Detrás de la Razón: AR-15, el arma favorita para matar en Estados Unidos

Por HispanTV

Parece una idea muy hermosa que la ley de un país establezca que todos los ciudadanos deban o puedan estar armados, para de esta forma, garantizar que el pueblo siempre mande. Suena increíble, pues este es el espíritu de la Constitución de Estados Unidos.

Eso si su presidente se convierte en un dictador, en un represor, un violador de derechos humanos, o en un simple mandatario que le guste robar y que no quiera abandonar el poder, entonces el pueblo esté listo, armado, bien armado, empoderado para derrocarlo.

Pero no nos hagamos tontos. En caso de que el pueblo estadounidense “armado” quiera derrocar al Gobierno, sería prácticamente imposible, tan sólo con el aparato de inteligencia que tiene Estados Unidos, es decir la CIA (acrónimo en inglés de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU.), basta para desarticular cualquier intento de rebelión que ponga en riesgo la integridad del Gobierno.

A eso le aunamos el poder del Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés), más los departamentos de policías en todo el país, como el de Nueva York o Los Ángeles que están bien armados con equipos de élite como la unidad de Armas y Tácticas Especiales (SWAT, por sus siglas en inglés).

Y si faltara poder, entonces el Gobierno usaría al Ejército más poderoso del mundo para tomar las calles y controlar a la gente. Así que esto de estar armado para ser libre es más bien un cuentote.

Entonces surge la pregunta ¿Para qué dejar la venta libre de armas? ¿Para qué se maten unos cuantos? ¿Para qué poner en riesgo a la sociedad por algún loco psicópata? ¿Para qué la venta libre de armas?

Hoy quiero plantear esta hipótesis. Qué tal si la venta de armas en EE.UU. es libre, no por sus ciudadanos, ni por defender la libertad, ni democracia, sino para dar alimento a la desestabilización mundial. Es decir, que las bandas criminales, los carteles de las drogas y los grupos terroristas que rompen y destruyen a los países, tengan así su gran bazar para abastecerse de las armas que quieran.

Preguntemos entonces si el problema de los tiroteos en Estados Unidos es la salud mental de cada persona, la educación civil, los problemas económicos, la libre compra y venta de pistolas, o la actitud moral o genética de los estadounidenses.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: