusia carecen de fundamento, ya que en ningún caso los altos cargos rusos han amenazado con usar tales armas contra sus vecinos. De hecho, los rumores de este tipo suelen provenir de los propios miembros de la OTAN.

Una declaración tal vez más cercana a ser considerada ‘una amenaza’ sería la advertencia contra las bases de la defensa antimisiles de EEUU en Polonia y Rumanía. En junio de 2017, el vice primer ministro ruso, Dmitri Rogozin, recordó que las bases que alberguen componentes del sistema antimisiles norteamericana en Europa serían consideradas blancos en caso de un conflicto, pero tampoco se hablaba de ataques nucleares.

China

China, al mejorar sus capacidades nucleares, reta la supremacía de EEUU en el Pacífico.

“También China está modernizando y ampliando sus ya de por sí considerables fuerzas nucleares; al igual que Rusia, China introduce nuevas armas nucleares que persiguen objetivos concretos en el ámbito de la seguridad nacional, así como moderniza las fuerzas armadas convencionales retando de esta manera la supremacía de EEUU en el sector occidental del Pacífico”, dice el texto.

No obstante, señala el documento, “EEUU no quiere considerar Rusia y China como enemigos y busca estabilizar las relaciones” con estos países.Según la doctrina, Washington “aspira desde hace mucho tiempo a dialogar con China para aumentar la comprensión mutua sobre la política en los ámbitos de armas nucleares, doctrina y posibilidades, así como para mejorar el nivel de transparencia”.

“Esperamos que China comparta ese interés y que ese diálogo importante pueda ser iniciado”, destaca el texto.

En lo que se refiere a las relaciones con Moscú, se precisa que “en el pasado EEUU y Rusia mantuvieron diálogos estratégicos sobre la disuasión de la carrera de armamentos nucleares y riesgos correspondientes” pero las acciones rusas, incluidas las en Crimea, pusieron fin a ese tipo de cooperación.

“Esperamos que algún día las condiciones permiten celebrar un diálogo transparente y constructivo con la Federación Rusa”, dice la doctrina. 

“Estados Unidos sigue reduciendo su armamento nuclear mientras que China y Rusia van en sentido contrario al incorporar un nuevo tipo de armas nucleares”, dice el texto de la nueva doctrina militar.

La doctrina destaca que los países mencionados “incluyeron nuevos tipos de armamentos nucleares en sus arsenales, así como fortalecieron el papel de sus fuerzas nucleares en las estrategias y planes”.

Se precisa, además, que China y Rusia “se comportan de manera agresiva” en muchos ámbitos, incluido el espacio y ciberespacio.A principios de enero, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, afirmó que Moscú espera un diálogo positivo con Washington sobre el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (conocido como START III).

El mandatario comentó que EEUU ha decidido desguazar una parte de sus portadores estratégicos y no utilizarlos más como armamento nuclear.

El mayor problema, señaló Putin, consiste en que no se puede probar que EEUU no utilizará estos silos como lanzaderas de misiles balísticos intercontinentales.

Irán

Cualquier ataque no nuclear de Irán contra EEUU y sus aliados será rechazado, advirtió Washington.

“Nuestra estrategia de disuasión pretende que el Gobierno iraní esté consciente de que cualquier ataque estratégico no nuclear contra EEUU, sus socios y aliados fracasará y que las pérdidas de Teherán superarán con creces cualquier beneficio potencial”, dice el texto. 

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: