Científicos identifican dos galaxias que podrían ser hogar de civilizaciones extraterrestres hiperavanzadas

Las dos galaxias tienen actividad inusual que podría estar delatando la presencia de una civilización Tipo III en la escala de Kardashev.

Hongying Chen y su equipo del Observatorio Astronómico Nacional de China escanearon parte del cielo del norte para buscar extraterrestres hiperavanzados. De 21 galaxias, dos valores atípicos no han sido identificados hasta ahora. Y si bien es una posibilidad remota, esas dos pueden ser precisamente lo que están buscando los astrónomos, quienes detallaron sus hallazgos en un estudio publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Civilización Tipo III

En todo el vasto universo, la posibilidad de formas de vida varía drásticamente, desde microbios primitivos similares a bacterias hasta civilizaciones extraterrestres hiperavanzadas.

La escala de Kardashev, desarrollada por el astrofísico Nikolai Kardashev en 1964, mide qué tan avanzada tecnológicamente está una hipotética civilización extraterrestre en función de la cantidad de energía que consume. La escala tiene tres tipos de civilizaciones:

  • Civilización tipo I, que utiliza la energía disponible en su planeta.
  • Civilización tipo II, que consume energía a la escala de todo su sistema estelar (es decir, su estrella anfitriona y los otros planetas que la orbitan).
  • Civilización Tipo III, que es capaz de aprovechar la energía de toda la galaxia.

Este último tipo de civilización puede emplear las estrellas de su galaxia para aprovechar la energía utilizando una megaestructura hipotética llamada esfera de Dyson. Estas rodean una estrella para recolectar su producción de energía. Al aprovechar el poder de su estrella a través de un sistema basado en el espacio, una civilización alienígena podría satisfacer sus crecientes necesidades de energía para llevar a su sociedad al siguiente nivel.

En busca de las esferas

Es decir, una civilización Tipo III probablemente habría puesto esferas de Dyson en algo más que su estrella anfitriona, sino también en las circundantes.

Es así que Chen y el coautor Michael Garrett se valieron de los resultados del LOFAR Two-metre Sky Survey (LoTSS) para buscar en sus emisiones de infrarrojo alguna señal que evidencie la presencia de estas megaestructuras. Para el estudio, observaron 21 galaxias con altas emisiones en el infrarrojo medio. Cuatro de estas galaxias tenían emisiones mejoradas por un factor de 10.

Una esfera de Dyson es una megaestructura hipotética propuesta en 1960 por el físico Freeman Dyson. Tal esfera de Dyson es básicamente una cubierta esférica de talla astronómica alrededor de una estrella, la cual permitiría a una civilización avanzada aprovechar al máximo la energía lumínica y térmica del astro.

«Dos de ellas fueron identificadas como fuentes naturales: uno era un núcleo galáctico activo y otro era una galaxia en formación de estrellas, lo que significa que sus emisiones excesivas en el infrarrojo medio surgen de diferentes tipos de mecanismos», explicó Chen. «Sin embargo, aún no encontramos una razón para la alta proporción de infrarrojo medio a radio de las otras dos».

Los investigadores afirman que existe una correlación entre las emisiones de radio e infrarrojos de cada galaxia. Las galaxias emiten radiación a lo largo del espectro infrarrojo, lo cual nos da información sobre el calor. El dúo miró en el espectro infrarrojo medio y lejano en busca de lo que equivale a maquinaria extraterrestre.

Las imágenes de las galaxias a través de los espectros electromagnéticos. Crédito: Chen, H.; Garrett, M. A.

«La emisión del infrarrojo medio de una civilización de Tipo III sería excesiva debido al calor residual en el infrarrojo medio, lo que hace que se desvíe de la correlación», señaló Chen.

Próximo paso

Para determinar si estas dos galaxias tienen o no una civilización extraterrestre hiperavanzada, los investigadores deben determinar la fuente de sus emisiones de infrarrojo medio.

«Podemos observar sus emisiones en otras longitudes de onda, como rayos X, ópticas, y ver si su distribución de energía espectral es similar a la de un núcleo galáctico activo o similar a la de una galaxia en formación de estrellas», dijo Chen. «También podemos tener observaciones de radio de alta resolución sobre ellas para dilucidar su morfología».

Los autores también planean expandir su búsqueda de civilizaciones alienígenas a una región más amplia del cosmos para cubrir todo el cielo del norte.

Fuente: Inverse. Edición: MP

Visto en: Maestroviejo

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: