Descubierta una antigua civilización perdida en el interior de Montserrat

En el corazón de la provincia de Barcelona, y en medio de un paisaje de montañas de perfiles suaves y gastados, se alzan las audaces e imponentes formas del macizo de Montserrat. El interior de Montserrat permanece hueco y guarda dentro de sí todo un mundo interior que le conecta con otras dimensiones y otros mundos fantásticos.

Es por esto que las formaciones de Montserrat son fantásticas, mágicas y desafiantes, como de otro universo. Las rocas de Montserrat son aglomerados endurecidos de cantos rodados, que parecen ser restos de una remota inundación planetaria, guijarros, barro y materiales sedimentarios.

Los nazis estaban convencidos de que sus rocas encerraban el santo grial. Es por ello que Heinrich Himmler, el jefe de las SS del régimen nazi, visitó Montserrat el 23 de octubre de 1940. Guarden sus tierras o no el cáliz que se cree que utilizó Jesucristo en la última cena, el simbolismo que encierra el ‘monte serrado’ es evidente, desde que se encontró la imagen de la Virgen en la Santa Cova, según la leyenda.

La fábula cuenta que en el año 880 unos pastores vieron caer del cielo una fuerte luz junto a unos melódicos sonidos y que, a la semana siguiente, el mismo día de la semana -un sábado-, el fenómeno se repitió. Avisaron entonces al rector de Olesa, que les acompañó los cuatro siguientes sábados, y dejó constancia de esa visión.

A partir de ahí, la leyenda en torno a la magia de la montaña no ha hecho más que aumentar. Se cree que es el lugar idóneo para el avistamiento de ovnis y, de hecho, cada día 11 de cada mes desde 1977 se reúne un grupo de aficionados en la ya conocida como ‘explanada de Grifol’, llamada así por el investigador Luis José Grifol. La elección de la fecha (día 11) es para conmemorar el llamado ‘caso de Manises’ (el 11 de noviembre de 1979), un homenaje al avistamiento más famoso de España.

En el documental que veremos más abajo, se propone una aproximación a una nueva dimensión arqueológica: el descubrimiento de la primera y más antigua civilización de la historia de la humanidad. Se trata de una civilización avanzada cuya antigüedad situamos aproximadamente en el X milenio a.C.; una cronología que han establecido en base a la orientación astronómica de estas estructuras descubiertas.

Por lo tanto, esta civilización primigenia representaría el origen de la religión, las ciencias y las artes. Razón por la cual han decidido denominar a esta civilización con el nombre de civilización madre: la madre de todas las civilizaciones.

A finales del siglo XX, el explorador Eliseo López Benito se percató del fenómeno de las modificaciones artificiales del paisaje: la existencia de una mano creadora e inteligente detrás de un aparente mundo natural de estructuras geológicas. La presencia de modelos repetitivos en diferentes y lejanos lugares le indujeron a pensar en la existencia de una civilización universal anterior a la historia escrita.

Todo un mundo de estructuras artificiales que la ciencia de la arqueología ha sido incapaz de advertir en el propio paisaje que nos rodea; un imponente legado arqueológico que permanece invisible ante la mirada indiferente de la arqueología contemporánea. Esto indica que la ciencia de la arqueología ha confundido los vestigios de una civilización anterior a la historia escrita por simples formaciones naturales.

Por estas razones, se trata de una civilización fuera del paradigma admitido; una civilización fantasma que no existe para nadie; la civilización madre y su arte incomprendido..

FUENTE: La Caja de Pandora

Visto en : Ufo Spain

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: