Demandan al fabricante de Skittles: los caramelos contienen dióxido de titanio, un colorante venenoso que puede dañar los órganos vitales y el ADN

Traducido de Dailymail.co.uk por TierraPura.org

loading...
  • Mars Inc. se comprometió hace seis años a eliminar el colorante venenoso dióxido de titanio de sus alimentos.
  • Pero una demanda presentada el jueves por la californiana Jenile Thames alega que se siguen utilizando “niveles elevados” del aditivo.
  • El jueves, Jenile Thames presentó una demanda ante el Tribunal Federal de Oakland, California, en la que acusa a la empresa de utilizar niveles elevados de aditivo alimentario TiO2.
  • La Unión Europea prohibirá los caramelos de colores el próximo mes después de que se considere que no son seguros debido a su capacidad para cambiar el ADN, según la demanda.

El fabricante de Skittles, Mars Inc., ha sido demandado por una mujer de California que afirma que un colorante utilizado en los caramelos es peligroso y pone a las personas en riesgo de dañar su cerebro y su ADN.  

En una propuesta de demanda colectiva presentada el jueves en el tribunal federal de Oakland, California, Jenile Thames acusó a Mars de poner en peligro a los desprevenidos consumidores de Skittles al utilizar “niveles elevados” de dióxido de titanio, o TiO2, como aditivo alimentario.

La demanda puso de manifiesto que el dióxido de titanio se prohibirá en la Unión Europea el mes que viene después de que un organismo regulador de la seguridad alimentaria lo considera inseguro por su “genotoxicidad”, es decir, por su capacidad para modificar el ADN.

También se teme que el TiO2 -que se utiliza como colorante en los Skittles- pueda dañar órganos vitales, incluido el cerebro, si se consume en cantidades peligrosas. 

Generalmente se utiliza para dar un fondo blanco o turbio a los productos.

A continuación, estos alimentos se pueden rociar con los colores brillantes por los que son famosos los Skittles, cuyo eslogan es Taste the Rainbow (Saborea el arco iris).

“Un consumidor razonable esperaría que los productos pudieran comprarse y consumirse de forma segura tal y como se comercializan y venden”, decía la denuncia. “Sin embargo, los productos no son seguros”.

La demanda busca daños y perjuicios no especificados por fraude y violación de las leyes de protección al consumidor de California.

Mars no respondió inmediatamente el viernes a las solicitudes de comentarios. DailyMail.com también se ha puesto en contacto con Thames para pedirle un comentario. 

La empresa con sede en McLean, Virginia, que es privada, se había comprometido en febrero de 2016 a eliminar los colorantes artificiales de sus productos alimenticios en los próximos cinco años.

Pero la demanda de Thames alega que eso fue sólo una treta para mantener contentos a los consumidores, y que Mars Inc. sigue bombeando el producto químico en sus caramelos.

Dice que la empresa debería imprimir advertencias en sus envases para que los consumidores sean conscientes de los peligros de consumir dióxido de titanio.  

En octubre de 2016, se confirmó que el dióxido de titanio estaba entre los colorantes que se estaban retirando, según el Centro para la Seguridad Alimentaria, sin fines de lucro, citando un correo electrónico de Mars.

Según la demanda, el dióxido de titanio se utiliza en la pintura, los adhesivos, los plásticos y los materiales para techos, y puede causar daños en el ADN, el cerebro y los órganos, así como lesiones en el hígado y los riñones.

Thames, de San Leandro, California, dijo que compró Skittles en un QuikStop local en abril, y que no lo habría hecho si hubiera sabido su contenido.

Dijo que comprobar la etiqueta no habría servido de nada porque los ingredientes de los paquetes de color rojo brillante de los Skittles son difíciles de leer.

The Guardian informó de que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria advirtió que el dióxido de titanio “ya no puede considerarse seguro como aditivo alimentario”.

Sus responsables añadieron: “Un elemento crítico para llegar a esta conclusión es que no pudimos excluir los problemas de genotoxicidad tras el consumo de partículas de dióxido de titanio”.

“Tras la ingestión oral, la absorción de las partículas de dióxido de titanio es baja, pero pueden acumularse en el organismo”.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: