El doloroso testimonio de un hijo sobre la muerte de su madre tras haberse inyectado la vacuna de Moderna

Traducido de LifeSiteNews.com por TierraPura.org 

En una entrevista exclusiva con The Defender, Jeffrey Beauchine dijo que su madre, Carol, sabía que su enfermedad de Creutzfeldt-Jakob estaba relacionada con la inyección de Moderna. Ver su muerte fue como “algo que se ve en una película”, dijo.

Carol Beauchine falleció el 2 de agosto de 2021 a causa de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) esporádica, un trastorno cerebral degenerativo de rápido desarrollo y mortal que desarrolló tras su segunda dosis de la vacuna COVID-19 de Moderna.

En una entrevista exclusiva con The Defender, el hijo de Carol, Jeffrey Beauchine, dijo que era insoportable ver a su madre de 70 años -que estaba sana hasta que se vacunó- morir de una enfermedad que él cree que la vacuna causó.

“He visto muchas cosas en mis 20 años como agente de policía”, dijo Beauchine. “He visto a cientos de personas vacunadas y esto me afectó más que nada”.

Beauchine dijo que Carol recibió su primera dosis de Moderna el 16 de febrero de 2021 y no informó de ninguna queja. Después de recibir la segunda dosis el 17 de marzo, Carol dijo inmediatamente que “se sentía diferente”.

Beauchine dijo:

“El 17 de marzo, recibió su segunda dosis e inmediatamente empezó a tener reacciones a la segunda dosis. Tenía un malestar. No se sentía bien y dijo que se sentía ‘mal’. Tuvo lo que describió como un dolor y un ardor en el lugar de la inyección, como si alguien estuviera atando una cuerda caliente alrededor de su brazo. Luego explicó que se trataba de un entumecimiento alrededor del lugar de la inyección”.

Beauchine dijo que él y los miembros de su familia no pensaban que fuera un efecto secundario habitual, pero tampoco pensaban que fuera inusual.

“Pensamos que era el resultado del efecto de la inyección en el sistema”, dijo Beauchine. “Luego el entumecimiento se extendió por el cuello y por el brazo izquierdo”.

El entumecimiento alteró la audición de Carol y se extendió “por sus manos” hasta que la mano izquierda perdió la sensibilidad y la movilidad.

Dijo Beauchine:

“En este punto, era todo su brazo izquierdo. Empezó a padecer insomnio. Pasaba un par de días seguidos sin dormir y se fatigaba. El entumecimiento siguió extendiéndose. Bajó a la cadera y se trasladó a las rodillas, luego a todo el lado izquierdo. Casi se podía dividir su cuerpo en dos y el lado izquierdo estaba adormecido y el derecho era normal”.

Beauchine cuenta que Carol acudió a los médicos, que en un principio pensaron que había sufrido un derrame cerebral, pero las resonancias magnéticas eran completamente normales.

“Nadie pudo encontrar nada malo en ella, así que la enviaron a casa”, dijo Beauchine. “Fue casi como un consuelo, mientras que al mismo tiempo me preguntaba por qué no podían”.

A continuación, Carol desarrolló temblores en su brazo izquierdo. “Era casi como si su brazo empezara a sacudirse involuntariamente”, dijo Beauchine. “Luego los temblores se trasladaron a la pierna izquierda”.

Beauchine añadió:

“Mi madre empezó a quejarse de que algo iba mal en su cerebro. Decía que no podía ordenar los pensamientos ni dar sentido a las cosas, pero que aún podía comunicarse. Por teléfono, no veía la versión alterada de mi madre que conocí durante 44 años”.

Entonces Carol desarrolló una visión doble que acabó provocando ceguera, y empezó a tener alucinaciones.

“Se veía a sí misma cayendo de la silla y se veía físicamente en el suelo”, dijo Beauchine. “Era raro de entender. Desarrolló un miedo al agua y se asustaba cuando estaba cerca de una masa de agua”.

Los médicos creyeron que Carol sufría de ansiedad a causa de la inyección y empezaron a tratarla por ansiedad. Mientras tanto, Carol perdió la capacidad de caminar.

Beauchine explicó:

“Ella todavía estaba en casa en ese momento porque el hospital no pudo encontrar nada malo en ella. Estaba prácticamente en una silla de ruedas. Pasó de ser la que cuidaba a todo el mundo a que mi padre, de 70 años, la cuidara. Entonces se le hizo demasiado duro y en una visita al médico la ingresaron para ver si podían profundizar en ella”.

Beauchine dijo que los médicos le hicieron todas las pruebas “bajo la lupa”, incluida una resonancia magnética, pero no pudieron encontrar nada. Lo único que notaron los médicos fueron los evidentes problemas de movilidad en el lado izquierdo de su cuerpo y los problemas de equilibrio.

Los médicos también dijeron que había “algo raro en su cerebelo, pero no sabían qué era”, añadió. Carol trató de explicar a los médicos que le ocurría algo “internamente”.

“Entonces le dieron el alta en una residencia de ancianos”, dijo Beauchine. “Fue la primera vez que vi a mi madre realmente enferma”.

Él dijo:

“Estaba en una residencia de ancianos en la que se estaba llevando a cabo todo este COVID y teníamos que ponernos delante de la ventana y gritar a través del agujero del aire acondicionado para hablar con mi madre. Se sentía derrotada y asustada, y mi padre la cuidaba 18 horas al día -dándole de comer- hasta el final. Todo sucedió muy rápido”.

Finalmente, Carol pudo ingresar en una residencia de ancianos, pero se deterioró rápidamente.

“Perdió la capacidad de alimentarse por sí misma porque no podía coger la comida con el tenedor para llevársela a la boca”, dijo Beauchine. “Me aplastó porque pude ver en sus ojos, sin que tuviéramos ninguna conversación, el miedo y como si estuviera derrotada”.

Beauchine dijo que no hubo más días buenos y que su madre perdió la capacidad de comunicarse.

“A mediados de julio mi madre era una persona completamente rígida”, dijo. “Los labios dejaron de moverse. Sólo le salían un par de sílabas. Casi se caía de la silla de ruedas en posición adelantada. No podía saber si estaba sentada”.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: