El Papa emérito Benedicto XVI pide perdón por casos de abuso sexual a menores. No admite ningún delito

Por NBC News

El Papa retirado Benedicto XVI pidió perdón el martes por cualquier “falta grave” en su gestión de los casos de abusos sexuales del clero, pero admitió no haber cometido ninguna falta personal o específica después de que un informe independiente criticara su actuación en cuatro casos mientras era arzobispo de Múnich, Alemania.

“He tenido grandes responsabilidades en la Iglesia Católica. Tanto más grande es mi dolor por los abusos y los errores que se produjeron en esos diferentes lugares durante el tiempo de mi mandato”, dijo el Papa retirado.

Benedicto, de 94 años, respondía a un informe del 20 de enero de un bufete de abogados alemán que había sido encargado por la Iglesia católica alemana para investigar cómo se trataron los casos de abusos sexuales en la archidiócesis de Múnich entre 1945 y 2019. Benedicto, el antiguo cardenal Joseph Ratzinger, dirigió la archidiócesis de 1977 a 1982.

Los autores del informe reprochan a Benedicto la gestión de cuatro casos durante su mandato como arzobispo, acusándole de mala conducta por no haber restringido el ministerio de los sacerdotes implicados en los casos, incluso después de haber sido condenados penalmente. El informe también reprochaba a sus predecesores y sucesores, estimando que había habido al menos 497 víctimas de abusos a lo largo de las décadas y al menos 235 presuntos autores.

El actual arzobispo de Múnich, el cardenal Reinhard Marx, se disculpó el mes pasado en nombre de su archidiócesis “por el sufrimiento infligido a las personas de la iglesia en las últimas décadas”.

El Vaticano publicó el martes una carta que Benedicto escribió para responder a las acusaciones, junto con una respuesta más técnica de su equipo de abogados que había proporcionado una respuesta inicial de 82 páginas al bufete de abogados sobre su mandato de casi cinco años en Múnich.

La conclusión de los abogados de Benedicto fue contundente: “Como arzobispo, el cardenal Ratzinger no participó en ningún encubrimiento de actos de abuso”, escribieron. Criticaron a los autores del informe por haber malinterpretado su presentación, y afirmaron que no aportaron ninguna prueba de que Benedicto conociera el historial delictivo de ninguno de los cuatro sacerdotes en cuestión.

La respuesta de Benedicto XVI fue mucho más matizada y espiritual, aunque se extendió en dar las gracias a su equipo jurídico antes de abordar siquiera las acusaciones en cuestión o las víctimas de los abusos.

Comentario: Parece que sus prioridades no han cambiado mucho.

En la carta, Benedicto emitió lo que llamó una “confesión”, recordando que la misa diaria comienza con los creyentes confesando sus pecados y pidiendo perdón por sus faltas e incluso por sus “faltas graves”. Benedicto señaló que en sus encuentros con víctimas de abusos mientras era Papa, “he visto de primera mano los efectos de una falta gravísima”.

Comentario: Una cosa es pedir perdón a dios y a las víctimas de los abusos y otra muy distinta es tomar medidas de reparación y, teniendo en cuenta que esta criminalidad era continua incluso hasta 2019, parece poco probable que los intentos de reforma hayan sido lentos, ineficaces, si es que se han producido.

“Y he llegado a comprender que nosotros mismos nos vemos arrastrados a esta grave falta cada vez que la descuidamos o no la afrontamos con la necesaria decisión y responsabilidad, como ha ocurrido y sigue ocurriendo con demasiada frecuencia”, escribió. “Como en aquellos encuentros, una vez más sólo puedo expresar a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi profundo dolor y mi más sincera petición de perdón”.

El informe del bufete identificó cuatro casos en los que Ratzinger fue acusado de mala conducta al no actuar contra los abusadores: Dos casos se referían a sacerdotes que delinquieron mientras Ratzinger era arzobispo y fueron castigados por el sistema judicial alemán, pero se les mantuvo en el ministerio pastoral sin ningún tipo de límite. Un tercer caso se refería a un clérigo que fue condenado por un tribunal fuera de Alemania, pero que fue puesto en servicio en Múnich; mientras que el cuarto se refería a un sacerdote pedófilo condenado al que se le permitió trasladarse a Múnich en 1980, y que posteriormente fue puesto en el ministerio. En 1986, el sacerdote recibió una sentencia suspendida por abusar de un niño.

El equipo de Benedicto había aclarado antes un “error” inicial en su presentación al bufete de abogados que había insistido en que Ratzinger no estuvo presente en la reunión de 1980 en la que se discutió el traslado del sacerdote a Múnich. Ratzinger estuvo allí, pero no se discutió su regreso al ministerio, dijeron.

Benedicto se mostró profundamente dolido por el hecho de que el “descuido” sobre su presencia en la reunión se haya utilizado para “poner en duda mi veracidad, e incluso para tacharme de mentiroso”. Pero dijo que se había sentido alentado por las cartas y gestos de apoyo que había recibido, incluso de su sucesor.

“Estoy especialmente agradecido por la confianza, el apoyo y la oración que el Papa Francisco me expresó personalmente”, dijo.

El Vaticano ya había defendido enérgicamente la trayectoria de Benedicto tras el informe del bufete de abogados, recordando que Benedicto fue el primer Papa que se reunió con las víctimas de abusos, que había dictado normas estrictas para castigar a los sacerdotes que violaban a los niños y que había dirigido a la Iglesia a seguir un camino de humildad en la búsqueda del perdón por los delitos de sus clérigos.

Benedicto reflexionó sobre su legado al final de su carta, señalando que está al final de su vida y que pronto será juzgado por Dios.

“Muy pronto me encontraré ante el juez final de mi vida”, escribió. “Aunque, al mirar hacia atrás en mi larga vida, puedo tener grandes razones para temer y temblar, tengo sin embargo buen ánimo, pues confío firmemente en que el Señor no sólo es el juez justo, sino también el amigo y el hermano que ya ha sufrido por mis defectos.”

Visto en: Sott.net

Una investigación interna destapa más de 200 testimonios de abuso sexual de menores en la Iglesia de Portugal

Por RT

Un panel de expertos, que incluye a psiquiatras, exjueces y trabajadores sociales, investiga las denuncias de víctimas que habrían mantenido su tormento psicológico en silencio durante décadas.

Un comité independiente organizado por la Iglesia católica de Portugal para investigar el historial de abusos sexuales de menores dentro de la institución, que comenzó a funcionar el pasado 1 de enero, ha revelado desde entonces 214 posibles casosrecoge AP.

El comité se compone de un total de seis integrantes, todos ellos laicos y profesionales en diversos campos, incluyendo a psiquiatras, exjueces de la Suprema Corte y trabajadores sociales.

Las denuncias de abusos, realizadas de forma anónima, provienen de personas nacidas entre 1933 y 2006, algunas de las cuales, según el comité, durante décadas han mantenido en secreto su sufrimiento psicológico asociado a sentimientos de culpa, miedo y autoexclusión.

Asimismo, gran parte de los testimonios implicarían una sólida posibilidad de que la cifra real de menores que fueron víctimas de cada abusador en realidad sea más elevada.

El comité recibe denuncias principalmente en línea, aunque también permite hacerlo por teléfono o mediante entrevistas personales, y colabora con organizaciones de caridad, asociaciones cívicas y consejos parroquiales, entre otras entidades.

El informe final será entregado a la Conferencia Episcopal Portuguesa a fines de este año. El documento tendrá carácter informativo, con el objetivo de visibilizar el problema y darles voz a las víctimas.

El sobrino de un fallecido cardenal argentino acusó al Papa Francisco de encubrir abusos sexuales

El sobrino del predecesor del Papa Francisco como arzobispo de Buenos Aires acusó al Papa de encubrir el abuso clerical sexual en una entrevista reciente, y criticó a Francisco por el estilo de liderazgo “de un déspota”.

Por Raymond Wolff:
En declaraciones a Gloria.tv, el doctor José Arturo Quarracino, maestro y sobrino del fallecido cardenal Antonio Quarracino, dijo que Francisco protegió a los sacerdotes homosexuales durante años después de suceder a su tío, quien dirigió la arquidiócesis de Buenos Aires desde 1990 hasta su muerte en 1998.

El Dr. Quarracino dijo que corría en los mismos círculos que el futuro Papa, el Padre Jorge Mario Bergoglio, mientras que el jesuita argentino se desempeñó como superior provincial de la Compañía de Jesús en la década de 1970.

“De 1995 a 2002 trabajé en el ambiente de Bergoglio”, agregó Quarracino. “Era rector de la Universidad del Salvador, donde yo trabajaba”.

En ese momento, Bergoglio, que fue nombrado arzobispo en 1998, “mantenía un perfil muy jesuita, muy piadoso, muy pastoral”, según Quarracino.

Pero afirmó a Gloria.tv que el arzobispo Bergoglio encubrió repetidamente los abusos sexuales y las malas conductas “porque esto a menudo afectaba a personas cercanas a él”.

“Se habló mucho del caso de un sacerdote en quien confiaba mucho y que era conocido por sus tendencias homosexuales”, dijo Quarracino. “Bergoglio lo ‘ayudó’ enviándolo a Roma unos años antes de convertirse en Papa, entre otras cosas porque eso le permitió conocer mucha información confidencial de la Santa Sede”.

“No hay que olvidar que este tipo de personalidades suelen recopilar información de todo tipo, información que le interesaba a Bergoglio”.

Quarracino también recordó que un funcionario “muy cercano” a Bergoglio siguió trabajando en la Universidad del Salvador incluso después de que el arzobispo fuera informado de que el hombre distribuía pornografía a los universitarios.

“En abril de 2001, pocos meses después de su elevación a Cardenal, un empleado de la Universidad del Salvador, de la que era Gran Canciller, le informó que una persona muy cercana a Bergoglio, que no sólo trabajaba en esta casa de estudios sino que era también funcionario, había repartido fotos pornográficas a miembros de la universidad por diversión”, relató Quarracino. “Esta persona pudo continuar trabajando durante varios años sin ningún problema, mientras que la persona que le había señalado esto a Bergoglio fue despedida sin causa unos meses después”.

Sin embargo, el homosexualismo mostrado por Bergoglio durante su papado no era visible públicamente en Argentina, dijo Quarracino. “Eso habría hecho imposible que él fuera elegido Papa”.

Pero hubo “casos conocidos de sacerdotes que mostraron tal comportamiento y siempre pudieron contar con la protección discreta de Bergoglio”, dijo. “Recién comenzó a hacer esto abiertamente cuando llegó a la Cátedra de Pedro, por ejemplo, cuando le dio refugio y protección política y eclesiástica a alguien como el obispo Zanchetta”.

El ex obispo argentino Gustavo Zanchetta, uno de los primeros designados por el Papa Francisco, fue acusado en 2019 de abusar sexualmente de dos seminaristas.

Después de la renuncia de Zanchetta dos años antes, el Papa creó un puesto especialmente para él en una agencia del Vaticano que supervisa los bienes y propiedades inmobiliarias de la Santa Sede. La relación del Papa Francisco con Zanchetta provocó indignación en 2019 cuando se reveló que el Vaticano había sido notificado ya en 2015 sobre las acusaciones de que el obispo atacó a los seminaristas.

El Papa también ha enfrentado críticas por su manejo de varios sacerdotes abusadores homosexuales como arzobispo de Buenos Aires.

A lo largo de su carrera, Bergoglio eligió deliberadamente a colaboradores escandalosos “a todos los niveles”, dijo Quarracino, “aparte de que siempre se ha rodeado de personalidades mediocres, sumisas y serviles”.

“El estilo de liderazgo de Bergoglio es el de un déspota que no permite la contradicción ni el juicio independiente”.

Bergoglio ‘cambió su enfoque’ en Buenos Aires

Quarracino también discutió cómo Bergoglio, quien había cultivado la apariencia de piedad y ortodoxia, “cambió su enfoque por completo” después de su elevación como arzobispo de Buenos Aires.

“Empezó por distanciarse de todos los que no conocía y que no pertenecían a su círculo de amigos, y se destacó por el hecho de que nadie sabía lo que realmente pensaba, ya que siempre le decía a cada interlocutor lo que quería escuchar, dijo Quarracino.

“Primero se deshizo de los colaboradores más importantes de mi tío, como monseñor José Erro, rector de la Catedral de Buenos Aires, un santo sacerdote, a quien le dijo por teléfono que renunciara y se retirara sin consideración, sin agradecimiento”, señaló. “Creo que hizo esto para mostrarle al clero de Buenos Aires que el liderazgo de la Arquidiócesis iba a cambiar radicalmente. Barrió todo lo que sugiriera continuidad con el período anterior, aunque tuvo cuidado de preservar algo del legado de mi tío”.

La heterodoxia de Bergoglio no se hizo evidente inmediatamente después de su nombramiento, pero se hizo evidente en un año y medio, según Quarracino. “Pero a medida que pasaba el tiempo, comenzó a mostrar signos de cierta ‘laxitud’, no tanto en lo que decía sino en lo que hacía”.

En diciembre de 1999, por ejemplo, Bergoglio ordenó a la arquidiócesis que celebrara una “Misa del Milenio”, en desacuerdo con el próximo Año Jubilar proclamado por el Papa San Juan Pablo II y celebrado por la Iglesia universal. “Creo que hizo esto para mostrarle al ‘mundo de los poderosos’ que él era lo suficientemente independiente para actuar independientemente de la Iglesia universal, respetando la forma”, dijo Quarracino.

La carrera de Bergoglio estuvo marcada durante mucho tiempo por el conflicto. En el momento en que el cardenal Quarracino presionó para que lo nombraran obispo auxiliar de Buenos Aires a principios de la década de 1990, los jesuitas habían “desterrado” al ex provincial a Córdoba “para mantenerlo alejado de Buenos Aires”. “El final de su mandato estuvo marcado por grandes divisiones internas entre sus amigos y opositores”, dijo Quarracino a Gloria.tv.

La promoción “resolvió el gran problema de Bergoglio, a saber, el enorme conflicto que tenía con muchos jesuitas que habían sido sus amigos y de los que se había distanciado”, dijo Quarracino. Pero como obispo auxiliar, agregó, Bergoglio aún podría ser “duro, incluso cruel”.

“El obispo auxiliar Bergoglio supo ganarse la estima de una gran parte del clero joven con su sencillez, piedad, cuidado y orientación psicológica, que ejerció como ningún otro, a menudo para bien, en algunos casos para mal. Con aquellos que cayeron en desgracia con él, a menudo era duro, incluso cruel. Sutilmente dejó de lado al clero mayor para promover a sus amigos y jóvenes protegidos”, atestigua Quarracino.

“No conozco los detalles, pero desde la distancia creo que fue su personalidad lo que lo puso en conflicto con sus hermanos, porque siempre aspiró al poder”, dijo.

Gloria.tv | LifeSite

Visto en: Trikooba News

La Iglesia católica española abre una investigación sobre miles de abusos sexuales infantiles ocurridos en los últimos 80 años

Los obispos españoles en el patio de San Dámaso en el Vaticano para una reunión con el papa Francisco, 16 de diciembre de 2021. Alessandra Tarantino / AP

Por RT

Todo surgió a raíz de una investigación del diario El País, que entregó un informe al Vaticano que da cuenta de 251 clérigos acusados de abusos sexuales y de al menos 1.237 víctimas.

El portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, ha informado este domingo de que se ha remitido a “las instancias competentes” un informe sobre abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia española para que proceda según “la normativa canónica vigente”, mientras que las autoridades eclesiásticas españolas abrirán una investigación sin precedentes sobre más de 1.000 casos de abusos pederastas sucedidos desde 1943.

Este escándalo, que parece un reflejo del que sacude a la institución en Francia, ha provocado la reacción del papa Francisco: “El Santo Padre siempre ha insistido en su atención y su cercanía a las víctimas de abuso, con las palabras, la oración y con muchos gestos”, ha dicho el jefe de la oficina de prensa vaticana en un mensaje enviado a los medios.

Tanto la apertura de la investigación como la reacción del pontífice se producen después de que un periodista del diario El País hiciera llegar al papa un informe sobre los casos de pederastia registrados en España durante el vuelo papal realizado a Grecia el 2 de diciembre.

250 sacerdotes y 31 órdenes religiosas en el punto de mira

El escándalo sobre el abuso sexual de niños que ha sacudido a la Iglesia católica española parte de una investigación periodística del citado medio, que sitúa el número de víctimas registrado en 1.237, aunque se advierte de que la cifra podría aumentar a varios miles.

Los abusos se habrían producido durante casi 80 años: el primero de los documentados data de 1943, mientras que el último tuvo lugar en 2018. Se acusa a 251 sacerdotes y algunos miembros laicos del clero.

El documento, que se entregó al papa y que también se ha hecho llegar al presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, contiene en 385 páginas el resultado de una investigación desarrollada durante tres años.

El papa Francisco remitió el documento a la Congregación para la Doctrina de la Fe, la institución que centraliza la investigación de la pederastia; mientras que Omella lo envió al tribunal eclesiástico de Barcelona para que iniciara la investigación.

Sin embargo, las acusaciones de abuso sexual implican a 31 órdenes religiosas diseminadas por todo el territorio, en 31 de las 70 diócesis del país, que cumulan el 77 % de los casos. Pero estas órdenes religiosas no se encuentran bajo la autoridad de los obispados.

Estas congregaciones también han recibido la información de los casos que les afectan. Alguna se han negado a realizar ninguna investigación al respecto, otras afirman que remitirán las denuncias a la Fiscalía, donde ya están prescritas, mientras que la mayoría ha condenado los hechos y han afirmado que están dispuestas a esclarecerlos.

El número de víctimas podría multiplicarse

A excepción de 13, todos los casos recopilados por El País son inéditos, por lo que sumados a los que ya se conocían, ascienden a más de 600 el número de acusados, muchos de los cuales estarían implicados en el abuso de decenas de víctimas. 

El registro realizado por este medio de comunicación es el único existente en un país en el que ni la Iglesia ni las autoridades ofrecen datos oficiales sobre este asunto.

Hasta ahora, la respuesta oficial de la Conferencia Episcopal Española ha venido de la mano de un comunicado publicado este mismo lunes.

Valora como “una buena colaboración” cualquier iniciativa para ayudar a acabar con la lacra de los abusos sexuales infantiles, pero añade que “sería deseable que las acusaciones que recoge el citado informe tuvieran mayor rigor“, porque su contenido de “carácter dispar” hacen difícil llevar a cabo una investigación.

Además, sostiene que “la Iglesia insiste en la importancia de denunciar los abusos y anima a todas las víctimas a presentar sus denuncias en las instituciones jurídicas, canónicas o sociales”.

Revelan la identidad de 43 curas denunciados por pederastia y abuso sexual en Colombia

Imagen ilustrativa MsMaria / Shutterstock

Por RT

La investigación también menciona al arzobispo Ricardo Tobón Restrepo, a quien se acusa de “encubrir” a varios de los pederastas de la Arquidiócesis de Medellín.

Una investigación periodística liderada por la plataforma Connectas y el portal Vorágine dio a conocer por primera vez la identidad de 43 curas denunciados por pederastia y abuso sexual en Colombia, pertenecientes a la Arquidiócesis de Medellín.

Este informe independiente, publicado el 30 de noviembre, señala que casi la mitad de los implicados continúa en ejercicio y solo tres han sido sentenciados por la Justicia.

Son muy pocos los casos conocidos, porque las autoridades eclesiásticas han intentado ocultar las acusaciones “sin informarles a las autoridades civiles” y, en algunos casos, “pagando millonarias sumas de dinero a las víctimas y a sus familias”, apunta el documento.

La investigación también menciona al arzobispo de Medellín, monseñor Ricardo Tobón Restrepo, a quien se acusa de “encubrir” a varios de los pederastas de la arquidiócesis, entre ellos a Roberto Cadavid Arroyave, suspendido en 2012 por acusaciones de abuso sexual, y al telepredicador Carlos Yepes, denunciado tres veces por delitos de la misma índole y suspendido el año pasado.

Vorágine y Connectas basan sus denuncias en cinco fuentes: información de la propia Arquidiócesis de Medellín, expedientes de la Fiscalía General, una fuente protegida, un sacerdote y testimonios de los sobrevivientes.

Su investigación se originó teniendo como referente el trabajo realizado en 2002 por el diario estadounidense The Boston Globe, llevado al cine en 2015 bajo el título de ‘Spotlight’, que destapó agresiones sexuales de sacerdotes católicos que se prolongaron durante décadas en EE.UU.

Todos los miembros de la Iglesia colombiana que se mencionan fueron contactados por distintos canales y de los trece que respondieron, solo uno aceptó su culpabilidad. Al menos 19 de los 43 siguen “ejerciendo el sacerdocio y recibiendo su salario”. Entre tanto, las víctimas “no encuentran verdad, justicia ni reparación”, subraya el documento.

“Que nos traigan pruebas”

El primer hallazgo de estas indagaciones periodísticas fue noticia en marzo de 2018, cuando se conocieron denuncias a 17 sacerdotes en Medellín, pero solo fueron revelados los nombres de nueve de ellos. En ese entonces, y en torno a la polémica, monseñor Tobón negó haber protegido a nadie y, por el contrario, dijo ser muy estricto con su clero.

Recientemente, cuando las denuncias de pederastia vuelven a ser noticia en Medellín, la emisora colombiana Caracol Radio consultó este martes al prelado, quien recordó que no es la primera vez que lo califican de encubridor y llamó a mostrar pruebas.

“Yo he invitado a los periodistas que hacen estas denuncias que nos traigan pruebas (…) Si tienen elementos concretos y pruebas, tráiganlas, que nosotros hacemos la investigación”, respondió Tobón.

“Las distintas denuncias que hemos recibido, a todas se les ha dado el debido seguimiento, el debido trámite. Todos los procesos se han conducido de acuerdo con la normativa de la Santa Sede. En cada caso hemos procedido según la verdad y la justicia“, añadió el arzobispo.

Necesitamos vuestra ayuda

La censura y desmonetización contra medios alternativos nos afecta muchísimo. Si te parece útil la información que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica