Cuidado con estos artículos domésticos potencialmente cancerígenos

Por Ethan A. Huff  / Natural News

Traducido por @dacha1953 para Periodismo Alternativo

La mayoría de la gente vive bajo el supuesto de que su hogar es un refugio seguro frente a todos los peligros que acechan “allá afuera”. Pero pocos saben que muchos productos domésticos comunes contienen químicos mortales que causan cáncer, daños reproductivos, defectos congénitos y otras amenazas para la salud. He aquí seis de los más populares que debes evitar por tu seguridad y la de tu familia.

1) Ambientadores. Es un producto indispensable en muchos hogares, pero representan un semillero de sustancias tóxicas que te pueden dejar infértil, lo mismo que a los tuyos, además de causar daño cerebral y enfermedades crónicas.

Pruebas realizadas por el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales de EEUU, encontraron que la mayoría de los ambientadores contienen Phtalatos, los cuales, entre otras cosas, interfieren con la producción de la hormona masculina. La mayoría de los ambientadores también contienen otros compuestos orgánicos volátiles que, además de causar cáncer, interfieren con la reproducción, la respiración y la regeneración celular. Un estudio de 2008, realizado por Anne Steinemann en la Universidad de Washington, encontró que todos los ambientadores revisados dieron positivo a sustancias químicas que se sabe son cancerígenas. Entonces, en lugar de ambientadores comerciales tóxicos, utiliza esencias totalmente naturales, que se pueden aplicar en la piel o se liberan en el aire mediante pulverizadores.

2) Velas. Al igual que los ambientadores comerciales, muchas velas perfumadas también son tóxicas. Un estudio realizado por la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo en Estados Unidos, encontró que casi la mitad de todas las velas perfumadas en el mercado contienen cableado de plomo en sus mechas, metal cuyo óxido se libera en el aire al quemarse. Este dispositivo no sólo hace que las mechas duren más, sino que también produce trastornos hormonales, de conducta y otros problemas de salud. Muchas velas se fabrican con cera de parafina que, cuando se quema, genera dos compuestos altamente tóxicos: benceno y tolueno, siendo ambos cancerígenos. Las fragancias artificiales y los colorantes presentes en muchas velas perfumadas, al quemarse acaban finalmente en tus pulmones.

3) Objetos de arte. El enriquecimiento cultural y la creatividad son dos aspiraciones positivas en la vida, pero no cuando se agrupa una gran cantidad de obras artísticas. Muchos de los materiales, lacas, pegamentos, pinturas acrílicas, solventes, utensilios e insumos que se utilizan para crear arte contienen químicos vinculados a las alergias, daños orgánicos y cáncer. La Ley federal de etiquetado de sustancias peligrosas presente en objetos de arte establece que todos esos materiales deben llevar advertencias cuando puedan ocasionar daños a la salud. Pero como los fabricantes no están obligados a proporcionar una lista de los componentes, se recomienda adquirir solamente productos que estén certificados por rigurosas evaluaciones toxicológicas independientes, que te aseguren que son inocuos para todos, incluidos tus niños.

4) Champús y acondicionadores. Las toxinas presentes en los cosméticos representan hoy en día un gran problema de salud. Son muchos los productos de consumo convencionales -inclusive algunos etiquetados como “naturales” u “orgánicos”- que contienen ingredientes como el lauril sulfato de sodio, que al ser aplicado al cuerpo genera subproductos cancerígenos. Otros carcinógénicos comúnmente usados en productos para el cuidado del cabello son el polietilenglicol y la cocamida. Cosméticos Seguros ha elaborado una lista de los champús más seguros y más eco-amigables en el mercado, que están libres de la mayor parte o la totalidad de los productos químicos nocivos, y cuya información está disponible en SafeCosmetics.org.

5) Desodorantes antitranspirantes. Millones de personas los usan todos los días para evitar el mal olor corporal y reducir la transpiración de las axilas. Pero estos desodorantes te están vetados si quieres evitar productos químicos como el clorhidrato de aluminio, el cual se absorbe a través de la piel promoviendo la formación de cáncer de mama. El aluminio de los antitranspirantes también contribuye al desarrollo de enfermedades cerebrales como el Alzheimer. Otros aditivos tóxicos en los antitranspirantes son los parabenos, una clase de conservantes artificiales que imita el estrógeno en el cuerpo y activa el crecimiento de las células cancerosas. Los parabenos también están relacionados con daño gastrointestinal, náuseas y depresión del sistema nervioso central.

6) Cortinas para ducha. Si bien evitan que el agua se extienda a todo el piso y las paredes de tu baño, el plástico con el cual están elaboradas actúa como un radiador para la liberación de sustancias químicas tóxicas.

Muchas cortinas de baño con el vapor liberan químicos dañinos conocidos como compuestos orgánicos volátiles, que afectan el tracto respiratorio, el sistema nervioso central, el hígado y los riñones. Si tu cortina de ducha conserva siempre ese “agradable olor a nuevo”, es probable que libere sustancias químicas mortales -potencialmente más de 108 compuestos orgánicos volátiles diferentes; así que toda tu familia está siendo afectada. Por esta razón, es importante adquirir cortinas de baño elaboradas a partir de plásticos no tóxicos. Las mejores opciones incluyen cortinas de baño a base de cáñamo, lino, corteza de abedul, algodón orgánico. Aprender más acerca de ello en RonAndLisa.com.

Fuentes:
http://eatlocalgrown.com
http://www.nrdc.org[PDF]
http://www.theprairiehomestead.com
http://wellnessmama.com
http://www.greenamerica.org
http://www.takepart.com
http://ecowatch.com
http://safecosmetics.org
http://www.watoxics.org
http://ronandlisa.com

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: