La NASA reveló algo increíble sobre Venus que impactó a todos

Por Fon Ramos / Atraviesa lo desconocido LIVE

Científicos de la NASA, han elaborado recientemente un estudio que aporta evidencias de que un extenso océano con posible vida, existió en Venus durante al menos 3 mil millones de años, pues era un planeta muy similar a la Tierra…

Científicos han confirmado la presencia de Proxima b y sugieren que puede tener agua líquida y vida de huéspedes

Por Extranotix

Los científicos han hecho un descubrimiento revolucionario: han confirmado la presencia de Proxima b, un planeta similar a la Tierra que se encuentra a 4.2 años luz de distancia del sol.

El planeta tiene una masa de 1.17 Tierras y se encuentra en la zona habitable de Proxima Centauri, que orbita cada 11 días.

Proxima b se descubrió por primera vez en 2016 utilizando HARPS (buscador de planetas de velocidad radial de alta precisión), pero la sonda reciente se realizó con ESPRESSO, que tiene tres veces la precisión, lo que permite obtener datos exactos sobre el tamaño y el tiempo de las órbitas del exoplaneta.

El nuevo análisis determinó que el mundo distante recibe aproximadamente la misma cantidad de energía de su estrella que la Tierra del Sol.

Esto significa que su temperatura superficial podría significar que el agua estaría en forma líquida y podría albergar vida.

Michel Mayor, ganador del Premio Nobel de Física en 2019, profesor honorario en la Facultad de Ciencias y el ‘arquitecto’ de todos los instrumentos de tipo ESPRESSO, dijo: ‘ESPRESSO ha permitido medir la masa del planeta con precisión de más de una décima parte de la masa de la Tierra “.

Es completamente desconocido“.

Proxima b fue descubierto por los astrónomos utilizando el telescopio HARPS del Observatorio Europeo Austral (ESO).

El descubrimiento de Proxima b marcó uno de los hitos más importantes en la ciencia exoplanetaria en los últimos años ‘, se lee en el nuevo estudio publicado en arXiv.

‘Sin embargo, la precisión limitada de los datos de velocidad radial disponibles y la dificultad para modelar la actividad estelar requiere una confirmación del planeta de masa de la Tierra.

“Nuestro objetivo es confirmar la presencia de Proxima b utilizando mediciones independientes obtenidas con el nuevo espectrógrafo ESPRESSO, y refinar los parámetros planetarios aprovechando su precisión mejorada”.

El planeta rocoso está a solo 4,6 millones de millas de la estrella, el 5 por ciento de la distancia entre la Tierra y el sol, y solo tarda 11,2 días en completar una órbita.

La temperatura en la superficie podría estar entre -130 y 86 Fahrenheit.

La primera observación sugirió que el exoplaneta tenía una masa de 1.3 veces la masa de la Tierra, pero el nuevo análisis determinó que es 1.7 veces la de nuestro planeta.

Científicos descubren cómo y cuando se formó nuestro Sistema Solar

Por Extranotix

La colisión cósmica entre la Vía Láctea y una galaxia enana cercana hace más de 5 mil millones de años desencadenó la formación del sistema solar, dicen los científicos.

Según una nueva investigación, la vida en la Tierra se remonta a la Vía Láctea que se estrelló contra una galaxia enana cercana hace más de cinco mil millones de años.

El nacimiento del Sol se debe a un encuentro cercano con una pequeña galaxia compañera en forma de bucle llamada Sagitario, dicen científicos españoles.

El análisis de la edad de las estrellas cercanas indica que se formaron en ráfagas poco después de un acercamiento cercano de Sagitario en al menos tres ocasiones separadas.

Las ondas causadas por la colisión cósmica desencadenaron una cadena de eventos, uno de los cuales llevó a la formación de nuestro Sol hace unos 4.700 millones de años.

El hallazgo se basa en observaciones realizadas por el satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea lanzado en diciembre de 2013 para crear un mapa 3D de la Vía Láctea.

“Se sabe por los modelos existentes que Sagitario cayó en la Vía Láctea tres veces: primero hace unos cinco o seis mil millones de años, luego hace unos dos mil millones de años y finalmente hace mil millones de años”, dijo el autor principal, el Dr. Tomás Ruiz-Lara, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Tenerife.

Cuando analizamos los datos de Gaia sobre la Vía Láctea, encontramos tres períodos de mayor formación estelar que alcanzaron su punto máximo hace 5.700 millones de años, hace 1.900 millones de años y hace 1.000 millones de años, lo que corresponde al momento en que se cree que Sagitario pasó. El disco de la Vía Láctea.

Los investigadores observaron las luminosidades, distancias y colores de las estrellas dentro de una esfera de aproximadamente 6,500 años luz alrededor del Sol y compararon los datos con los modelos de evolución estelar existentes.

Sagitario consiste en cuatro cúmulos globulares que miden unos 10,000 años luz de diámetro, comparando los más de 100,000 años luz de diámetro que conforman la Vía Láctea.

A pesar de la gran diferencia de tamaño, según Tomás, la noción de que la galaxia enana puede haber tenido tal efecto tiene sentido.

“Al principio tienes una galaxia, la Vía Láctea, que es relativamente tranquila”, dijo.

Después de una época violenta inicial de formación estelar, en parte desencadenada por una fusión anterior como describimos en un estudio anterior, la Vía Láctea había alcanzado un estado equilibrado en el que las estrellas se formaban constantemente.

De repente, tienes a Sagitario cayendo y perturbando el equilibrio, haciendo que todo el gas y el polvo previamente inmóviles dentro de la galaxia más grande se agiten como ondas en el agua ”.

En algunas áreas de la Vía Láctea, estas ondas conducirían a mayores concentraciones de polvo y gas, mientras que vaciarían otras.

La alta densidad de material en esas áreas desencadenaría la formación de nuevas estrellas, como nuestro Sol.

“Parece que Sagitario no solo dio forma a la estructura e influyó en la dinámica de cómo se mueven las estrellas en la Vía Láctea, sino que también condujo a una acumulación de la Vía Láctea”, dijo la coautora Dra. Carme Gallart, también en el IAC.

“Parece que una parte importante de la masa estelar de la Vía Láctea se formó debido a las interacciones con Sagitario y no existiría de otra manera”.

El Sol y sus planetas no existirían si no fuera porque Sagitario queda atrapado por la fuerza gravitacional de la Vía Láctea y rompe su disco, piensa el Dr. Gallart.

“El Sol se formó en el momento en que las estrellas se formaban en la Vía Láctea debido al primer paso de Sagitario”, dijo.

“No sabemos si la nube particular de gas y polvo que se convirtió en el Sol colapsó debido a los efectos de Sagitario o no.

“Pero es un escenario posible porque la edad del Sol es consistente con una estrella formada como resultado del efecto Sagitario”.

Cada colisión despojó a Sagitario, que fue descubierto en 1994, de algunos de sus gases y polvo, dejando la galaxia más pequeña después de cada paso.

Los datos existentes sugieren que Sagitario podría haber pasado por la Vía Láctea nuevamente en los últimos cientos de millones de años, y actualmente está muy cerca de ella.

Los astrónomos piensan que Sagitario será absorbido por la Vía Láctea, un proceso que ya está en marcha.

Gaia ya ha ayudado a los científicos a descubrir otras colisiones importantes entre la Vía Láctea y las galaxias vecinas a lo largo de su larga historia.

Hace unos 8 a 11 mil millones de años, otra galaxia colisionó con la Vía Láctea y ‘infló el grueso disco, llenándolo de estrellas’.

También se encontró con una galaxia fantasma que dejó ondas en su hidrógeno.

Los últimos hallazgos fueron publicados en Nature Astronomy.

Astrónomos detectan a 25.000 años luz de distancia un planeta “increíblemente raro” y similar a la Tierra

Imagen ilustrativa / Pixabay / Yuri_B

Por RT

La estrella anfitriona tiene aproximadamente la décima parte la masa de nuestro Sol, mientras que el exoplaneta supera en casi 4 veces la masa de nuestro planeta.

Un equipo de astrónomos de la Universidad de Canterbury (Nueva Zelanda) descubrió un planeta rocoso similar a la Tierra y que a su vez orbita una estrella de una décima parte del tamaño de nuestro Sol, ubicada a unos 24.722 años luz de distancia, según se recoge en un estudio recientemente publicado en la revista Astronomical Journal.

Los autores del estudio, Herrera Martin y Michael Albrow, sostienen que se trata de un descubrimiento “increíblemente raro”, de “uno en un millón”. Explican que la estrella en torno a la cual orbita el exoplaneta es tan pequeña que no está claro si se trata solo de una masa muy baja o de una enana marrón, también conocida como una estrella fallida.

Según los investigadores, el tamaño de la estrella, su órbita y su ubicación se suman a la rareza del planeta que hallaron. A los investigadores les tomó cinco días observar la estrella anfitriona y solo notaron una pequeña distorsión, que duró cinco horas, cuando se dieron cuenta del descubrimiento. Y tras confirmar que no se trató de un error instrumental, procedieron a obtener las características del sistema.

Si se la compara con nuestro sistema solar, la estrella anfitriona tiene aproximadamente 0,12 veces la masa de nuestro Sol, y el planeta se encontraría localizado en algún lugar entre Venus y la Tierra. La órbita del exoplaneta es de 617 días terrestres y su masa es de casi 4 veces la de la Tierra, lo que lo convierte en uno de los pocos planetas con baja masa descubiertos hasta la fecha.

Los astrónomos explicaron que el nuevo descubrimiento corresponde a uno de los pocos exoplanetas con tamaños y con órbitas similares a las de la Tierra. Tan solo un tercio de los 4.000 exoplanetas descubiertos hasta la fecha son rocosos y aún menos comparten una órbita similar a la de nuestro planeta, recuerdan.

Microlente gravitacional

Para este poco usual descubrimiento, los científicos utilizaron una técnica llamada microlente gravitacional, basada en las predicciones de la relatividad general. “La gravedad combinada del planeta y su estrella anfitriona hizo que la luz de una estrella de fondo y más distante se magnificara de una manera particular”, explicó Martin, señalando que se utilizaron “telescopios en todo el mundo para medir el efecto de flexión de la luz”.

El planeta no ha sido bautizado hasta el momento, pero el evento de microlente que llevó a su descubrimiento fue denominado OGLE-2018-BLG-0677. El evento también fue detectado independientemente por el Experimento de Lente Gravitacional Óptica (OGLE), usando un telescopio en Chile y la Red de Telescopios de Microlente de Corea (KMTNet).

Los astrónomos consideran que encontrar planetas rocosos es importante en la búsqueda de vida extraterrestre, basándose en la forma en cómo evolucionó la vida en la Tierra, recoge el portal Science Alert.

Hallan el agujero negro más próximo a la Tierra del que se tenía constancia

Captura de pantalla del sistema HR 6819 / ESO / L. Calçada, Digitized Sky Survey 2, N. Risinger (skysurvey.org)

Por RT

Antes de este descubrimiento otro candidato a agujero negro, tres veces más alejado de nuestro planeta, era considerado el más cercano a la Tierra.

Astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) han detectado que una estrella gigante visible a simple vista en la constelación de Telescopio (hemisferio celeste austral) orbita alrededor de un binario compuesto por otra estrella menos brillante y un compañero invisible, al que han identificado como un agujero negro.

El descubrimiento de este triple sistema fue posible gracias a un espectrógrafo instalado en el observatorio de La Silla, en Chile, e implica que los agujeros negros están mucho más cerca de nosotros de lo que se suele pensar.

En concreto, este supuesto agujero negro se encuentra a solo 1.000 años luz de la Tierra, y su descubrimiento lo convierte en el más próximo de todos los agujeros negros conocidos.

Antes de que este sistema, llamado HR 6819 según el catálogo astronómico de Yale, fuera identificado como triple, uno binario fue considerado durante décadas como el lugar más cercano a nosotros que alberga un agujero negro.

Se trata del A0620-00, del que nos separan unos 3.000 años luz, una distancia tres veces superior a la que media entre nuestro planeta y el objeto recientemente descubierto.

Los investigadores vieron evidencias del objeto invisible mientras examinaban los movimientos de sus dos astros compañeros. El tercer cuerpo dio a conocer su presencia por su atracción gravitacional. Fueron necesarios meses de comprobaciones en el espectrógrafo para determinar que se trata de un agujero negro, aunque su peso es, como mucho, de entre 4,2 y 5 masas solares.

El carácter de ese cuerpo invisible con masa estelar es muy diferente del de los agujeros negros de algunos centros galácticos, ya que no interactúa violentamente con su entorno. En opinión de los astrónomos, su presencia en HR 6819 sugiere que existe una “población de agujeros negros silenciosos”.

Un comunicado del ESO difundido este 6 de mayo recoge el comentario del astrónomo Dietrich Baade, coautor del estudio, quien estimó que encontrar un agujero negro en un sistema triple tan cercano señala que solo se ve “la punta de un emocionante iceberg”. Hasta el momento se han detectado poco más de una veintena de candidatos a agujeros negros en nuestra galaxia.

Un asteroide del tamaño de un camión se acercó a la Tierra a una de las distancias más cortas en la historia y ningún satélite logró detectarlo

Foto: Pixabay

Por RT

El cuerpo celeste pasó a apenas 7.000 kilómetros, más cerca que muchos satélites que orbitan alrededor de nuestro planeta.

Un asteroide desconocido del tamaño de un camión se aproximó este lunes a nuestro planeta a una de las distancias más cortas jamás registradas para este tipo de cuerpos celestes.

Sin embargo, ninguno de los satélites que monitorean el cielo en busca de objetos cercanos a la Tierra (NEO) logró detectarlo con anticipación.

El asteroide 2020 JJ fue descubierto por el observatorio Mount Lemmon Survey en Arizona (EE.UU.) casi en el momento de su máxima aproximación, cuando su ubicó a 7.000 kilómetros de nosotros, una distancia ínfima en términos astronómicos.

De acuerdo con los registros históricos de la NASA —que abarcan observaciones desde 1900— se trata de la sexta aproximación de un asteroide más cercana a la Tierra en más de un siglo. De esta manera, se ubicó incluso más cerca que muchos de los satélites que orbitan alrededor de nuestro planeta.

El hecho de que el objeto pasara desapercibido hasta el último momento se explica por su tamaño. Los especialistas de la agencia espacial estadounidense estiman su diámetro entre 2,7 y 6 metros.

Se trata de un tamaño sumamente modesto, en comparación con el del 52768 (1998 OR2), el asteroide con la llamativa forma similar a una máscara sanitaria que a fines del pasado mes de abril se aproximó a 6,3 millones de kilómetros de la Tierra.

Aun en caso de haber impactado contra nuestro planeta, el 2020 JJ se habría desintegrado en la atmósfera. Sin embargo, su sigiloso acercamiento sirve como una advertencia sobre los potenciales peligros que acarrean los asteroides cercanos a la Tierra.

Una bola de fuego sobrevuela España a 82.000 kilómetros por hora

Imagen ilustrativa / Paul Hanna / Reuters

Por RT

Su gran luminosidad pudo verse desde más de 400 kilómetros de distancia y se extinguió a unos 34 kilómetros sobre el nivel del suelo.

Una bola de fuego sobrevoló España en la madrugada de este 5 de mayo y fue detectada sobre el centro de la provincia de Cáceres, en el oeste del país.

El fenómeno lo originó una roca procedente de un asteroide que ingresó a la atmósfera terrestre a unos 82.000 kilómetros por horade acuerdo con José María Madiedo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, quien analizó y compartió el evento en su canal de YouTube.

La elevada velocidad y el rozamiento con el aire provocaron que la roca se volviese incandescente, aproximadamente a unos 98 kilómetros sobre el centro de Cáceres.

Tras avanzar hacia el suroeste se extinguió a unos 34 kilómetros sobre el nivel del suelo, explica el astrofísico, que asegura que la bola de fuego fue vista desde las comunidades autónomas de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha.

Su gran luminosidad pudo verse desde más de 400 kilómetros de distancia y fue registrada por los observatorios astronómicos de La Hita (Toledo), Sevilla y Huelva.

Estas estaciones hacen parte del proyecto SMART, dirigido por Madiedo y dedicado al rastreo y seguimiento de meteoros y otros cuerpos celestes sobre España y zonas limítrofes.

Descubren un monstruoso planeta que no debería existir

Foto: Pixabay

Por Fon Ramos / Atraviesa lo desconocido

Recientemente 120 científicos han publicado un estudio sobre un planeta increíble que no debería existir, el planeta es el planeta tipo terrestre más grande que jamás se ha visto y es el primero de su clase… ¿Cómo pueden existir planetas terrestres tan grandes como este?

Astrónomos detectan por primera vez una potente explosión de radio proveniente de nuestra propia galaxia

Foto: Pixabay

Por RT

La señal, un estallido de ondas de radio de milisegundos, se remonta a un magnetar activo de la Vía Láctea, un tipo de estrella de neutrones con un campo magnético extremadamente fuerte.

Astrónomos han detectado la primera ráfaga rápida de radio (FRB, por sus siglas en inglés) originada en nuestra propia galaxia, informa ScienceAlert. Según comentó al medio Shrinivas Kulkarni, astrónomo del Instituto de Tecnología de California (EE.UU.), “algo como esto nunca se había visto”.

La señal, un estallido de ondas de radio de milisegundos, se remonta a un magnetar activo de la Vía Láctea, un tipo de estrella de neutrones con un campo magnético extremadamente fuerte. El magnetar, conocido como SGR 1935 + 2154, se encendió repentinamente, enviando una gigantesca explosión de ondas de radio de milisegundos de largo, captada por los astrónomos el 28 de abril.

El estallido fue tan intenso que podría haber sido detectado desde otra galaxia. El descubrimiento fue anunciado en The Astronomer’s Telegram por Paul Scholz, de la Universidad de Toronto (Canadá).

El misterio de las FRB

Las FRB duran milisegundos y parecen provenir del espacio profundo. Son extremadamente impredecibles, a pesar de que algunas liberan más energía que 500 millones de soles. Debido a que son de corta duración y no parecen tener un patrón, encontrar de dónde vinieron y qué las produjo ha sido en gran medida un misterio.

Las primeras FRB fueron descubiertas hace más de una década. Desde entonces, los científicos han estado tratando de averiguar qué las está causando. Las sugerencias han incluido eventos cataclísmicos, como la colisión de dos estrellas de neutrones o el colapso de un agujero negro. Pero estas hipótesis fueron cuestionadas cuando se descubrió una FRB repetitiva y los científicos se dieron cuenta de que debe haber otra explicación, o más de una fuente puede producir estas explosiones.

En los últimos años, un grupo internacional de científicos se ha unido para resolver el misterio de las FRB. La colaboración ha llevado al descubrimiento de más FRB: por ejemplo, a principios de este año, un equipo pudo rastrear a una ráfaga hasta una región de formación de estrellas en una enorme galaxia espiral a 500 millones de años luz de distancia.

Hasta ahora, sin embargo, ninguna parecía provenir de nuestra propia galaxia.

Astrónomos descubren un planeta extrasolar masivo tres veces más grande que Júpiter

An artist’s illustration of the Kepler-88 planetary system. CREDIT: W. M. KECK OBSERVATORY/ADAM MAKARENKO.

Por Extranotix

Aproximadamente tres veces la masa de Júpiter, el planeta denominado Kepler-88 d en un sistema planetario distante es el planeta más masivo del sistema planetario Kepler-88.

El descubrimiento, dirigido por el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai (UH IfA), se basa originalmente en los datos recopilados en el Observatorio W. M. Keck en Maunakea en Hawai. Usando el instrumento del espectrómetro Echelle de alta resolución (HIRES) en el telescopio Keck I de 10 metros, los científicos confirmaron que el planeta orbita su estrella cada cuatro años, y su órbita no es circular, sino elíptica.

En el sistema planetario Kepler-88, dos planetas Kepler-88 byc orbitan mucho más cerca de la estrella.

Esos dos planetas tienen una dinámica extraña y sorprendente llamada resonancia de movimiento medio. El planeta b del tamaño de Neptuno orbita la estrella en solo 11 días, que es casi exactamente la mitad del período orbital de 22 días del planeta c, un planeta de masa de Júpiter.

Ambos planetas orbitan eficientemente en el sentido de las agujas del reloj de tal manera que parece que un padre empuja a un niño en un columpio. Cada dos vueltas el planeta b gira alrededor de la estrella, y se bombea.

El planeta exterior, Kepler-88 c, es veinte veces más masivo que el planeta b, por lo que su fuerza produce cambios dramáticos en la sincronización orbital del planeta interior.

El planeta recién descubierto agrega otra dimensión a la comprensión del sistema por parte de los astrónomos.

La Dra. Lauren Weiss, becaria posdoctoral de Beatrice Watson Parrent en UH IfA y autora principal del equipo de descubrimiento, dijo: “En tres veces la masa de Júpiter, Kepler-88 d probablemente ha sido aún más influyente en la historia del sistema Kepler-88 que el llamado Rey, Kepler-88 c, que es solo una masa de Júpiter.

Entonces tal vez Kepler-88 d es el nuevo monarca supremo de este imperio planetario: la emperatriz ”.

“Quizás estos líderes soberanos extrasolares hayan tenido tanta influencia como Júpiter en nuestro sistema solar. Tales planetas podrían haber promovido el desarrollo de planetas rocosos y haber dirigido cometas acuíferos hacia ellos “.

Los científicos ahora están buscando planetas reales similares en otros sistemas planetarios con planetas pequeños.

Una estrella sobrevive a su encuentro con un agujero negro pero queda atrapada por miles de millones de años

NASA/CXO/CSIC-INTA/G.Miniutti et al. En el vecindario cósmico

Por RT

Los científicos pronostican que la enana blanca perderá lentamente su masa al orbitar el agujero negro, hasta reducirse en un billón de años al tamaño de Júpiter.

En el vecindario cósmico, en una galaxia ubicada a unos 250 millones de años luz de la Tierra, una estrella logró sobrevivir a un encuentro muy cercano con un agujero negro, aunque seguirá orbitándolo sin posibilidad de escape, revelaron científicos tras analizar los datos del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y el XMM-Newton de la ESA.

El agujero negro en cuestión, ubicado en una galaxia llamada GSN 069, tiene una masa 400.000 veces mayor que la del Sol, lo que lo hace relativamente pequeño según los estándares de los agujeros negros supermasivos.

Tras ser capturada por la gravedad del agujero negro, la estrella, una gigante roja, se despojó de sus capas externas de hidrógeno, dejando solo su núcleo, como una enana blanca.

“En mi interpretación de los datos de rayos X, la enana blanca sobrevivió, pero no escapó. Ahora está atrapada en una órbita elíptica alrededor del agujero negro, haciendo un viaje alrededor una vez cada nueve horas”, explicó Andrew King, de la Universidad de Leicester (Reino Unido).

Así, la enana blanca completa su órbita casi tres veces al día, y entretanto deja al agujero negro extraer poco a poco su material en sus aproximaciones más cercanas.

Los investigadores estiman que el efecto combinado de las ondas gravitacionales y un aumento en el tamaño de la estrella, a medida que pierde masa, debería hacer que la órbita se vuelva más circular y crezca en tamaño. De esta manera, la enana blanca se alejaría lentamente en espiral del agujero negro.

Hará todo lo posible por escapar, pero no hay escapatoria. El agujero negro la comerá cada vez más lentamente, pero nunca se detendrá. En principio, esta pérdida de masa continuará incluso después que la enana blanca se reduzca a la masa de Júpiter, dentro de aproximadamente un billón de años. Esta sería una manera notablemente lenta y complicada para que el universo haga un planeta”, dijo King.