Brasil pone fin a la emergencia por el coronavirus mientras la OMS insiste en que la pandemia “no ha terminado”

Traducido de Breitbart.com por Tierra Pura.org

loading...

El Ministerio de Salud de Brasil anunció el domingo que pondrá fin oficialmente a la emergencia de salud pública en el país causada por la pandemia del coronavirus chino, el mismo día en que el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, insistió en que la pandemia no está cerca de terminar.

Brasil anunció una emergencia de salud pública poco después de que la O.M.S. decretara oficialmente la propagación mundial del coronavirus chino como pandemia en marzo de 2020.

La OMS se ha enfrentado a críticas internacionales por tomar la medida tan tarde, especialmente tras la revelación de que el gobierno de Taiwán había intentado alertar a la agencia de la ONU de una enfermedad respiratoria contagiosa que se propagaba en Wuhan, China, a finales de 2019. La O.M.S. “ignoró en su mayor parte” la advertencia, dijo entonces el gobierno taiwanés a Breitbart News.

Siendo el país más grande de Sudamérica y con profundos lazos comerciales con China, Brasil ha sido uno de los países más afectados del mundo por la pandemia, documentando casi 31 millones de casos y 665.000 muertes desde el inicio de la misma.

Las autoridades sanitarias brasileñas han confirmado algo menos de 500.000 casos en el último mes. El presidente conservador Jair Bolsonaro, si bien dio luz verde a la declaración de emergencia, ha recibido durante años la crítica internacional por oponerse a las políticas de aislamiento masivo y cierre de empresas e instar a los brasileños a seguir con la mayor normalidad posible durante gran parte de la pandemia.

Bolsonaro ha insistido repetidamente en el último mes mientras hacía campaña que era el “único jefe de Estado” que se oponía a las políticas de encierro y que la salud económica de Brasil fuera de los estados en los que los gobernadores impusieron los encierros son una prueba de su sabiduría al hacerlo. Los brasileños irán a las urnas en octubre.

Bolsonaro busca la reelección contra el ex presidente de extrema izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, recientemente liberado de la cárcel tras ser condenado por corrupción durante su primer mandato.

“Ante el alivio de la situación epidemiológica y el avance de la campaña de vacunación, este domingo (22), la Emergencia de Salud Pública de Importancia Nacional (ESPIN), causada por la pandemia [del coronavirus chino], llegó a su fin”, dice un decreto oficial del Ministerio de Salud, publicado el domingo.

El Ministerio, explicó, había ordenado el fin de la declaración de emergencia en abril, pero dio a los gobiernos locales y regionales un mes para adaptarse a la vuelta a la normalidad.

El Ministerio de Sanidad aclaró que el fin de la declaración de emergencia no anulaba las Autorizaciones de Uso de Emergencia concedidas a varios productos de vacunación, que se utilizan actualmente en la campaña nacional del gobierno, contra el coronavirus.

Las empresas que elaboran vacunas candidatas y otros productos relacionados con la pandemia han recibido una prórroga de un año de la denominada Autorización de Uso de

Emergencia antes de tener que solicitar debidamente la aprobación de sus productos al organismo sanitario competente.

Tras el fin de la emergencia, añadió el Ministerio, los cambios más inmediatos serán el fin de los mandatos de mascarilla en aeropuertos y aviones y el regreso del servicio de comidas a los vuelos.

Brasil parece estar avanzando hacia la reducción de las restricciones impuestas por el coronavirus a principios de año con la reanudación del Carnaval, la fiesta anual que precede a la Cuaresma católica y que muchos consideran uno de los sellos culturales más importantes de Brasil.

Las fiestas locales reservadas se habían celebrado durante los dos últimos años, pero sin las grandes multitudes de turistas y participantes en los coloridos disfraces que marcan la ocasión.

El fin de la emergencia de salud pública en Brasil se anunció el mismo día en que el jefe de la OMS, Tedros, que no es médico, imploró al mundo que no dejara de tratar la pandemia como una prioridad.

“Entonces, ¿se acabó la COVID-19? No, ciertamente no se ha acabado”, dijo Tedros durante el discurso de apertura de la Asamblea Mundial de la Salud anual, utilizando el nombre “sin estigma” para el coronavirus chino que la O.M.S. ha impuesto al mundo.

“Sé que ese no es el mensaje que quieren escuchar, y definitivamente no es el mensaje que quiero dar”.

Tedros lamentó que “los índices de pruebas han caído en picado”, por lo que incluso los aumentos documentados de casos en algunas partes del mundo son probablemente mucho menores de lo que se ha informado.

“No se acaba en ningún sitio hasta que se acaba en todas partes”, insistió Tedros.

El ministro de Salud de la administración de Bolsonaro, Marcelo Queiroga, está en Ginebra para la Asamblea Mundial de la Salud.

El lunes habló en un panel sobre los índices internacionales de enfermedades cardíacas, afirmando que la prioridad actual de su gobierno es reducir los factores que elevan el riesgo de enfermedades cardíacas y otras afecciones, como el tabaquismo, la falta de ejercicio, la diabetes y la hipertensión.

Se espera que Tedros apueste, por segundo año consecutivo, por ampliar considerablemente el poder de la O.M.S. La O.M.S. hizo poco en los primeros días de la pandemia para limitar la propagación del coronavirus chino fuera de Wuhan y ha sido siempre incapaz de desafiar al Partido Comunista Chino.

Desde la incapacidad de organizar una investigación competente sobre los orígenes de la enfermedad hasta provocar la indignación de los comunistas por discrepar ligeramente de sus actuales encierros masivos de civiles. 

Los partidarios de la O.M.S. y el propio Tedros han promovido sistemáticamente la posibilidad de un “tratado mundial sobre pandemias” que le permita luchar contra la burocracia y las trabas durante el próximo brote.

“El caos actual de esta pandemia no hace más que destacar por qué el mundo necesita un acuerdo global sólido que establezca las reglas del juego para la preparación y respuesta ante una pandemia”, dijo Tedros el año pasado antes de la Asamblea Mundial de la Salud. 

“El mundo tiene tratados para gestionar otras amenazas. Seguro que los países pueden estar de acuerdo en la necesidad de un pacto vinculante sobre la amenaza de las pandemias”.

Los expertos creen que casi todas las potencias mundiales se oponen a un tratado de este tipo, que probablemente causaría importantes problemas de soberanía si, por ejemplo, la O.M.S. declara una pandemia en un país sin consultar a su gobierno. 

Como actualmente no existe ningún texto para un “tratado global sobre pandemias”, muchos analistas han expresado su preocupación por su posible contenido.

Bolsonaro ha sido una de las voces más fuertes en contra de dicho tratado. En una parada de campaña el 15 de mayo, Bolsonaro indicó que creía que un tratado global sobre pandemias le haría imposible evitar que la O.M.S. impusiera bloqueos en su propio país, por encima de su gobierno.

“Brasil no se unirá a eso. Brasil es autónomo. Brasil es autónomo y no se meterá en eso, olvídese”, insistió Bolsonaro. “Ya hablé con nuestro gabinete de relaciones exteriores y si esa propuesta avanza, no será con Brasil”.

“¿Sabes por qué?”, preguntó. “Porque fui el único jefe de Estado en el mundo que no adhirió a la tendencia del bloqueo. Dije que había que cuidar a los ancianos y a las personas con comorbilidades y hoy, los estudios, sobre todo los de fuera de Brasil, demuestran que tenía razón.”

Brasil sí soportó encierros porque se rige bajo un sistema federalista, por lo que los gobernadores individuales podían imponer políticas de emergencia incluso cuando el presidente no estaba de acuerdo, un punto que Bolsonaro enfatizó.

“¿Cuál fue el estado que más se encerró en Brasil? Sao Paulo. ¿Cuál fue el estado en el que murieron más personas por cada 100.000? Fue Sao Paulo. Esa es una señal de que tenía razón”, dijo el presidente.

Aunque las circunstancias en la Asamblea Mundial de la Salud no parecen estar maduras para la aprobación de un tratado sanitario sobre pandemias este año, se espera que los países convocados discutan una enmienda al Reglamento Sanitario Internacional (RSI) del organismo, presentada por el gobierno del presidente Joe Biden, que permitiría a la O.M.S. declarar brotes en los países sin tener que “consultar e intentar obtener la verificación del Estado Parte en cuyo territorio supuestamente se produce el evento”. 

Dado que el RSI ya existe como derecho internacional -a diferencia de un teórico tratado sobre pandemias- y que la enmienda formará parte de los debates de los Estados de la O.M., los posibles problemas de soberanía que presenta son más agudos que los del hipotético tratado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: