Astrónomos descubren un misterioso objeto espacial nunca visto antes que emite señales de radio cada 18 minutos y 18 segundos

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Astrónomos han detectado una misteriosa señal de radio en el espacio pulsando cada 18 minutos y 18 segundos durante un período de tres meses antes de desaparecer por completo, revelando “una periodicidad inusual” que no se había observado anteriormente. Aunque aún se desconoce la fuente de esta señal, los científicos creen que esos pulsos mecánicos pueden ser la firma rotacional de una exótica estrella muerta, tal vez una enana blanca o un “magnetar” altamente magnetizado, ubicado a unos 4.000 años luz de distancia.

Pero no importa de qué se trate, para los astrónomos el descubrimiento revelará más información sobre los extremos evolutivos que rodean la vida y la muerte de las estrellas masivas, según dice el estudio, que se publicó el miércoles en la revista científica Nature.

«El hecho de que se repita con tanta regularidad (la misma tasa de precisión de una diezmilésima de segundo durante los tres meses que estuvo visible) significa que es muy probable que sea un objeto giratorio”, dijo Natasha Hurley-Walker, radioastrónoma en el Centro Internacional para la Investigación de Radioastronomía (ICRAR) que dirigió el estudio. 

“Son posibles períodos orbitales de 18 minutos, pero no hay modelos que produzcan una emisión de radio tan brillante de dos objetos en órbita entre sí, con tanta precisión, y cualquiera que produzca cualquier tipo de ondas de radio también lo haría, producir emisión de rayos X, que no vemos.”

Además de presentar un fascinante rompecabezas cósmico sobre su origen, el objeto sin precedentes también podría ayudar a los científicos a comprender otros fenómenos misteriosos, como las ráfagas rápidas de radio, una clase de emisión de radio que hasta ahora ha desafiado toda explicación.

Nunca visto antes

La historia de cómo el equipo detectó por primera vez esta extraña fuente de radio es tan interesante como la propia señal. Como parte de un proyecto de pregrado, Hurley-Walker hizo que sus estudiantes revisaran un gran estudio del cielo llamado GaLactic and Extragalactic All-sky MWA eXtended (GLEAM-X) utilizando el Murchison Widefield Array, uno de los radiotelescopios más sensibles de la Tierra.

Como si se tratara de la película de Netflix “No mires arriba”, el coautor del estudio Tyrone O’Doherty, que ahora es estudiante de posgrado en ICRAR, detectó la fuente de radio en los datos de GLEAM-X tomados en marzo de 2018, pero no los vio en las imágenes tomadas unos meses después, en mayo. 

El equipo finalmente rastreó 71 pulsos en total, cada uno con una duración de entre 30 y 60 segundos y mostrando ese extraño período característico de 18:18 minutos. La fuente de radio, que se conoce como GLEAM-X J162759.5-523504.3, fue visible entre enero y marzo de 2018, pero los investigadores no pudieron detectarla en las observaciones realizadas antes o después de ese período de tiempo.

Aunque el objeto solo fue visible para los telescopios durante un corto tiempo, sus extrañas características ofrecen algunas pistas tentadoras sobre su naturaleza. Sus pulsos de radio muestran una fuerte polarización lineal, lo que sugiere la presencia de campos magnéticos ordenados. 

Parece demasiado brillante para ser un planeta y su perfil de luz sugiere que es demasiado compacto para ser una estrella normal. Por proceso de eliminación, Hurley-Walker y sus colegas creen que el objeto es una enana blanca o un magnetar, los cuales son restos de estrellas que se han quemado.

En cualquier caso, GLEAM-X J162759.5-523504.3 sería diferente a todo lo visto antes. Hurley-Walker señala que la única otra enana blanca conocida que produce pulsos similares está 10 veces más cerca de la Tierra pero 100 veces más débil que el objeto recién descubierto, lo que plantea la pregunta de por qué estos dos objetos mostrarían un brillo de radio tan drásticamente diferente. 

Mientras tanto, todos los magnetares conocidos giran a un ritmo rápido de menos de 10 segundos, ni siquiera cerca del período de 18 minutos visto desde GLEAM-X J162759.5-523504.3.

Cualquiera de las explicaciones podría ofrecer información relevante sobre los ciclos de vida de las estrellas, los misterios del universo de radio y otras preguntas sin resolver. Por ejemplo, algunos científicos creen que los magnetares de período ultralargo podrían producir ráfagas de radio rápidas, que a veces también se repiten en ritmos regulares.

Detectar un magnetar de período ultralargo podría ayudar a resolver los enigmas de las ráfagas de radio rápidas, que es un objetivo importante para los astrónomos.

Hurley-Walker ahora se plantea usar el MWA para monitorear constantemente la Vía Láctea en tiempo real para que ella y sus colegas puedan captar otros extraños transitorios de radio e inmediatamente realizar poderosas observaciones de seguimiento.

Pero también hay quien cree que el hecho de que envíe una señal cada 18 minutos y 18 segundos durante un período de tres meses no es una simple causalidad ni tampoco un fenómeno natural, sino más bien de origen extraterrestre.

Las teorías propuestas son naves espaciales impulsadas por velas solares, una megaconstrucción espacial, e incluso que se trate de un mensaje que ya ha sido recibido aquí en la Tierra. Lo cierto es que hasta que no tengamos evidencias de lo que podría ser, no se debería poder descartar ninguna posibilidad.

¿Qué opinas sobre la misteriosa señal? ¿Es un fenómeno natural o podría ser de origen extraterrestre?

La impactante misión espacial para atrapar a Oumuamua con una nave

Por Iván Martínez / Vm granmisterio

El proyecto Lyra se encargará de enviar una sonda al asteroide interestelar llamado Oumuamua. La misión es ambiciosa y usará los pozos gravitacionales de los planetas para poder alcanzar al objeto. El motivo de la misión es la obtención de más datos ya que hay una lata probabilidad de que Oumuamua sea tecnología extraterrestre.

Advertencia de tormenta solar una gran llamarada clase G2 impactará la Tierra este 22, 23 y 24 de enero

Por Extranotix / RT

Las tormentas solares que se dirigen en dirección a la Tierra amenazan con apagones, ya que se teme que una “gran llamarada” pueda causar estragos.

Spaceweather ha advertido que dos eyecciones de masa coronal están a punto de impactar al campo magnético de la Tierra” el 22, 23 y 24 de enero.

La Dra. Tamitha Skov, física del clima espacial, advirtió que los vientos solares rápidos aumentaron las advertencias de una tormenta solar de nivel G2 que se dirige hacia la “zona de impacto” de la Tierra.

Ella comento: “Estamos en medio de ese rápido viento solar de ese agujero coronal que gira hacia la zona de impacto de la Tierra”.

Y esas no son las únicas eyecciones de masa coronal en camino.

Una tercera eyeccion de masa coronal también está en camino, esta seria de una amenaza de tormenta de nivel G1.

La Dr. Skov dijo que hay una tormenta solar que “podría ser un golpe de refilón alrededor del día 20”.

Añadió: “Vamos a seguir sintiendo los efectos de esto durante un par de días”.

De hecho, la “gran actualización de llamarada” de Spaceweather dijo que una poderosa llamarada solar estalló en el sol el jueves 20 de enero.

La Dr. Skov advirtió que en latitudes más altas, existe hasta un 50 por ciento de posibilidades de que se produzca una “gran tormenta”.

Agregó que “las grandes llamaradas y los apagones de radio son un riesgo leve ahora”.

Algunos investigadores independientes vinculan la llamaradas solares que impactan la Tierra con los temblores, terremotos y erupciones volcánicas.

Y solo basta recordar que el pasado 15 de enero el Centro de Meteorología Espacial de EE. UU. advirtió de una llamarada solar clase G1 que impactaría la Tierra y ese mismo día unas horas después de la advertencia exploto violentamente el volcán de Toga provocando un tsunami masivo en las costas de varios países del mundo.

El Centro de Meteorología Espacial de EE. UU. clasifica las tormentas solares en una escala de “G1 Minor”, la menos intensa, hasta “G5 la más extrema”.

Pero incluso las tormentas más débiles amenazan con “fluctuaciones de la red eléctrica” ​​y tienen un “impacto menor en las operaciones de los satélites”.

Cuando las eyecciones de masa coronal chocan con la magnetosfera de la Tierra, “toda esa radiación adicional puede dañar los satélites que usamos para las comunicaciones y la navegación, puede interrumpir las redes eléctricas que proporcionan nuestra electricidad”.

Y las tormentas solares más fuertes pueden causar cortes de energía que podrían durar incluso días si la tormenta interfiere directamente con los transformadores de energía.

La Dr. Skov dice hay que estar atentos este 22, 23 y 24 de enero ya que podría llegar una tormenta clase G2.

Científicos ciudadanos ayudan a descubrir un planeta gigantesco escondido a plena vista y que es 3 veces más masivo que Júpiter

NASA / JPL-Caltech / R. Hurt

Por RT

Se encuentra a una distancia de 379 años luz de la Tierra y tiene un periodo orbital de 261 días.

Un grupo de científicos ciudadanos, en colaboración con el astrónomo Paul Dalba de la Universidad de California en Riverside, publicó en la revista Astronomical Journal el hallazgo de un planeta gigante de tipo gaseoso que era difícil de apreciar mediante técnicas regulares de observación de estrellas, comunicó la institución educativa este jueves.

El objeto TOI-2180 b tiene el mismo diámetro que Júpiter, con la diferencia de que es tres veces más masivo. También se determinó que puede tener hasta 105 veces la masa terrestre en elementos pesados como hidrógeno y helio, considerándose más denso que el propio Júpiter.

El científico explicó que su periodo orbital es de 261 días, tiempo que necesita para completar un viaje alrededor de su estrella, el cual se considera relativamente largo en comparación con otros planetas similares de tipo gaseoso, además de encontrarse a una distancia de 379 años luz de la Tierra.

¿Cómo se descubrió el planeta TOI-2180 b?

El planeta se detectó luego de que Tom Jacobs, un voluntario del Grupo de Investigación Visual, observara en febrero del 2020 en un gráfico que mostraba la luz de las estrellas a lo largo del tiempo, obtenido por el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la NASA, que la luz de los astros cercanos al TOI-2180 b se atenuaba en menos de medio punto porcentual y luego volvía a su nivel de brillo anterior en un período de 24 horas.

Esto podría explicarse por un planeta en órbita que ‘transita’ al pasar por delante de la estrella desde nuestro punto de vista. Midiendo la cantidad de luz que se atenúa al pasar el planeta, los investigadores pueden estimar el tamaño del planeta y, en combinación con otras mediciones, su densidad. Sin embargo, un tránsito solo puede verse si una estrella y su planeta se alinean con los telescopios que los buscan.

Para hacer las mediciones del planeta se empleó el Telescopio Buscador de Planetas Automatizado del Observatorio Lick en California y el telescopio Keck 1 del Observatorio WM Keck en Hawái. Esto permitió conocer el tirón gravitacional para saber la masa de TOI-2180 b y hacer estimaciones del rango de posibilidades para su órbita.

Los científicos querían captar un segundo evento de tránsito del planeta, por lo que Dalba organizó una campaña de observación junto a astrónomos profesionales y científicos ciudadanos usando telescopios en 14 sitios diferentes distribuidos en tres continentes en agosto del 2021, pero las imágenes que obtuvieron no fueron muy precisas.

Los científicos predicen que el TESS volverá a ver el planeta transitar su estrella nuevamente en febrero próximo, es decir, cuando haya completado su periodo orbital. “Descubrir y publicar TOI-2180 b fue un gran esfuerzo grupal que demostró que los astrónomos profesionales y los científicos ciudadanos experimentados pueden trabajar juntos con éxito”, comentó Paul Dalba en un boletín informativo de la NASA.

La NASA advierte que enormes asteroides se dirigen a la Tierra sin que podamos detectarlos

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Mientras que el mundo se encuentra sumido en una serie de catástrofes volcánicas, una nueva (o antigua) amenaza se cierne sobre la humanidad. Según un estudio financiado por la NASA, hay innumerables asteroides que se dirigen a la Tierra y que no pueden ser detectados debido a su baja velocidad, lo que dificulta que los astrónomos los detecten a tiempo.

El estudio en cuestión, dirigido por el profesor Richard Wainscoat de la Universidad de Hawái, se publicó en la revista científica Icarus.

La NASA y otras agencias e instituciones espaciales alrededor del mundo han creado una vasta red de telescopios y otros sistemas de monitoreo para detectar asteroides alrededor del espacio, específicamente aquellos que se aproximan al planeta, los cuales son conocidos como objetos próximos a la Tierra (NEOs).

La mayoría de estos NEO son asteroides, y los que se acercan mucho y tienen un diámetro de al menos 140 metros son declarados potencialmente peligrosos.

Afortunadamente, debido a los avances tecnológicos y al tamaño de estos asteroides, la mayoría se detectan con mucha anticipación. Pero según este estudio, existe una especie de “zona de peligro” que permite que algunos asteroides se acerquen sigilosamente al planeta.

Los no detectados

Cuando se encuentran en esta zona peligrosa en nuestros sistemas, los objetos espaciales pueden deslizarse más allá de nuestros sistemas de detección y solo se detectan justo antes o justo después de que pasen por el planeta. Este nuevo estudio fue inspirado por uno de esos incidentes en 2019.

El 25 de julio de 2019, un asteroide conocido como 2019 OK pasó rozando la Tierra a una distancia de unos 70.000 kilómetros. A modo de comparación, la distancia entre la Tierra y la Luna es de unos 384.000 kilómetros.

Este asteroide tenía alrededor de 100 metros de diámetro, el objeto espacial más grande conocido que haya tenido una aproximación tan cercana con la Tierra desde el llamado bólido de Tunguska en 1908, y afortunadamente no impactó el planeta. 

Pero la parte preocupante es que los científicos solo lo detectaron alrededor de 24 horas antes de su acercamiento.

¿Cómo se acercan sin que nos enteremos?

Cabe señalar que no tiene precedentes que los asteroides pasen desapercibidos. De hecho, esto es exactamente lo que sucedió en 2013 durante el último impacto de asteroide significativo conocido. En ese momento, el asteroide de 17 metros explotó sobre la ciudad de Cheliábinsk en Rusia. 

La razón por la que no se detectó es que se había acercado a la Tierra desde la dirección del Sol, a diferencia de otros asteroides que se acercan a la Tierra mientras se dirigen hacia el Sol. Esto se debe a que el resplandor de nuestra estrella más cercana dificulta la detección de asteroides que se dirigen hacia nosotros.

Este tampoco es un incidente aislado. En septiembre, el asteroide 2021 SG pasó junto a la Tierra y ni siquiera lo vimos antes de que ya hubiera pasado muy cerca. Pero esta no es la razón por la que 2019 OK pasó desapercibido hasta 24 horas antes de su acercamiento.

Más bien, esto se debió a una combinación de varios factores, como la velocidad, el tiempo y la órbita de la Tierra. Para decirlo de la manera más simple posible, 2019 OK parecía mucho más lento de lo que realmente era.

Un nuevo problema para la detección de asteroides

Cuando un asteroide se acerca a la Tierra desde una parte del cielo del este que, para simplificarlo demasiado, se puede ver a una hora específica al mirar hacia arriba, el asteroide puede parecer estacionario debido a la órbita de la Tierra alrededor del Sol y su propio giro sobre su eje.

Este fenómeno fue lo que hizo que fuera tan difícil detectar 2019 OK. De hecho, si no hubiera sido por esto, podría haberse visto con unas cuatro semanas de antelación. 

Aunque lo más preocupante de todo es que, según el estudio, hasta el 50% de los asteroides que se dirigen desde el este también podrían experimentar este fenómeno. Como tal, es imperativo que los científicos trabajen para identificar estos objetos de movimiento lento para que podamos estar mejor preparados y evitar una autentica catástrofe.

La NASA se prepara

Actualmente, la NASA estima que la Tierra está libre de impactos de asteroides para el próximo siglo. Sin embargo, los científicos son muy conscientes de los peligros de un posible evento de impacto y han tomado medidas en esta dirección no solo para catalogar los muchos asteroides en el sistema solar, sino también para encontrar formas de detener estos impactos.

El más prometedor de estos métodos es la desviación, en la que se lanzaría una nave espacial especialmente diseñada contra un asteroide para chocar contra él, alterando ligeramente su trayectoria para evitar un impacto.

En términos sencillos: golpearlo para que se mueva fuera de nuestra trayectoria. La misión “Prueba de redireccionamiento del asteroide doble (DART, por sus siglas en inglés)” de la NASA busca hacer exactamente eso. Fue lanzado en noviembre hacia el sistema de asteroides Didymos, donde se probarán sus capacidades de desviación.

Parece ser que las agencias espaciales se han decidido tomar muy en serio las amenazas espaciales. Ahora bien habrá que ver cómo actuará la humanidad cuando llegue ese momento. De momento la ficción no hace un delante de todo lo que podría acontecer.

¿Qué nos espera?

Si aún no la has visto, la comedia negra de Netflix ‘No mires arriba (Don’t Look Up)’ nos ofrece una visión muy realista de nuestro futuro.

Nos cuenta la historia de dos científicos que detectan un cometa “asesino de planetas” que se dirige hacia la Tierra, y lo que sucede cuando informan al gobierno y a la población.

Don’t Look Up es una ingeniosa combinación entre lo hilarante y lo profundamente inquietante, principalmente porque las reacciones más disfuncionales a las noticias de alguna manera parecen muy creíbles.

Por desgracia, tarde o temprano sabremos cómo reaccionaremos y lo que realmente ocurrirá cuando nos llegue el verdadero “asesino de planetas”.

¿Estamos en serio peligro?

 

 

 

Necesitamos vuestra ayuda

La censura y desmonetización contra medios alternativos nos afecta muchísimo. Si te parece útil la información que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica

Síguenos en Telegram y entérate de todo lo que está pasando en el mundo (y alguna noticia que en la web no publicamos):  https://t.me/periodismoalternativo

Síguenos en nuestro canal de vídeos de Bitchute:   Buscando_La_Verdad

Buzz Aldrin: «Deberíamos migrar hacia Marte lo antes posible»

Por Erick Sumoza  /  Ufo Spain

Una de las últimas declaraciones polémicas que ha dado Buzz Aldrin apareció en un artículo para el Washington Post. En él, el astronauta alentó al gobierno de Estados Unidos a comenzar a observar seriamente la colonización de Marte.

Buzz Aldrin se hizo altamente reconocido hace 50 años, cuando se convirtió en el segundo astronauta en pisar la superficie lunar.

Sin embargo, sus declaraciones sobre el espacio y los extraterrestres han hecho que su fama nunca desaparezca. Ahora, asegura que la humanidad debe migrar a Marte lo antes posible.

«La raza humana debe migrar a Marte» según Buzz Aldrin

Buzz Aldrin ve como una prioridad nacional que el gobierno de Estados Unidos consiga que la migración a Marte sea factible.

El astronauta escribió:

«Los ojos de los Estados Unidos, y nuestro compromiso unificado, deberían centrarse en abrir la puerta, en nuestro tiempo, a la gran migración de la humanidad a Marte».

Es por ello que estuvo de acuerdo y emocionado al impulso que tomó la administración de Trump en lanzar nuevas misiones a la Luna y Marte. Sin embargo, asegura que estas misiones exploratorias deben ser solo el primer paso.

Para él, los verdaderos avances de la investigación científica comenzarán cuando la humanidad pueda alcanzar al planeta rojo y, posteriormente, hacer realidad la migración humana a Marte.

¿Es necesario huir de la Tierra?

En el artículo, Buzz Aldrin no explica el por qué cree que es tan necesario colonizar Marte para que la raza humana pueda sobrevivir.

Si bien se especula que el astronauta está preocupado por los diferentes riesgos que representan para el planeta el cambio climático o la superpoblación. Cosas que realmente están afectando al planeta en la actualidad.

Pero en el artículo, Aldrin no menciona ninguno de estos temas en específico, simplemente se limita a decir que «exploramos o expiramos. Es por eso que debemos seguir adelante con esto».

El tono usado por Buzz Aldrin no parece referirse a que existe una amenaza global que pudiera derivar en una extinción. Sino que está más enfocado en la exploración del espacio para expandirnos fuera de nuestras fronteras.

Sin embargo, no es complicado de imaginar que dicho mensaje tiene algo más oculto. En un mundo donde las divisiones y conflictos son cada vez más marcados, es fácil imaginar que el fin de la Tierra está cada vez más cerca.

Una tormenta solar está lista para azotar la Tierra este fin de semana después de que una “corriente de alta velocidad” fuera expulsada del Sol

Por Extranotix

La advertencia proviene de expertos del Centro de Predicción del Clima Espacial (SWPC) de la NOAA.

Según sus predicciones, la región de influencia será predominantemente hacia el polo de 60 grados de latitud geomagnética.

Creen que podría afectar tanto a los satélites como a la red eléctrica de la Tierra.

El Centro de Meteorología Espacial de EE. UU. (SWPC) clasifica las tormentas solares en una escala de “G1 Minor”, la menos intensa, hasta “G5 Extreme”.

Se espera que esta sea una tormenta G1.

Aun así, los cielos se iluminarán con hermosas auroras, especialmente en los EE. UU.

En su último pronóstico, el SWPC declaró: “Las circunstancias mejoradas se proyectan a fines del 15 de enero cuando una corriente de alta velocidad de agujero coronal de polaridad negativa recurrente se vuelve geoefectiva”.

Spaceweather.com informa que “tormentas geomagnéticas menores de clase G1” también son posibles el domingo cuando se espera que una “corriente de viento solar de alta velocidad golpee el campo magnético de la Tierra”.

Agregan: “El material gaseoso fluye desde un agujero del sur en la atmósfera del sol.

“Las auroras árticas podrían aparecer tan pronto como el 15 de enero en respuesta a una región de interacción co-rotatoria que viaja por delante de la corriente”.

Incluso la más débil de las tormentas solares puede causar estragos aquí en la Tierra.

En el extremo más fuerte de la escala, aquí es donde comienza a volverse más peligroso.

Cuando las CME chocan con la magnetosfera de la Tierra, “toda esa radiación adicional puede dañar los satélites que usamos para las comunicaciones y la navegación… puede interrumpir las redes eléctricas que proporcionan nuestra electricidad”, según el sitio Space Place de la NASA.

Las señales de radio de baja frecuencia pueden bloquearse durante horas y los cortes de energía pueden durar incluso días si la tormenta interfiere directamente con los transformadores de energía.

El SWPC dijo: “Durante las tormentas, las corrientes en la ionosfera, así como las partículas energéticas que se precipitan en la ionosfera agregan energía en forma de calor que puede aumentar la densidad y la distribución de la densidad en la atmósfera superior, causando un arrastre adicional en Satélites en órbita terrestre baja.

“El calentamiento local también crea fuertes variaciones horizontales en la densidad ionosférica que pueden modificar la ruta de las señales de radio y generar errores en la información de posicionamiento proporcionada por el GPS”

Una misteriosa burbuja de 1.000 años luz que rodea la Tierra es el origen de todas las estrellas jóvenes cercanas, según científicos

Leah Hustak (STScI)

Por RT

Investigadores desarrollaron una animación del espacio-tiempo en 3D, que “por primera vez” puede explicar cómo comenzó la formación de los astros, ubicados en un radio de 500 años luz de nuestro planeta.

Un grupo de astrónomos reconstruyó la historia evolutiva de nuestro vecindario galáctico, mostrando cómo una cadena de acontecimientos, que comenzó hace 14 millones de años, condujo a la creación de una vasta burbuja que es responsable de la formación de todas las estrellas jóvenes cercanas a la Tierra.

El equipo, dirigido por los científicos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian (CfA) y del Instituto Científico del Telescopio Espacial (STScI), creó una animación del espacio-tiempo en 3D, que revela que todas las estrellas jóvenes y las regiones de formación estelar –en un radio de 500 años luz de nuestro planeta– se encuentran en la superficie de una burbuja de unos 1.000 años luz de diámetro, conocida como ‘Burbuja Local’.

“Por primera vez podemos explicar cómo comenzó la formación de las estrellas cercanas”, afirmó este martes en un comunicado Catherine Zucker, una de los autores del estudio, publicado en la revista Nature.

¿Qué se sabe de la Burbuja Local?

El modelo, que se basa en un conjunto de nuevos datos del observatorio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea, muestra cómo una serie de supernovas, que estallaron por primera vez hace 14 millones de años, empujaron el gas interestelar hacia el exterior, creando una estructura en forma de burbuja con una superficie madura para la formación de estrellas.

En la actualidad, siete regiones de formación estelar conocidas o nubes moleculares (regiones densas en el espacio donde pueden formarse estrellas) se asientan en la superficie de la burbuja. “Hemos calculado que unas 15 supernovas han estallado a lo largo de millones de años para formar la Burbuja Local que vemos hoy en día”, señaló Zucker.

De acuerdo con los astrónomos, esa burbuja de forma extraña, que se descubrió en las décadas de 1970 y 1980, no está inactiva y sigue creciendo lentamente. “Está avanzando a unos 6 kilómetros por segundo“, explicó la investigadora. “Sin embargo, ha perdido la mayor parte de su empuje y se ha estabilizado en términos de velocidad”, agregó.

¿Burbujas por todas partes?

Por su parte, Joao Alves, profesor de la Universidad de Viena y coautor del estudio, señaló que “cuando estallaron las primeras supernovas que crearon la Burbuja Local, nuestro Sol estaba muy lejos de la acción“. “Pero hace unos 5 millones de años, la trayectoria del Sol a través de la galaxia lo llevó justo al interior de la burbuja, y ahora el Sol se encuentra, por suerte, casi justo en el centro de la burbuja”, añadió.

El equipo dijo que se sospechaba desde hace casi 50 años que las superburbujas estaban omnipresentes en la Vía Láctea. “Ahora tenemos pruebas, y ¿cuáles son las posibilidades de que estemos justo en medio de una de estas cosas?”, se preguntó Alyssa Goodman, profesora de la Universidad de Harvard y científica del CfA. Estadísticamente, es muy improbable que el Sol esté centrado en una burbuja gigante si tales burbujas son raras en nuestra Vía Láctea, subrayó.

Según explicó la investigadora, nuestra galaxia se asemeja a un queso suizo con muchos agujeros, donde estos agujeros son expulsados por supernovas, y nuevas estrellas pueden formarse en el queso alrededor de los agujeros creados por las estrellas moribundas.

A continuación, los astrónomos planean cartografiar más burbujas interestelares para obtener una visión completa en 3D de sus ubicaciones, formas y tamaños. El trazado de las burbujas y su relación entre ellas permitirá comprender el papel que desempeñan las estrellas moribundas en el nacimiento de otras nuevas y en la estructura y evolución de galaxias como la Vía Láctea.

¿Dónde se tocan estas burbujas? ¿Cómo interactúan entre sí? ¿Cómo impulsan las superburbujas el nacimiento de estrellas como nuestro Sol en la Vía Láctea?, son las preguntas a las que espera poder responder el equipo.

 

 

 

Necesitamos vuestra ayuda

La censura y desmonetización contra medios alternativos nos afecta muchísimo. Si te parece útil la información que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica

Síguenos en Telegram y entérate de todo lo que está pasando en el mundo (y alguna noticia que en la web no publicamos):  https://t.me/periodismoalternativo

Síguenos en nuestro canal de vídeos de Bitchute:   Buscando_La_Verdad

Auguran un acercamiento peligroso de un asteroide con la Tierra dentro de más de 70 años

Imagen ilustrativa Mark Garlick/Science Photo Library / Gettyimages.ru

Por RT

El asteroide tiene un diámetro de 24 metros y una masa aproximada de 18.000 toneladas.

Un grupo de científicos rusos han pronosticado un acercamiento “peligroso” de un asteroide con nuestro planeta que tendrá lugar dentro de varias décadas.

El cuerpo espacial 2021 UL17 tiene un diámetro de unos 24 metros y una masa aproximada de 18.000 toneladas. Además, da una vuelta alrededor del Sol cada 410 días, informa la agencia espacial rusa Roscosmos.

“Según los cálculos preliminares, se prevé que se acerque peligrosamente a la Tierra el 5 de abril de 2095“, reza el comunicado, citando datos del Instituto de Matemática Aplicada M.V. Kéldysh de la Academia de Ciencias de Rusia.

Actualmente, la posibilidad del impacto en la Tierra es del 0,02 %. El asteroide, descubierto el año pasado, pertenece al grupo Apolo de asteroides cercanos a nuestro planeta.

Entre el 27 de octubre y el 29 de diciembre pasado, los observatorios mundiales realizaron 74 mediciones posicionales del objeto.

El Instituto de Matemática Aplicada de la Academia de Ciencias de Rusia compartió en 2021 con Roscosmos un total de 5.797 cálculos sobre 106 asteroides y 31 cometas.

Entretanto, otro asteroide, con un diámetro de un kilómetro, se acercará a nuestro planeta el próximo 18 de enero.

Astrónomos observan por primera vez la actividad violenta y explosión de una supergigante roja

Imagen ilustrativa Mark Garlick / Gettyimages.ru

Por RT

La estrella que tenía 10 masas del Sol cambió la comprensión de lo que hacen las estrellas masivas antes de morir.

Por primera vez en la historia de la astronomía, un grupo de científicos ha observado el final de la vida de una supergigante roja: la rápida autodestrucción y agonía de la estrella masiva antes de colapsar en una supernova de tipo II.

Los investigadores de la Universidad del Noroeste y la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.) observaron la estrella de 10 masas del Sol durante los últimos 130 días previos a su explosión.

Ubicada en la galaxia NGC 5731 a unos 120 millones de años luz de la Tierra, la estrella codificada SN 2020tlf ha desafiado las imaginaciones previas acerca de cómo las supergigantes rojas se comportan justamente antes de su detonación.

Se creía que son relativamente quietas antes de su muerte, sin evidencias de erupciones violentas o emisiones luminosas. Las nuevas observaciones, sin embargo, detectaron radiación brillante de la estrella en su último año.

El Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái Pan-STARRS detectó por primera vez la estrella masiva en verano de 2020 gracias a enorme cantidad de luz emanada por la supergigante roja. Unos meses después, en otoño de 2020, la supernova iluminó el cielo.

Representación artística de una estrella supergigante roja en transición hacia una supernova de tipo II: emite una violenta erupción de radiación y gas antes de colapsar y explotar. (Cortesía de W.M. Keck Observatory/Adam Makarenko).

“Nunca habíamos observado una actividad tan violenta en una estrella supergigante roja agonizante, que produjera una emisión tan luminosa antes de colapsar y entrar en combustión“, señala Raffaella Margutti, coautora del estudio publicado en The Astrophysical Journal.

Tal actividad sugiere que al menos algunas de estas estrellas deben sufrir cambios significativos en su estructura interna, que luego dan lugar a la expulsión tumultuosa de gas, momentos antes de su colapso.

El autor principal de la investigación, Wynn Jacobson-Galán, comentó que se trata de “un gran avance en la comprensión de lo que hacen las estrellas masivas momentos antes de morir”.