Descubren un árbol petrificado hace 20 millones de años totalmente intacto en la isla de Lesbos

El hallazgo se produjo durante unas obras viales cerca de un bosque petrificado protegido por la UNESCO. ΜΟΥΣΕΙΟ ΦΥΣΙΚΗΣ ΙΣΤΟΡΙΑΣ ΑΠΟΛΙΘΩΜΕΝΟΥ ΔΑΣΟΥΣ ΛΕΣΒΟΥ

Por RT

De aproximadamente 19 metros de largo, se mantuvo preservado gracias una espesa capa de ceniza volcánica.

Un grupo de científicos griegos ha desenterrado un árbol fosilizado hace 20 millones de años en la isla volcánica de Lesbos, informa Reuters.

Fue descubierto durante la realización de unas obras viales en la cercanía de un antiguo bosque, que resultó petrificado hace millones de años como resultado de una erupción volcánica que cubrió de lava el ecosistema —por entonces subtropical— de la isla mediterránea.

ΜΟΥΣΕΙΟ ΦΥΣΙΚΗΣ ΙΣΤΟΡΙΑΣ ΑΠΟΛΙΘΩΜΕΝΟΥ ΔΑΣΟΥΣ ΛΕΣΒΟΥ

Se trata de un sitio de gran interés paleontológico con una superficie de unas 15.000 hectáreas, protegido por la UNESCO.

Anteriormente, en el lugar fueron descubiertas numerosas hojas de árboles frutales prehistóricos, así como restos óseos de animales.

ΜΟΥΣΕΙΟ ΦΥΣΙΚΗΣ ΙΣΤΟΡΙΑΣ ΑΠΟΛΙΘΩΜΕΝΟΥ ΔΑΣΟΥΣ ΛΕΣΒΟΥ

El árbol fosilizado se mantuvo preservado gracias a una espesa capa de ceniza volcánica. Mide aproximadamente 19 metros de largo y aún mantiene sus ramas y raíces intactas.

Los expertos calificaron el hecho como “un hallazgo único” y esperan que un futuro análisis permita identificar el origen botánico del árbol.

ΜΟΥΣΕΙΟ ΦΥΣΙΚΗΣ ΙΣΤΟΡΙΑΣ ΑΠΟΛΙΘΩΜΕΝΟΥ ΔΑΣΟΥΣ ΛΕΣΒΟΥ

Egipto anuncia “grandes descubrimientos” en la necrópolis de Saqqara que “reescribirán la historia de esta región”

Facebook / Dr. Zahi Hawass

Por RT

Un equipo de arqueólogos, dirigido por el famoso egiptólogo Zahi Hawass, halló un templo funerario, cientos de sarcófagos de 3.000 años de antigüedad y un papiro con los textos del Libro de los muertos, entre otras piezas.

Las autoridades de Egipto anunciaron este sábado una serie de “grandes descubrimientos” en Saqqara, antigua necrópolis de Menfis, situada a unos 30 kilómetros al sur de El Cairo, informa AFP, que cita al Ministerio de Turismo y Antigüedades del país.

Los arqueólogos hallaron el “templo funerario de la reina Naert, la esposa del rey Teti”, primer faraón de la dinastía VI de Egipto del Imperio Antiguo, quien gobernó entre los años 2322 y 2313 a. C., según detalló en un comunicado el famoso egiptólogo Zahi Hawass, quien dirigió las excavaciones. Una parte del monumento ya había sido encontrada anteriormente.

En el lado sureste del templo se descubrieron tres almacenes de adobe, que fueron construidos para guardar provisiones, ofrendas y herramientas que se utilizaron en la tumba de la reina.

Además, el equipo de arqueólogos excavó 52 pozos, donde fueron hallados, a profundidades de entre 10 y 12 metros, cientos de sarcófagos de madera, que datan del Imperio Nuevo (1550 – 1070 a. C.). “Esta es la primera vez que se encuentran en la región de Saqqara ataúdes que datan de hace 3.000 años”, reza la nota.

Entre las piezas encontradas también hay un papiro de 4 metros de largo que contiene los textos del capítulo 17 del Libro de los muertos, que “ayudaba al difunto a transitar por el viaje al otro mundo”.

Uno de los hallazgos más importantes era un lujoso santuario de adobe, que se remonta también al Imperio Nuevo y alcanza una profundidad de 24 metros, sin llegar a una cámara funeraria. Su patio abierto fue pavimentado con losas de piedra caliza bien pulidas y brillantes. Hawass apuntó que su excavación todavía está en marcha y cree que este pozo no fue saqueado.

Este descubrimiento confirmó la existencia de muchos talleres que produjeron féretros, que fueron comprados por residentes locales de la época, así como talleres de momificación.

“Estos descubrimientos reescribirán la historia de esta región, especialmente la de las dinastías XVII y XIX del Nuevo Imperio, durante las cuales el faraón Teti era idolatrado, y los ciudadanos de esa época eran enterrados alrededor de su pirámide”, se indica en el comunicado.

Los astrónomos descubren un gigante de gas ubicado en un raro sistema de tres soles

Ilustración muestra del planeta KOI-5Ab en tránsito con una estrella similar al Sol en el fondo. Caltech/R. Hurt (Infrared Processing and Analysis Center, or IPAC)

Por RT

El planeta, que orbita alrededor de un sistema triple, está ubicado a 1.800 años luz de la Tierra en la constelación de Cygnus.

Nuevas observaciones de un planeta ubicado a 1.800 años luz de la Tierra han confirmado la existencia del exoplaneta KOI-5Ab, ubicado en un sistema estelar triple, informa un comunicado de la NASA.

La primera prueba de la existencia de este planeta, un gigante de gas parecido a Júpiter, se detectó en 2009, al comienzo de la misión ‘cazaplanetas’ del observatorio espacial Kepler, pero su observación se abandonó porque Kepler fue encontrando miles de otros planetas a lo largo de años de observaciones.

“Había candidatos más fáciles que el KOI-5Ab, y Kepler nos mostraba algo nuevo todos los días, por lo que nos olvidamos de KOI-5”, explicó David Ciardi, el científico jefe del Instituto de Ciencias de Exoplanetas de la NASA.

Los científicos llegaron a la conclusión entonces que el planeta KOI-5Ab, clasificado como un gigante de gas, tenía aproximadamente la mitad del tamaño de Saturno y siete veces el de la Tierra.

Su sistema de estrellas triples, llamado KOI-5, está ubicado en la constelación de Cygnus, y la existencia del exoplaneta fue confirmada por el equipo de Ciardi más de una década después de que fuera detectado por primera vez.

Ciardi y sus colegas utilizaron para su descubrimiento el nuevo telescopio espacial TESS, así como varios instrumentos terrestres, incluido el Observatorio Keck, situado en la cima del volcán Mauna Kea en Hawái.

El trabajo permitió confirmar la existencia de un exoplaneta inusual y revelar nuevos detalles interesantes al respecto.

Se sabe que existen pocos planetas en sistemas de estrellas múltiples, y representan solo el 10% del número total de planetas descubiertos. Por lo tanto, los científicos saben muy poco sobre las propiedades de los planetas en sistemas de estrellas dobles o triples.

El comunicado señala que el caso del KOI-5Ab también es diferente en el sentido que el nuevo planeta gira en una órbita curva, en un ángulo con respecto al plano del sistema estelar.

Hallan en la luna más grande de Saturno una rara molécula de hidrocarburo

Dos fases de rotación de Titán NASA / JPL-Caltech / Universidad de Nantes / Universidad de Arizona

Por RT

Previamente, los astrónomos habían detectado este compuesto muy activo solo en algunas nubes de gas y polvo entre los sistemas estelares.

Científicos de la NASA reportan haber identificado en la atmósfera de Titán, la mayor luna de Saturno, una molécula basada en carbono que nunca se había detectado en otra atmósfera alguna: ciclopropenilideno.

El “inesperado” hallazgo puede ser un precursor de compuestos más complejos que podrían formar o alimentar vida, estiman los investigadores.

Esta molécula, compuesta de carbono e hidrógeno (C3H2), o sea, un hidrocarburo, se divisó por medio del radiotelescopio ALMA, situado en Atacama, Chile. Esta deja una firma espectral que señala inequívocamente su presencia en la atmósfera, aunque en las últimas décadas los astrónomos solo la habían encontrado en varias nubes interestelares de gas y polvo de nuestra galaxia, más allá del sistema solar.

Aunque el ciclopropenilideno es considerado muy activo y puede reaccionar fácilmente con otros compuestos, las regiones interestelares son demasiado frías y difusas como para facilitar las reacciones químicas. Sin embargo, Titán tiene una atmósfera cuatro veces más densa que la terrestre, por lo que es calificada por la NASA califican como una “colmena de actividad química”.

Por el momento, el hallazgo se limita a unas pequeñas cantidades de C3H2, que es probable que solo se encuentre en las capas superiores de la atmósfera de esa luna de Saturno, donde hay menos gases con los que este raro compuesto podría reaccionar.

“Titán es única en nuestro sistema solar”, comentó el científico planetario Conor Nixon, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard, que la define como “un tesoro de nuevas moléculas” entre os 82 satélites de Saturno y las lunas de otros planetas gigantes.

A mediados del año pasado, la NASA anunció una misión programada para buscar en Titán rastros de vida, pasada o existente, por medio de la sonda Dragonfly, que explorará múltiples regiones de su superficie.

Astrónomos encuentran 17 objetos ‘aspirantes’ a ser el Noveno Planeta

Imagen ilustrativa. unsplash.com

Por RT

Este hipotético planeta helado gigante, supuestamente ubicado más allá de la órbita de Plutón, tendría un diámetro de entre dos a cuatro veces el de la Tierra.

Astrónomos estadounidenses han identificado 17 objetos orbitales en los límites del Sistema Solar que podrían reclamar el papel de hipotético Planeta Nueve.

A primeros de 2016, los científicos Mike Brown y Konstantín Batygin, del Instituto de Tecnología de California en Pasadena (EE.UU.), describieron cómo el efecto gravitatorio de este supuesto planeta helado podría explicar las inusuales órbitas de un grupo de objetos transneptunianos en el cinturón de Kuiper y sugirieron posibles parámetros para su órbita.

El también denominado Planeta X debería tener una órbita alargada con un período orbital de aproximadamente 15.000 años terrestres, alrededor de diez veces la masa de la Tierra y de dos a cuatro veces su diámetro, lo que lo situaría en el quinto lugar en la lista de planetas más grandes después Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Nueva investigación

Hasta la fecha, la búsqueda del Planeta Nueve no ha tenido éxito. Detectar huellas de un objeto espacial situado a una distancia de entre 12 y 23 veces superior a la que separa Plutón del Sol es extremadamente difícil, por lo que los científicos siguen concibiendo nuevos métodos que les permitan hacerlo.

Los astrónomos Malena Rice y Gregory Laughlin de la Universidad Yale (Connecticut, EE.UU.) decidieron utilizar el método de ‘desplazamiento y apilamiento’ que consiste en el procesamiento de observaciones espaciales. Esta técnica ya se había utilizado en el pasado para localizar nuevos satélites naturales del sistema solar, pero esta es la primera vez que se implementa a gran escala para una amplia zona del espacio.

En su estudio, aceptado por la revista The Planetary Science Journal, los investigadores utilizaron miles de imágenes del telescopio espacial TESS (Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito) de la NASA, que colocaron como si estuvieran grabando un panorama para combinar la tenue luz de los objetos cósmicos distantes que salen en las imágenes.

En total, Rice y Laughlin detectaron 17 objetos espaciales que podrían corresponderse con el hipotético Planeta X. “Si incluso uno de estos objetos candidatos es real, nos ayudaría a comprender la dinámica del sistema solar exterior y las probables propiedades del Planeta Nueve”, afirmó Rice en un comunicado publicado en la página web de Yale.

Actualmente, la astrónoma está verificando a los ‘candidatos’ con la ayuda de telescopios terrestres. Aunque se declara “agnóstica” en relación a la existencia del Noveno Planeta, la científica admite que “sería hermoso si estuviera ahí fuera”.

Detectan un parpadeo de luz ultravioleta en el cielo nocturno de Marte

Los destellos son producto de la circulación de gases en la atmósfera marciana. Youtube / @NASA Video

Por RT

Los destellos, que ocurren tres veces por noche, dependen de las estaciones y son más intensos en las regiones polares.

La sonda Volátil Evolution Mission (MAVEN, por sus siglas en inglés) de la NASA ha detectado luces ultravioletas que parpadean en amplias áreas del cielo nocturno de Marte.

El hallazgo se produjo en el marco de un estudio que intenta arrojar luz sobre los complejos patrones de circulación de gases en la atmósfera del planeta rojo.

El equipo de la misión se sorprendió al detectar tres pulsaciones lumínicas en la atmósfera marciana que se repetían cada noche, aunque solo durante la primavera y el otoño marcianos.

Asimismo, los expertos registraron circulación en forma de olas y espirales sobre los polos de invierno, confirmando, además, los datos de la nave espacial Mars Express que indican que el resplandor nocturno es más intenso en las regiones polares de invierno.

Los investigadores explican que los destellos —indetectables para el ojo humano— se producen cuando los gases, transportados por vientos verticales, descienden hacia regiones de mayor densidad y aceleran las reacciones químicas responsables de la creación de óxido nítrico, dando lugar así el resplandor ultravioleta.

“Las imágenes de MAVEN nos brindan nuestra primera visión global de los movimientos atmosféricos en la atmósfera media de Marte, una región crítica donde las corrientes de aire transportan gases entre las capas más bajas y más altas”, explicó Nick Schneider, investigador de la Universidad de Colorado en Boulder y autor principal del trabajo.

El increíble mundo oculto descubierto en Honduras

Por Fon Ramos / Atraviesa lo desconocido

En los últimos años, diversas expediciones científicas se han adentrado en las selvas de Honduras para descubrir sus secretos, lo que allí se ha descubierto, no son solo restos de una civilización perdida, si no que se vieron animales que pensábamos que ya no existían…

Científicos descubren ríos submarinos inusuales a lo largo de la costa de Australia

Por Extranotix

Los científicos de la Universidad de Australia Occidental han descubierto ríos submarinos a lo largo de la mayor parte de la plataforma continental de Australia que son únicos y no se encuentran a esta escala en ningún otro lugar del mundo. La investigación ha sido publicada hoy en Nature Scientific Reports.

El descubrimiento se realizó utilizando planeadores oceánicos operados por UWA, vehículos submarinos autónomos que se impulsan a través del agua y recopilan datos importantes sobre nuestros océanos. Los planeadores también forman parte del Sistema Nacional Integrado de Observación Marina.

Los ríos submarinos se forman en los meses de invierno y actualmente están en su apogeo. Ocurren cuando la pérdida de calor hace que el agua menos profunda se enfríe, lo que resulta en la formación de agua densa en el estante interior. El agua fluye hacia el mar a lo largo del fondo marino y forma el río submarino.

La Dra. Tanziha Mahjabin, quien completó la investigación como parte de su tesis doctoral de la UWA, dijo que el trabajo fue el resultado de una gran cantidad de datos recopilados utilizando el Sistema Integrado de Observación Marina.

“Los datos abarcaron más de una década y es el equivalente a pasar más de 2500 días en el mar”, dijo.

“Pudimos examinar datos de diferentes áreas de Australia y también observar la variabilidad estacional”.

La profesora Chari Pattiaratchi, de la Escuela de Graduados de Océanos y el Instituto de Océanos de la UWA, dijo que generalmente se usaban satélites para rastrear las características de la superficie, como las plumas de los ríos, pero debido a que el flujo de agua estaba debajo de la superficie, no se detectó hasta que se desplegaron los planeadores oceánicos.

“Este es el descubrimiento más significativo para la oceanografía costera en las últimas décadas, no solo en Australia sino en todo el mundo”, dijo el profesor Pattiaratchi.

La coautora de UWA, la Dra. Yasha Hetzel, dijo que el enfriamiento simultáneo de las aguas cercanas a la costa en toda Australia a causa de la pérdida de calor no se había documentado antes.

“El océano costero es la cuenca receptora de materia suspendida y disuelta que incluye nutrientes, materia vegetal y animal y contaminantes y representa un componente importante del ambiente oceánico, conectando la tierra con el océano más profundo”, dijo.

Los científicos dicen que el estudio destaca la importancia de los ríos submarinos, que son un conducto importante para el transporte de contaminantes y materia vegetal y animal en alta mar.

Científicos descubren enormes estructuras no identificadas en el interior de la Tierra

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Misteriosas estructuras en el interior de la Tierra

Los científicos han descubierto una vasta estructura hecha de material denso que ocupa el límite entre el núcleo externo líquido de la Tierra y el manto inferior, una zona a unos 3.000 kilómetros debajo de nuestros pies.

La estructura, conocida como zona de ultra baja velocidad (ULVZ), se encuentra en el límite entre el núcleo fundido sobrecalentado de la Tierra y el manto sólido, y debajo de las islas volcánicas Marquesas en la Polinesia Francesa en el Pacífico Sur, según un estudio publicado en la revista Science.

El equipo internacional de la Universidad de Maryland (UMD), la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Tel Aviv, Israel, también encontró evidencias que sugiere que un ULVZ previamente identificado debajo de las islas de Hawái en el límite del manto central es mucho más grande de lo que se pensaba.

Las ULVZ se encuentran en el fondo de las plumas mantélicas de la Tierra, características geológicas donde se cree que el material rocoso caliente se eleva desde el límite del manto central hasta la corteza exterior del planeta, lo que lleva a la creación de islas volcánicas, como Hawái y las Marquesas.

De hecho, el ULVZ ubicado debajo de Hawái es el mayor ejemplo conocido por la ciencia. Los científicos pudieron detectar las estructuras mediante el análisis de datos sobre ondas sísmicas, que pueden revelar estructuras subterráneas ocultas a medida que viajan a través del planeta.

Estas ondas sísmicas, que son generadas por terremotos, viajan miles de kilómetros debajo de la superficie. Pero a medida que el material que atraviesan varía en densidad, temperatura o composición, las ondas cambian de velocidad, se doblan o se dispersan, produciendo ecos que los científicos pueden detectar utilizando instrumentos conocidos como sismómetros.

Usando estos datos, los investigadores pueden crear una imagen de la roca que se encuentra debajo de la superficie y estimar sus propiedades físicas.

En el último estudio, los autores utilizaron un algoritmo de aprendizaje automático llamado “Sequencer (Secuenciador)” para analizar simultáneamente alrededor de 7.000 registros de ondas sísmicas, conocidos como sismogramas, generados por cientos de terremotos de más de 6.5 grados que sacudieron la región del Pacífico entre 1990 y 2018.

Estas ondas difractan a lo largo del límite entre el núcleo y el manto, proporcionando una visión integral de la Tierra profunda debajo de la región del Pacífico.

“Al observar miles de ecos del límite del manto central al mismo tiempo, en lugar de centrarse en unos pocos a la vez, como suele hacerse, hemos obtenido una perspectiva totalmente nueva”, dijo en un comunicado Doyeon Kim, autor principal del estudio del Departamento de UMD de Geología. “Esto nos muestra que la región límite núcleo-manto tiene muchas estructuras que pueden producir estos ecos, y eso era algo de lo que no nos habíamos dado cuenta antes porque solo teníamos una visión estrecha.”

Para su sorpresa, los investigadores encontraron que casi la mitad de las ondas difractadas habían sido dispersadas por estructuras tridimensionales cerca del límite entre el núcleo y el manto, desvelando nueva información sobre esta región de la Tierra debajo del Pacífico. Encontraron muchas estructuras previamente identificadas, pero también una nueva zona de ultra baja velocidad debajo de las Islas Marquesas.

“Encontramos ecos en aproximadamente el 40 por ciento de todas las rutas de ondas sísmicas”, explicó Vedran Lekic, coautor del estudio de la UMD. “Eso fue sorprendente porque esperábamos que fueran más raros, y lo que eso significa es que las estructuras anómalas en el límite núcleo-manto están mucho más extendidas de lo que se pensaba.”

Los investigadores detectaron señales particularmente fuertes desde debajo de Hawái y las Islas Marquesas, lo que indujo la presencia de grandes ULVZ.

“Nos sorprendió encontrar una característica tan grande debajo de las Islas Marquesas que ni siquiera sabíamos que existía antes”, dijo Lekic. “Esto es realmente emocionante, porque muestra cómo el algoritmo Sequencer puede ayudarnos a contextualizar los datos del sismograma en todo el mundo de una manera que no podíamos antes.”

En el estudio, los científicos se centraron en los ecos producidos por una clase específica de ondas sísmicas conocidas como ondas de corte. Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos, las ondas de corte mueven el suelo de un lado a otro perpendicular a la dirección en que se mueve la onda.

Cuando se observa un solo sismograma, es difícil distinguir los ecos generados por las ondas de corte difractadas del ruido aleatorio. Sin embargo, observar muchos sismogramas grabados simultáneamente puede proporcionar información valiosa sobre el interior de la Tierra.

A pesar de los últimos hallazgos, los científicos aún saben relativamente poco sobre la composición de las ULVZ. Sin embargo, estudios como el último artículo podrían tener implicaciones para nuestra comprensión de los procesos geológicos, como la tectónica de placas, así como la evolución de nuestro planeta.

Pero también son muchos los expertos que aseguran que este hallazgo demuestra que las misteriosas estructuras no serian de origen natural, más bien artificial. Incluso van más allá al asegurar que se trata del continente perdido, la Atlántida.

Hasta ahora se decía que la evidencia más obvia de que la Atlántida era un mito es que nunca se había encontrado ningún rastro a pesar de los avances en la oceanografía y el mapeo del fondo marino en las últimas décadas.

Sin embargo, ahora ya tenemos pruebas de que hay misteriosas estructuras en el interior de la Tierra. Ahora solo nos queda poder viajar para saber qué son.

¿Cuál es tu opinión sobre las misteriosas estructuras en el interior de la Tierra? ¿Es una evidencia de la existencia de la Atlántida?

Arqueólogos hallan la estructura maya más antigua y grande conocida hasta ahora en el mundo en Tabasco (México)

Por Extranotix

El “monumento maya más antiguo” del mundo desenterrado en México NO contiene homenajes a la “élite”, lo que sugiere que la antigua civilización era más igualitaria de lo que se pensaba.

Se ha descubierto un templo maya de 3.000 años de antigüedad en México , lo que lo convierte en el monumento más antiguo y más grande de la antigua civilización.

El sitio del templo en Tabasco, México, fue descubierto por un equipo multidisciplinario de arqueólogos e investigadores de diversas universidades del extranjero y de México.

Los profesores Takeshi Inomata y Daniela Triadan, de la Universidad de Arizona, con la autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), son quienes encabezan al equipo que descubrió el sitio nombrado Aguada Fénix en 2017 y que tras tres años de investigaciones dan ahora a conocer sus hallazgos.

El equipo multidisciplinario e internacional, cuenta con colaboradores de instituciones japonesas, europeas, estadounidenses y centroamericanas, continuará trabajando en Aguada Fénix y hará un análisis de la zona más amplio con el equipo aéreo, con el fin de recuperar más información de los sitios aledaños.

En las investigaciones se cuenta con el apoyo de trabajadores locales de los poblados de Naranjito, San Pedro y El Triunfo de las municipios de Balancán y Emiliano Zapata, puntualizó la doctora Vázquez López.

El sitio, llamado Aquada Fénix, tiene 1.4 kilometros de largo y hasta 15 metros de alto, lo que lo hace más grande que las pirámides mayas y los palacios de períodos posteriores.

Fue construido entre 800 aC y 1,000 aC, según el equipo detrás del descubrimiento.

Una de las revelaciones más notables del hallazgo fue la falta total de esculturas de piedra relacionadas con gobernantes y élites, como cabezas colosales y tronos, que se ven comúnmente en otros templos mayas.

Esto sugiere que las personas que lo construyeron fueron más igualitarias que las generaciones posteriores de mayas.

Desde el suelo, es imposible decir que la meseta donde se descubrió este sitio esconde algo extraordinario, dijo el equipo de investigación.

Sin embargo, desde el cielo, con ojos láser, y debajo de la superficie, con datación por radiocarbono, se hizo evidente cuán históricamente importante era la ubicación.

El descubrimiento marca un momento de grandes cambios en Mesoamérica y tiene varias implicaciones para lo que sabemos sobre el período, dijo Inomata.

Primero, los arqueólogos tradicionalmente pensaban que la civilización maya se desarrolló gradualmente.

Hasta ahora, se pensaba que las pequeñas aldeas mayas comenzaron a aparecer entre 1,000 y 350 a. C., lo que se conoce como el período Preclásico Medio.

Esto coincidió con el uso de la cerámica y algunos cultivos de maíz.

En segundo lugar, el sitio se parece al antiguo centro de civilización olmeca de San Lorenzo, al oeste en el estado mexicano de Veracruz, pero sin las estatuas dedicadas a los gobernantes y la élite que se encuentran en el sitio olmeca.

Esto sugiere menos desigualdad social que San Lorenzo y destaca la importancia del trabajo comunitario en los primeros días de los mayas.

“Siempre se ha debatido si la civilización olmeca condujo al desarrollo de la civilización maya o si los mayas se desarrollaron independientemente”, dijo Inomata. “Entonces, nuestro estudio se centra en un área clave entre los dos”.

El período en que se construyó Aguada Fénix marcó una brecha en el poder, después del declive de San Lorenzo y antes del surgimiento de otro centro olmeca, La Venta.

Durante este tiempo, hubo un intercambio de nuevas ideas, como la construcción y los estilos arquitectónicos, entre varias regiones del sur de Mesoamérica.

“Durante períodos posteriores, hubo poderosos gobernantes y sistemas administrativos en los que se ordenó a la gente que hiciera el trabajo”, dijo Inomata.

‘Pero este sitio es mucho antes, y no vemos la evidencia de la presencia de poderosas élites. Creemos que es más el resultado del trabajo comunitario “, dijo Inomata.

Los hallazgos del equipo han sido publicados en la revista Nature.

Encuentran en el Pacífico Sur la zona de mayor actividad volcánica conocida en la Tierra

Imagen ilustrativa /  Terray Sylvester / Reuters

Por RT

La región se formó a raíz de una salida intensa de material fundido del núcleo del planeta durante 2,5 millones de años.

La Isla Norte de Nueva Zelanda esconde bajo su superficie rastros de una ‘superpluma’ mantélica que generó hace 120 millones de años la mayor actividad volcánica de la que se tiene constancia en el planeta.

Se trata de uno de los fragmentos de una enorme meseta que se formó en esa época al sur del Pacífico a causa de la salida de lava durante unos 2 millones y medio de años y posteriormente se fracturó.

Otros dos fragmentos, descritos en el siglo XX, se encuentran al norte de las islas Salomón y en torno a las islas de Cook, afirma un grupo internacional de geólogos y geofísicos en un artículo publicado la semana pasada en Science Advances.

Por medio de esta ‘superpluma’, una gigantesca chimenea conductora conectada con la zona externa del núcelo terrestre (a 3.000 kilómetros de profundidad), un gran flujo de roca fundida salió rápidamente a la superficie y formó una región abundante en volcanes, similar a la que se observa actualmente en Hawái.

Posteriormente, el movimiento tectónico de la corteza rompió aquella meseta volcánica y la separó en varias partes, pero estas mantuvieron unas propiedades físicas similares, lo que permitió a los científicos intuir que formaban un todo en el pasado.

Los investigadores llegaron a la identificación del fragmento sur, conocido como meseta de Hikurangi, midiendo las velocidades de las ondas de presión ocasionadas por terremotos o explosiones artificiales, que resultaron “inusualmente altas”.

A medida que salen de Nueva Zelanda hacia el este o noreste, estas se aceleran notablemente, hasta expandirse en dirección horizontal a nueve kilómetros por segundo.

En la investigación ayudó especialmente la propagación de las ondas de un sismo de magnitud 2,5 registrado el año 2011 entre las islas Norte y Sur. Aunque fue débil, se percibió en distintos puntos de observación en una variada gama de ondas.

A partir de los datos sismográficos, los científicos calcularon que la meseta está hecha en gran parte de olivina, un tipo de roca proveniente del núcleo terrestre, y distinguieron incluso el contorno de la “cabeza de una superpluma agotada en forma de un hongo”, que se extiende en al menos 1.000 kilómetros.