Detrás de la Razón: El poder siniestro detrás de Estados Unidos y Donald Trump

Por HispanTV

En el primer año de su presidencia, amenazó con usar armas nucleares para poner fin al conflicto en la península de Corea. Ordenó golpear a Irán y a Guatemala. Apoyó a Taiwán en contra de China. ¿A quién se parece? Al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Pues no, no es Trump, pero sí presidente de EE.UU. Fue Dwight D. Eisenhower, en cuya administración tomó forma el Comité Estadounidense de Asuntos Públicos de Israel (AIPAC, por su acrónimo en inglés), con el nombre inicial de Comité Sionista. Es el lobby que presiona a los presidentes de EE.UU. para que bajen la cabeza ante Israel.

Dato curioso es que Eisenhower al principio, condenó al propio Israel por su invasión a Egipto, obligando a los israelíes a retirarse de los territorios faraónicos. Eran las ideas originales de ese presidente que quizá fueron reprimidas después.

Años más tarde, tanto era la influencia del sionismo, que el presidente John Kennedy no quería que fueran una asociación nacional de los propios EE.UU., por lo que los obligó a registrarse como un agente extranjero. Kennedy fue asesinado misteriosamente, ya sabe su historia. Hoy AIPAC sigue tejiendo su telaraña de poder para manejar a Washington.

Si usted investiga los prolegómenos de AIPAC podrá darse cuenta del objetivo principal. Se lee en su video que utilizan para convencer a ingenuo o judío que quiera aportar dinero para presionar a la Casa Blanca, manejarla si es posible, presionar a los diputados y senadores, y a toda autoridad que se necesite, porque para ellos, lo más importante en la vida incluso es Israel.

Lea usted, textualmente lo que investigué en el AIPAC site: Israel confía en su aliado EE.UU. para enfrentar todos los retos que se le planteen, y la mejor forma de garantizar que EE.UU. continúe apoyando al régimen de Israel, es a través del apoyo al Congreso. Debido a que la seguridad de Israel es demasiado importante como para arriesgarse a trabajar con un solo partido, trabajamos con ambas partes para asegurar que demócratas y republicanos mantengan a salvo Israel.

Nosotros influimos en la política de EE.UU., no calificando o endosando candidatos, sino educándolos. Esto asegura que no importa qué partido esté en el poder porque habrá consenso de que Israel es prioridad. ¿Lo de educarlos es lo más alarmante, no cree usted? O sea, ya ni los presionan, sino que educaditos, como ovejitas mejor, porque no importa quién gane porque la palabra de régimen de Israel la traen ya en la conciencia, para cualquier ser humano consciente esto es de terror.

Por eso muchos críticos aseguran que la política de EE.UU. sobre Israel está quebrada moralmente. AIPAC es la única explicación para la falta de moral de la política de EE.UU. sobre Israel. El régimen de Tel Aviv usa armas pagadas por los ciudadanos estadounidenses, para bombardear a los cautivos y empobrecidos palestinos en Gaza, donde el número de muertos ahora excede los centenares.

Como de costumbre, el gobierno de EE.UU., se pone de parte de Israel, aunque la mayoría de los líderes estadounidenses entienden que Israel instigó la última ronda de violencia y que sus acciones hacen que Washington parezca insensible e hipócrita a los ojos de la mayor parte del mundo, publica el diario estadounidense, Hufftington Post sobre la masacre que hizo Israel en Gaza, en 2014.

El AIPAC tomó forma durante la administración de Eisenhower, el 34 presidente de Estados Unidos, finales de los 40, principios de los 50. El AIPAC, son judíos que apoyan el sionismo. Su red es de 100.000 miembros, 17 oficinas regionales y un amplio número de donantes en EE.UU.

Dentro de la ley tributaria estadounidense, su estatus legal es el 501 (C) (4), la mayor jerarquía a los grupos de presión política. El AIPAC no paga impuestos y no está obligado a revelar públicamente la identidad de sus patrocinadores. Pero, ¿todo esto para qué? Para proteger a Israel.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: