Nuevas imágenes del cometa Atlas

Por Extranotix

Nuevas imágenes del cometa ATLAS (C/2019 Y4)

Hallan en documentos del siglo XIX la primera evidencia de una muerte humana por impacto de meteorito

Foto: Pixabay

Por RT

El hecho quedó registrado en tres manuscritos oficiales redactados en turco otomano.

Investigadores turcos descubrieron en los archivos estatales la evidencia más temprana de que un meteorito haya matado a un hombre. El hecho ocurrió en territorio del actual Irak, en agosto de 1888, y tuvo por segunda víctima a otro hombre que quedó paralizado, publicó la revista Meteoritics & Planetary Science.

“Aunque hay en la historia afirmaciones acerca de personas que fueron golpeadas y muertas por meteoritos, hasta ahora los registros históricos no habían probado ese hecho”, escribieron los investigadores.

Tres cartas de las autoridades locales, halladas en los archivos, sugieren que el meteorito ‘asesino’ fue uno de varios que cayeron en la zona durante un lapso de 10 minutos. 

“Hasta donde sabemos, estamos mostrando la primera prueba de un evento en el que un meteorito golpeó y mató a un hombre y dejó paralizado a otro, el 22 de agosto de 1888 en Sulaymaniyah, Irak, basándonos en tres manuscritos en turco otomano extraídos de la Dirección General de Archivos Estatales de la Presidencia de la República de Turquía”, apuntaron los especialistas.

Uno de esos documentos estaba supuestamente acompañado de una muestra del meteorito, aunque de momento los investigadores no han logrado encontrarlo. Según los archivos, el impacto dañó algunos cultivos y campos.

Lo que se acaba de ver en el Universo dejó a todos de piedra

Foto: Pixabay

Por Fon Ramos / Atraviesa lo desconocido

Una investigación reciente que analiza cúmulos de galaxias en el Universo ha descubierto algo increíble, y es que el Universo no parece expandirse igual en todas las direcciones, lo que indica que el Universo no es como creíamos y todo cambiaría… ¿Qué han descubierto los investigadores?

Astrónomos captan una nueva imagen del gigantesco asteroide 1998 OR2 mientras se aproxima a la Tierra

NASA/JPL-Caltech

Por RT

Debido a sus dimensiones, está clasificado como ‘potencialmente peligroso’.

El radiotelescopio del Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico, publicó recientemente una imagen del gigantesco asteroide 52768 (1998 OR2), que el próximo 29 de abril alcanzará su distancia más cercana a la Tierra.

En su cuenta de Twitter, los investigadores del Radar Arecibo señalaron que dicho asteroide al parecer “lleva una mascarilla“. La semana pasada, el Virtual Telescope del Observatorio Astronómico Bellatrix de Italia, también compartió imágenes del 1998 OR2 desplazándose “a través de las estrellas“.

Ese asteroide, descubierto en el año 1998, realizará su acercamiento más cercano a nuestro planeta registrado hasta el momento. Se estima que mide 4,1 kilómetros de largo por 1,8 de ancho, por lo que se clasifica como ‘potencialmente peligroso’. Sin embargo, pasará a 6,3 millones de kilómetros de nuestro planeta, es decir, más de 16 veces la distancia entre la Tierra y la Luna, por lo que no representa una amenaza.

Hallan un sistema de seis planetas con órbitas casi perfectamente armónicas entre sí

© CC BY 2.0 / Goddard Space Flight Center / NASA Unveils Celestial Fireworks as Official Image for Hubble 25th Anniversary

Por Sputnik

No todos los días se encuentra un sistema de seis planetas extrasolares que orbitan una estrella situada a 88 años luz de nosotros. Un nuevo estudio ha descubierto información relevante sobre el sistema de HD 158259, que podría arrojar luz sobre los mecanismos de formación de sistemas planetarios.

HD 158259 es una estrella un poco más grande que el Sol, acompañada por una supertierra y cinco minineptunos que giran alrededor de esta prácticamente en perfecta resonancia orbital.

En mecánica celeste, se conoce por resonancia orbital el fenómeno que se produce cuando dos cuerpos que transitan en torno a su astro central ejercen gravedad entre sí y orbitan en sintonía.

Esto ocurre, por ejemplo, en el sistema solar, donde por cada dos vueltas que da Plutón al Sol, Neptuno describe tres (resonancia orbital de 2:3). Algo similar ocurre con los planetas de HD 158259, donde cada planeta tiene una resonancia orbital de 3:2 con respecto al siguiente planeta más alejado de la estrella central.

Un equipo de investigadores internacionales dirigido por Nathan Hara, de la Universidad de Ginebra, ha determinado  las propiedades físicas de cada órbita del sistema. Para ello, los investigadores han usado el espectógrafo SOPHIE de alta definición y el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS, por sus siglas en inglés) de la NASA.

Los resultados del estudio son sorprendentes: los planetas del sistema presentan un ratio de 1,51, 1,53, 1,51 y 1,44 entre cada par de planetas (no es perfecto, pero sí es extraordinario). Se conocen varios sistemas compactos como este, y el astrónomo Stephane Udry, de la Universidad de Ginebra, dice que “se cree que esos sistemas se forman lejos de la estrella antes de migrar hacia ella. En este contexto, las resonancias juegan un papel crucial”.

Esto es, se cree que las resonancias son el resultado de que los embriones planetarios crezcan y migren hacia dentro en los discos protoplanetarios, lo que produce una cadena de resonancia orbital a través del sistema.

 “Con estos valores en una mano y los modelos de efectos de la marea en la otra, podríamos restringir la estructura interna de los planetas en un estudio futuro. En resumen, el estado actual del sistema nos abre una ventana para [comprender] su formación”, comenta Hara.

¿En realidad existió? Un exoplaneta se desvanece y deja perplejos a científicos

ESA, NASA and M. Kornmesser

Por RT

Un astrónomo estima que el objeto celeste en cuestión hacía “cosas que un planeta de buena fe no debería estar haciendo”.

Un supuesto exoplaneta detectado a 25 años luz de la Tierra por primera vez en el 2008, a partir de los datos previamente recabados por el telescopio espacial Hubble, parece haber dejado de existir.  

En el tiempo transcurrido los astrónomos confirmaron la existencia de ese cuerpo celeste, calcularon su órbita y le dieron un nombre propio, ‘Dagón’, aunque se mantuvo también la designación tradicional, por el nombre del astro orbitado: ‘Fomalhaut b’. Sin embargo, ahora dos investigadores de EE.UU. conjeturan que posiblemente nunca existió y era un evento desastroso, previo a la fecha del primer registro, que se hizo pasar por un planeta.

Una simulación por computadora llevada a cabo en la Universidad de Arizona apunta a una colisión de dos planetoides que medían como asteroides, pero se redujeron a una nube de polvo espacial. Según un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences el 20 de abril, esa nube era percibida inicialmente como un gigante gaseoso al estilo de Júpiter

Ya en las imágenes inéditas del Hubble, que se remontan al 2014, se aprecia que Dagón había desaparecido por completo. Y eso que era considerado como uno de los pocos exoplanetas detectables en luz visible, sin efectos ópticos especiales. 

Las colisiones como la que posiblemente se había producido en el disco protoplanetario del Fomalhaut “son extremadamente raras, por lo que es un gran problema que realmente podamos ver una”, dijo el primer autor del estudio, Andras Gaspar, y recoge el sitio web de la Universidad de Arizona. Estima también que los científicos estaban “en el lugar correcto en el momento adecuado para haber presenciado un evento tan poco probable con el telescopio espacial Hubble”.

El desvío

Fomalhaut es una estrella bastante joven, de unos 440 millones de años, y todavía está rodeada por un anillo helado de polvo y gas, que son restos del disco circunestelar. Eso implica que los planetas, si la orbita alguno, también deberían ser bastante jóvenes y, por lo tanto, cálidos e irradiar en infrarrojo. Pero nunca se detectó una radiación infrarroja emitida por Dagón.

Esta y algunas contradicciones más generaban dudas entre los astrónomos sobre si realmente habían descubierto un exoplaneta. Hubo incluso una hipótesis de que el cuerpo en la órbita elíptica del Fomalhaut podía ser una estrella de neutrones.

“Claramente, Fomalhaut b hacía cosas que un planeta de buena fe no debería estar haciendo”, valoró Gaspar.

No obstante, este nuevo estudio estima que la versión más consistente con los modelos de formación planetaria sería la colisión desastrosa de dos cuerpos, acto previo a la primera imagen obtenida de Dagón. A partir de ese hecho, los restos se estarían disipando y expandiendo por el espacio, de manera que el Hubble es incapaz de registrarlos. Aún más, los autores estiman que del antiguo candidato a exoplaneta no queda nada que siga orbitando dicha estrella.

Los misterios de Orión

Foto: Pixabay

Por Sonia Gupta / AEnigma

¿Por qué siempre Orión? Esta enigmática constelación aparece en los mitos de las culturas antiguas más importantes pero… ¿por qué siempre apuntaban hacia este punto del firmamento? ¿Qué importancia tenía?

Únete a nuestra exploración por los orígenes culturales de este conjunto de estrellas en las leyendas de las antiguas civilizaciones y descubre por qué sus construcciones más importantes estaban orientadas hacia algunas de las estrellas del cazador celeste.

Un viaje en el que visitaremos Grecia y sus mitos, Babilonia y al dios anunnaki Anu, el antiguo Egipto y sus pirámides, las ciudades de los Hopi en Norte América o la asombrosa Teotihuacán entre otros lugares.

También veremos la relación que tienen los dioses de los mitos griegos, como artemisa con figuras tan dispares como Osiris o los nefilim bíblicos. Todos relacionados por Orión.