Cómo fue posible que un psicólogo alemán estuviera entregando a pedófilos menores en adopción durante 30 años con apoyo de las autoridades

Imagen ilustrativa  / Gettyimages.ru

Por RT

Helmut Kentler empezó su experimento en 1969 y esa práctica fue “aceptada, apoyada y defendida” por políticos y académicos de izquierda a lo largo de los años 70, 80 y 90 del siglo pasado.

Esta semana ha salido a la luz información sobre el atroz experimento que llevó a cabo el controvertido sexólogo y científico sexual de la Universidad de Hannover (Alemania), Helmut Kentler.

El científico comenzó a entregar niños para que fueran adoptados por pedófilos en la década de 1970 y fue encubierto por las autoridades de educación y el Senado de Berlín Occidental a lo largo de 3 décadas.

Según un nuevo informe publicado este lunes, esa práctica fue “aceptada, apoyada y defendida” por políticos y académicos de izquierda a lo largo de los años 70, 80 y 90 del siglo pasado.

Kentler defendía que “el contacto sexual entre niños y adultos no es dañino” e incluso, los pedófilos son particularmente adecuados como padres adoptivos. Según su postura, las relaciones sexuales entre niños y adultos era un acto legítimo y positivo para el desarrollo de los adolescentes.

El sexólogo hizo pública su prueba piloto en varias ocasiones durante la década de 1980: en una revista de la izquierda, frente a miembros del Partido Demócrata Libre del Bundestag y en 1988 en un informe científico. El propio Kentler escribió en 1980 que solo ahora podía informar sobre el caso porque “los crímenes cometidos por todos los involucrados ya han prescito”, recoge Taz.

Helmut Kentler . Ullstein Bild / Ingo Barth

En todas sus publicaciones, Kentler describió su proyecto como un éxito, en el que los niños, descritos por él como analfabetos que sufrían problemas mentales secundarios, lograron convertirse en personas independientes, que llevaron “una vida decente y discreta”, “sin ni tan solo llegar a ser homosexuales”. No obstante, el hecho de que los menores debían de someterse a relaciones más allá de las paternales con sus cuidadores, estaba muy claro para Kentler.

“Estaba claro para mí que los tres hombres hicieron tanto por ‘sus’ hijos principalmente porque tenían una relación sexual con ellos“, escribió el científico en el informe oficial. “Pero no ejercieron ninguna presión sobre los niños, y tuve especial cuidado en mi supervisión de que los niños no se sintieran presionados”.

Kentler comenzó su experimento en 1969 y tras obtener el permiso del Senado, el psicólogo empezó a transferir niños y adolescentes callejeros a padres adoptivos. Se descubrió que al menos tres hombres se hicieron con la custodia de los menores, contando algunos de ellos con antecedentes penales. Además, podían cobrar un subsidio estatal por hacerse cargo de los niños. “Me las arreglé para conseguir que el funcionario responsable del Senado hiciera esto”, aseguró Kentler en una de las publicaciones.

¿Cómo logró hacerlo?

Helmut Kentler, nacido en 1928, era muy solicitado como científico educativo progresista. En el momento de su experimento, Kentler trabajaba como jefe de departamento en el Centro Pedagógico de Berlín, un laboratorio de reforma a nivel nacional.

Asimismo, enseñó en el Centro de Estudio para el Trabajo Evangélico de la Juventud en Josefstal bávaro, trabajó allí con personas discapacitadas y sus familias, dio conferencias en academias evangélicas. Según los reportes, Kentler fue un ídolo educativo, no obstante, no parece que fuera la única razón por la que nadie se opuso a su perverso experimento, sino que, al contrario, le sirvió para recibir apoyo y encubrimiento.

“Cuando una niña de cinco o cinco años y medio comienza a desnudarte, es fantástico”, anunció en voz alta Daniel Cohn-Bendit, miembro del Parlamento Europeo por el Partido Verde de Alemania durante un programa televisivo en 1982. Según él, para provocar a los espectadores. 2 años antes, su partido ya había intentado anular dos artículos del Código Penal que ilegalizaban los actos sexuales entre adultos y menores de 14 años. Asimismo, la intención fue apoyada por los grupos que estaban estrechamente alineados con el Partido Demócrata Libre (FDP, por sus siglas en alemán), recoge DW.

Los pedófilos no tenían ni miedo ni vergüenza de anunciar sus preferencias en público. Así, uno de los pedófilos más conocidos y activos de la época, Olaf Stuben, publicó en 1979 un artículo en el periódico Tageszeitung de la izquierda alemana titulado ‘I love boys’ (‘Amo a los niños’). En su columna, Stuben solicitaba una “revolución sexual” y se mostraba a favor de la legalización de las relaciones sexuales con niños, calificando la pedofilia de “un crimen sin víctima”.

Imagen ilustrativa /  Gettyimages.ru

Por otra parte, en 1969 se suspendió el párrafo 175 del Código Penal que penalizaba los contactos sexuales homosexuales, mientras en aquel entonces más de 1.000 menores deambulaban por las calles de Berlín Occidental y los políticos y educadores buscaban de manera urgente formas innovadoras de alojamiento para los niños sin hogar. Ahí, Kentler dio un paso adelante y empezó a alojar a los niños de entre 13 y 15 años con pedófilos, según él, por una buena razón.

“Estas personas soportaron a estos chicos de mente débil solo porque estaban enamorados de ellos”, aseguró el psicólogo.

Las voces de víctimas de las violaciones

La realidad no resultó ser como la describía Kentler. “El terror psicológico y la violencia, eso era lo suyo”, así describió una de las víctimas las violaciones de su padre adoptivo, Fritz H., “Un verdadero cerdo sucio”. A pesar de que Kentler sostuvo que los menores pasaron en adopción a la edad adolescente, uno de ellos sostiene que el pedófilo lo violó a él y a uno de sus hermanos adoptivos desde la primera infancia, hasta que tuvieron alrededor de 14 años, y todo bajo la responsabilidad de la oficina de bienestar juvenil de Schoneberg, recoge Berliner Zeitung.

Hasta ahora, ambos chicos son las únicas víctimas conocidas públicamente que han sido puestas en manos de un pedófilo por las oficinas de bienestar juvenil de Berlín y bajo la influencia del profesor Kentler. Ambas víctimas han demandado al Estado por el trauma que vivieron, pero el Senado de Berlín hasta ahora les ha negado un juicio, argumentando que los delitos habrían prescrito.

Según confiesa uno de ellos, en total 9 niños adoptivos fueron víctimas de la agresión sexual de Fritz H. “Éramos de su propiedad“, asegura. Un niño discapacitado incluso murió estando bajo su custodia. Asimismo, recuerda que cuando tenía 5 años, el agresor se lo llevó de la oficina de bienestar juvenil “contra su voluntad” a su apartamento. “Simplemente me llevaron allí“.

Por su parte, los investigadores de la Universidad de Hildesheim describieron el esquema como una “red entre instituciones educativas”Todavía se desconoce el número exacto de víctimasy muchos archivos relacionados con la red siguen clasificados por las autoridades municipales y estatales, pero los investigadores afirman que los servicios sociales permitieron a los pedófilos ‘cazar’ con impunidad “en toda Alemania”.

“En Alemania, el cuidado de crianza es responsabilidad de las oficinas de bienestar juvenil y las oficinas estatales de bienestar juvenil. Esto significa que los niños y adolescentes que viven en familias de acogida siempre crecen bajo responsabilidad pública. En consecuencia, los hogares de acogida que examinamos no serían posibles sin la participación del Senado de Berlín y las oficinas de bienestar juvenil”, afirmaron los investigadores a RT.

loading...

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: