Cómo protegernos de los ataques sexuales de súcubos e íncubos

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Durante siglos, miles de hombre y mujeres han asegurado ser víctimas de ataques sexuales por parte de entidades invisibles mientras dormían. Estas “entidades demoníacas” aparecen durante la noche, en forma de visiones o pesadillas, con la diferencia que cuando despertamos continúan estando presentes. Tienen muchas formas, algunos parecen ser humanos, excepto por sus ojos los cuales emanan algún tipo de extraña energía.

Otros tienen alas negras, pero en todos los casos se posan sobre sus víctimas con la única intención de tener relaciones sexuales. Estamos hablando de los “súcubos e íncubos”, unas de las entidades demoníacas más peligrosas. Pero la cuestión no es quienes son, más bien cómo podemos protegernos. Si alguna vez has sido o estás siendo víctima de estas entidades, te interesara continuar leyendo.

Cómo saber si eres una víctima de súcubos e íncubos

Antes de nada, hay que saber que los súcubos (demonio femenino) y los íncubos (demonio masculino) tienen la capacidad de manifestarse en la mente consciente y hacen que podamos experimentar todas las estimulaciones físicas y sentimientos que tienen lugar durante el contacto sexual con una persona física. Estas entidades demoníacas se revelan a las personas principalmente durante las horas nocturnas, pero también pueden llegar a manifestarse en cualquier momento del día. Muchas personas afirman haber visto como cuerpos espirituales aparecen de la nada y los someten a diversos actos sexuales. Aunque la sensación no es nada agradable ya que estas entidades son violentas y atacan a sus víctimas mediante fuertes golpes o la asfixia.

Otras sensaciones a tener en cuenta es que el ataque de súcubos e íncubos causa unos impulsos sexuales abrumadores en el cuerpo de sus víctimas. Sabrás que estás siendo atacado por estas entidades demoníacas si los impulsos sexuales son tan fuertes que no se pueden controlar. Esto puede suceder en cualquier momento, pero tienden a ser más común cuando se está durmiendo. Estos impulsos aparecen repentinamente sin previo aviso; en momentos que parecen inapropiados; o sin estímulos externos; y no puedes hacer nada para controlarlos.

Los expertos en el tema también aseguran que esta clase de demonios son responsables de los sueños sexuales junto con pesadillas tan realistas que nos despertamos aterrorizados. Una vez que los espíritus consiguen su objeto de la sobrexcitación sexual, entonces comienza la violencia, ya que la víctima se encuentra completamente desprotegida. Ellos son capaces de implantar el miedo en su mente subconsciente, donde pasará desapercibido durante mucho tiempo, mientras causa el mayor daño posible.

Así como un cuerpo físico se queda fatigado después de las relaciones sexuales, un encuentro con un espíritu íncubo o súcubo generalmente te hará sentir emocionalmente y espiritualmente agotado, porque además del daño físico también roban nuestra energía. A pesar de que son expertos en provocar un placer sexual extremo, también te hacen sentir miserable en todos los demás aspectos. El éxtasis que se puede experimentar con estas entidades demoníacas por lo general puede ser mucho más intenso que el sexo natural y es altamente adictivo. Las personas que se ven afectadas por estas entidades experimentarán el fracaso y la mala suerte, además de pervertir todo el sistema de creencias.

La explicación científica

Antes de continuar con las medidas a tomar para protegernos de esta desagradable experiencia, nos vemos obligados a ofrecer la explicación de la comunidad científica. La ciencia médica atribuye esta extraña experiencia a la parálisis del sueñoLa parálisis del sueño es una condición en la que alguien, generalmente en posición supina, se despierta del sueño incapaz de moverse, hablar o gritar. Esto puede durar unos pocos segundos o varios minutos, en ocasiones más tiempo. La gente con frecuencia asegura sentir una “presencia” malévola o amenazante, además de una intensa sensación de terror.

Según los científicos, la parálisis es causada por la liberación de hormonas durante el sueño REM (movimiento ocular rápido) que paraliza el cuerpo y evita cualquier movimiento. Por lo general, las hormonas se disipan antes de que el sueño termine, sin embargo, en casos poco frecuentes las hormonas siguen reprimiendo las funciones motoras del cuerpo cuando la persona ha despertado y se encuentra paralizado. El cerebro despierta intentando encontrar una explicación racional para esta parálisis e inventa la presencia maligna o entidad demoníaca. En casos aún más extraños, el fenómeno viene acompañado de alucinaciones terribles, como formas negras, demonios, serpientes, y hasta seres extraterrestres.

Esta es la explicación por parte de la ciencia y en la que se basan los más escépticos. ¿Pero realmente nuestro cerebro es capaz de inventar tales sensaciones? ¿O los médicos únicamente quieren explicar una sensación que va más allá de lo compresible? Si eres de los cree que entidades demoníacas acceden a nuestra realidad para causarnos daño, continúa leyendo.

Como protegernos

En 1981 la película The entity (El ente) protagonizada por Barbara Hershey se basaba en un caso real bien documentado de una mujer en Culver City, California, que fue violada en repetidas ocasiones en su casa por una fuerza invisible. La actriz Lucy Liu explicó públicamente su encuentro sexual con un misterioso espíritu. Todos estos casos demuestran que se trata de experiencias reales y que nada tienen que ver con la explicación científica. Entonces, ¿Qué podemos hacer para protegernos?

Lo primero que debemos hacer es descartar cualquier problema médico. Una vez descartado esto, es importante recordar que una de las primeras claves para la protección es la comprensión de tu enemigo. Como hemos comentado anteriormente, los súcubos e íncubos quieren impregnar el miedo en su víctima.

Una vez comprendido el objetivo de estas entidades, el punto más importante es nunca desafiar a los demonios. Cuando comience un ataque, decir verbalmente algo como: “Yo sé lo que eres y lo que quieres. Mi cuerpo no te pertenece”. Los expertos en el tema aseguran que la mayor arma es el poder de la palabra. Pero recuerda, estas entidades demoníacas no les gusta ser desafiadas, por lo que únicamente debes ordenar su expulsión de tu vida, no le ofrezcas ningún reto.

Si los ataques ocurren mientras duermes, cuando despiertes inmediatamente intenta olvidarte lo que has soñado y la experiencia que has tenido. Elimina cualquier recuerdo de tu mente consciente y subconsciente.

Y, por último, el subconsciente puede afectar a nuestra salud y, por lo tanto, puede dar lugar a cambios físicos o a extrañas manifestaciones en nuestros cuerpos. Investigadores parapsicológicos creen que el subconsciente es responsable de gran parte la actividad poltergeist. Así que otra posibilidad es que el subconsciente de una persona, estimulado por algunos profundos deseos, junto con el miedo o incluso abusos del pasado, pueden generar los súcubos e íncubos. Por este motivo es importante eliminar todos nuestros traumas del pasado.

¿Alguna vez has tenido alguna experiencia con súcubos e íncubos?

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: