Detrás de la Razón: El comprador de armas más grande del mundo, Trump las vende ¿quién las compra?

Por HispanTV

Queda prohibido transferir armas, si el país sabe que sus armas o artículos se utilizarán para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad, o infracciones graves del Convenciones de 1949 u otros crímenes de guerra según la nota de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Se lee en el inciso 3, artículo 6 del Tratado para el Comercio de Armas, firmado en la ONU, por Estados Unidos. La intención de haber firmado este tratado es para defender las vidas humanas de los que tienen armas y poder y no les importan los derechos humanos, ni la población civil.

El aplauso resonó en todo el orbe en 2013, cuando se abrió a la firma este tratado. Estados Unidos votó por él y lo firmó. Para después vender armas a más no poder a Arabia Saudí que lleva 3 años bombardeando hospitales, escuelas, edificios públicos, funerales, en su vecino Yemen, una estela de 13.000 muertos yemeníes y mucho más heridos.

Pero ese es el principio, hoy iremos más allá al preguntar por qué este síntoma de comprador compulsivo de armas en Arabia Saudí, por qué se está armando como si viniera el fin del mundo. Es tanta su ambición de tener bombas, aviones y tanques que es uno de los compradores más grandes de todo el planeta, y es el comprador más grande de las armas estadounidenses.

Sin duda, no es solo para matar yemeníes, también es para mostrar músculo militar y asustar a sus rivales. En este concierto de ideas belicistas, el príncipe heredero de la Monarquía Saudí, y prácticamente quien manda en Arabia Saudí, Mohamad bin Salman, realizó su primer viaje, quizá uno de los más polémicos de cualquier autoridad en los últimos tiempos.

Donde llegaba, había repulsión. En Reino Unido hasta pidieron su arresto. El asunto es que los que están preocupados por los derechos humanos, lo denuncian para que ya no siga el genocidio en Yemen. Las organizaciones mundiales de derechos humanos se oponen y acusan de crímenes de guerra a los saudíes:

“Hay amplias evidencias de que el suministro irresponsable de armas a la coalición liderada por Arabia Saudí se tradujo en daños enormes a los civiles yemeníes”, denuncia Lynn Maalouf, directora de Amnistía Internacional (AI) en Oriente Medio.

Incluso, Bernie Sanders, el senador y exprecandidato presidencial demócrata de Estados Unidos, quien nada ha podido hacer, “Considero que [Arabia Saudí] es un país no democrático que ha apoyado el terrorismo en todo el mundo, ha financiado el terrorismo. No son un aliado de los Estados Unidos”, ha dicho Sanders.

Pero, los miles de millones de dólares son más poderosos, lamentablemente, que el valor humano. Así el príncipe salió del Reino Unido y de Estados Unidos, tras visitar a la primera ministra Theresa May, y al magnate Donald Trump, respectivamente, amarrando jugosos contratos en armas, en más armas, dando lugar a un reino de armas donde está ausente el respeto a la vida.

“La relación es probablemente la más fuerte que ha existido jamás, y creo que probablemente la mejoraremos. Arabia Saudí hizo tremendas inversiones en nuestro país”, festejó el presidente Trump. Arabia Saudí gasta alrededor de 80.000 millones de dólares en el presupuesto militar, más del doble de lo que gasta en la salud y el desarrollo social para su propio pueblo. El 10 % de su Producto Interno Bruto (PIB), lo que lo pone junto con Omán como uno de los países más bélicos por su gasto.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: