Detrás de la Razón: Trump se enfrentará cara a cara a su archienemigo de Corea del Norte

Por Hispan Tv

No hay registro de algo tan cómico como tan trágico a la vez. Dos mandatarios que se amenazaron de asesinato, con todo y sus países, que se amenazaron con la destrucción total de su patria y sus habitantes, ahora resulta que se verán cara a cara, no para seguirse humillando, sino para todo lo contrario.

Lo más extraño en esa mesa que parece de reconciliación, pase lo que pase, parece improbable que se pidan perdón. Seguramente seguirán de largo en una de las escenas más tragicómicas de los últimos tiempos.

Hablo, claro, del presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, que se reunirán para verse de frente a invitación de este último y a aceptación del primero.

Este es mi primer análisis de esta reunión, desde un punto de vista lejos de la política y aplicando el sentido común de un ciudadano que cree en esos roídos y obsoletos conceptos de dignidad y respeto.

Pero dentro de la política e historia humana, esta sería la reunión del siglo: Kim y Trump. Una reunión donde se juega la guerra nuclear o la vida económica y política de millones de la región coreana, incluida China y Japón, porque si hay estabilidad, la amenaza militar desaparece y el acuerdo del botín comercial aparece.

Las dos grandes incógnitas. La primera: ¿qué hizo que el desafiante líder norcoreano, lleno de bravura nuclear, fintas de misil intercontinental y actitud de defender su país de la garra de Washington, se haya echado para atrás y haya ofrecido hablar con el mismísimo diablo -como él mismo lo pintó-, y además ofrecer la renuncia a su arma más real para defender su poder, el arma atómica?

En pocas palabras, ¿por qué Kim Jong-un cedió a hablar con Donald Trump? A saber, hay varias teorías. Que Trump y su poder de sanciones se impusieron. Que el líder norcoreano de verdad quiera paz. Que China ordenó a Corea del Norte bajar la guardia. Que hay un plan maquiavélico entre todos no conocido. Que es un plan secreto de reunificación entre las dos Coreas. Que es un plan de China para negociar el desarme de EE.UU. quitando su paraguas antinuclear que despliega sobre sus amigos Corea del Sur y Japón, ofreciendo la desnuclearización de Corea del Norte.

¿Qué es? ¿Cuál de todas? ¿A cuál le apuesta? A ciencia cierta, nadie no inmiscuido en la profundidad de los secretos de Estados de esas naciones, lo sabe. Pero que es preocupante porque ahí se descubre la esencia del conflicto.

La segunda incógnita: ¿es qué va a pasar el día de mayo que se vean estos dos furiosos mandatarios? Ahí puede pasar de todo. Como dije, no creo que se pidan perdón. Pero lo peor que pueda pasar es que alguno de los dos se pare y abandone la sala, perdiéndose casi para siempre la oportunidad diplomática y pacífica de arreglar las cosas, porque lo siguiente sería la cuenta nuclear o la negociación a la fuerza de cañón y plomo.

Lo mejor que pueda pasar, sería la reunificación de las dos Coreas en el mejor plano amistoso, cooperativo y de equidad, lo que tampoco sea probable. Pero quizá, entre lo mejor de la probabilidad, sea una negociación de adiós sanciones, y adiós maniobras conjuntas de Corea del Sur y Estados Unidos.

La reunión es un enigma y va contra todos los modelos de diplomacia vistos, porque en un diálogo como estos, siempre se envía a representantes del país de categoría más baja que el presidente. Los jefes de Estado siempre van al último para firmar el acuerdo final dejando que sus súbitos hagan el trabajo sucio de estirar y aflojar durante meses, tal como señala Max Fisher, en el New York Times.

¿Qué le depara a la paz mundial? ¿Qué le depara a millones de coreanos de ambas Coreas? ¿Qué se dirán Trump y Kim cuando se vean las caras en esta pelea de pesos pesados?

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: