El Gran Hermano domina el mundo con la NSA, utiliza para la información y los rostros el control de Internet

Las recientes filtraciones de Edward Snowden revelan que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericanas fue autorizada por la Casa Blanca para espiar a derecha e izquierda.

Uno de los documentos revelados publicado en ‘The Washington Post’ muestra que la NSA tenía permiso para espiar en 193 estados soberanos, así como en varias organizaciones internacionales como la Unión Europea, el Fundo Monetario Internacional y la Agencia Internacional de Energía Atómica.

La legislación del proceso fue calificada de “elástica” por los periodistas: si las conversaciones escuchadas mencionan el tema que interesa a la agencia, aunque sea de manera indirecta, la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) permite adquirir y utilizar esas conversaciones. Sólo cinco países que más bien colaboran con EE.UU. El Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, están exentos de es vigilancia.

Pero tampoco están completamente fuera de la observación: según  datos confidenciales, los 28 territorios soberanos, por ejemplo las Islas Vírgenes Británicas, no están excluidas de la vigilancia de los norteamericanos.

Según comentario de un exfuncionario del Departamento de Defensa de EE.UU. hecho bajo  anonimato, los amplios poderes de la NSA en el espionaje global total se deben al afán del Gobierno norteamericano de poder controlar de forma inmediata cualquier situación que se desarrolle en el mundo y que pueda minar su poder. EE.UU. habría llegado a acuerdos ultrasecretos con más de 30 países a fin de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) pueda acceder a cables de fibra óptica que canalizan datos de Internet a aquellas partes del mundo.

Nuevos documentos proporcionados por el exempleado de la NSA Edward Snowden sacan a relucir por primera vez una operación de recogida de información librada en 33 países con los que EE.UU mantiene acuerdos secretos para ampliar sus capacidades de vigilancia, informa el portal danés Dagbladet Information.

Bajo el nombre en clave MURALLA-A (RAMPART-A), terceros países permiten a EE.UU. infiltrarse en sus cables de fibra óptica por los que circula la mayoría de las comunicaciones electrónicas en el mundo en colaboración con la NSA. Estas asociaciones se encuentran entre los secretos más vigilados, y juegan un papel crucial en el plan de la NSA de interceptar cualquier comunicación electrónica en cualquier lugar del mundo.

“Si nos fijamos en un mapa de Internet, la mayoría de los flujos de datos circula a través de un número muy pequeño de puntos de estrangulamiento. Y si se obtiene acceso a ellos, usted consigue acceso a todo”, explica el experto en seguridad Bruce Schneier a Dagbladet Information.

Nieran Doherty, corresponsal de Reuters está    consciente de que el Gobierno británico (y no lo oculta)  intercepta las comunicaciones a través de Facebook, Twitter y Google y que lo considera legal, porque se trata de “comunicaciones externas”.

Así se desprende de un comunicado del director general de la Oficina para la Seguridad y Contraterrorismo de Reino Unido, Charles Farr, obtenido y divulgado por la organización defensora de la privacidad Privacy International en el marco de un proceso contra los servicios secretos abierto en el Tribunal de Poderes de Investigación británico (IPT).

Según señala Farr en el documento, las comunicaciones a través de medios sociales y sistemas de búsqueda extranjeros son interpretadas como “externas”, por lo que no es necesaria una orden judicial para vigilarlas.

“Una búsqueda en Google hecha por un individuo en Reino Unido implica una comunicación desde el ordenador de quien realiza esa búsqueda con el servidor de Google, que será recibida fuera de las islas británicas”, argumenta Farr. “La otra comunicación, desde Google a ese ordenador, es enviada desde fuera de las islas británicas”.

La definición es crucial, porque las comunicaciones internas, según la ley, solo pueden interceptarse en virtud de una orden específica cuando hay sospecha de actividades ilegales.

El vicedirector de Privacy International, Eric King, considera que la doctrina de los servicios secretos revelada en el comunicado de Farr “va contra los derechos humanos fundamentales e inalienables”.

Facebook y Twitter no han reaccionado a la revelación, difundida por los medios. Por su parte, Google se expresó en los siguientes términos: “Proporcionamos los datos de nuestros usuarios a los gobiernos solamente en conformidad con la ley. Nuestro equipo legal revisa cada solicitud y con frecuencia rechaza solicitudes que son demasiado amplias o no siguen el debido proceso”.

Las reclamaciones sobre el espionaje en Internet del Gobierno británico se iniciaron el año pasado a raíz de las revelaciones de Edward Snowden. Saliendo al paso de la polémica generada por esas revelaciones, el centro de escuchas del Reino Unido, GCHQ, aseguró que sus actividades “se desarrollan de acuerdo a un estricto marco legal y normativo que asegura que todas las acciones estén autorizadas, sean necesarias y proporcionadas. Y todas esas comunicaciones son un libro abierto para NSA. ¿Colaboración?….. muy estrecha pero no muy secreta. Lo saben hasta las comadres de Windsor.

La NSA recolecta millones de fotos de los usuarios de Internet para su base de datos. A este poso todos los tendremos que llevar caretas. ¡un carnaval!

La Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. está recolectando un gigantesco número de fotos de personas de las redes que recolectan a través de sus operaciones mundiales de vigilancia para usarlas en sofisticados programas de reconocimiento facial.

Los documentos filtrados por Edward Snowden revelan que la NSA utiliza el programa de reconocimiento facial para escanear Internet, sacar las fotos y combinarlas con datos de investigaciones, informa el diario ‘The New York Times’.

Facebook, Twitter y Google son su base abierta de datos. Parece sin embargo que Google está jugando a dos bandas

La agencia puede determinar si un sospechoso cuya fotografía o vídeo ha sacado de un chat, tiene un pasaporte válido o averiguar si los informantes han dicho algo acerca de esa persona. Incluso puede detectar cambios sutiles de la apariencia, como la barba o el bigote, y vincular fotos a información de satélites para localizar a alguien. Según los documentos filtrados desde 2011, la NSA descarga aproximadamente 55.000 imágenes al día en su programa con millones de personas identificadas.

Aunque la misión principal de la NSA es la inteligencia extranjera, no está claro si las fotos de los norteamericanos son sacadas de esa base de datos. Al mismo tiempo un portavoz de la NSA dijo que la agencia podría obtener una orden judicial para recoger imágenes de ciudadanos americanos. Y en ese jueguito los centenares de errores son obvios, como en las películas.

Snowden revelará más documentos para impedir “una guerra no específica” de EE.UU. Los documentos restantes de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. obtenidos por Snowden se darán a conocer el próximo mes, según el sitio Cryptome, que considera su publicación imprescindible para impedir una “guerra no específica” de EE.UU.

Cryptome escribió en Twitter que “ayudan y facilitan” la publicación de nuevos documentos que habían sido “retenidos para el debate público de seguridad nacional”, según el portal ‘The Register’. El sitio aclara que la publicación de los documentos correrá a su cargo.

“Será en julio cuando comience la guerra, si no lo impide la revelación de una versión completa de documentos” de Snowden” en Cryptome. “Los incitadores a la guerra se desmandan. Así que, sí, los ciudadanos que tienen los documentos de Snowden harán lo correcto”, agrega.

¿Juega Google a dos bandas?. Ahora dice sumarse a una campaña contra el NSA

Microsoft, Twitter y Google apoyan al parecer la campaña “The Day We Fight Back”, promovida por organizaciones de derechos civiles y empresas de internet para acabar con el espionaje masivo que realiza la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU (NSA).

La compañía que ha mostrado su apoyo más explícitamente ha sido Twitter, que a través de su cuenta oficial ha publicado el siguiente tweet: “Hoy estamos orgullosos de apoyar ‘The Day We Fight Back’ para terminar con la vigilancia masiva”. Todo el mundo ha quedado extrañado de la ambivalencia de Google, que era uno de los pilares de la NSA.

Google, en cambio, ha recurrido a uno de sus blogs para pedir que el Congreso de los EEUU apruebe la “USA Freedom Act”, un proyecto de ley que recoge una serie de principios que deberían controlar la intromisión en la privacidad por parte de las agencias de inteligencia. “Google reconoce las amenazas muy reales que EE.UU. y otros países enfrentan, pero creemos firmemente que los programas de vigilancia del gobierno deberían operar bajo un marco legal regulado, delimitado, transparente y sujeto a supervisión”, ha afirmado Susan Molinari, vicepresidenta de Políticas Públicas de Google.

Por último, el vicepresidente de Asuntos Gubernamentales de Microsoft, Frederick S. Humphries Jr., también ha querido mostrar su apoyo a la campaña “The Day We Fight Back” al afirmar que es una llamada de atención a los gobernantes para que reformen la vigilancia gubernamental. “Nosotros creemos que una reforma extensa es esencial para nuestros clientes, nuestra empresa y la sociedad en su conjunto. No solo para ayudar a equilibrar lo privado y la seguridad, sino para demostrar que consideramos que sin libertad no tenemos seguridad”, dijo Humphries Jr.

La campaña cuenta también con el apoyo de otras muchas destacadas compañías, como Mozilla, Reddit, Access, Demand Progress, Electronic Frontier Foundation, Fight for the Future, Free Press, The Other 98%, BoingBoing.

John McAfee inventa un dispositivo para combatir la NSA aunque los técnicos son escépticos  sobre lo que durará la campaña

John McAfee, el fundador de la compañía de seguridad informática a la que da nombre, anunció que está desarrollando un dispositivo para evitar que la NSA tenga acceso a la información privada de los internautas. Se venderá por menos de cien dólares.

El aparato, que todavía está en fase de diseño, se llamará ‘Decentral’ y, conectándose con teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos, creará redes locales descentralizadas que se mantendrán en continuo movimiento para evitar que la agencia de seguridad estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés) las intercepte.

“(El gobierno) no tendrá manera alguna de averiguar tu identidad o tu ubicación”, dijo McAfee en una conferencia durante el evento de tecnología C2SV en la ciudad californiana de San José. El gurú de la seguridad informática enfatizó que Decentral saldrá a la venta por mucho que el Gobierno estadounidense intente prohibir su comercialización. “Lo venderé en Inglaterra, en Japón o en el tercer mundo. Va a ver la luz y no hay nadie que lo pueda frenar”, agregó.

El primer prototipo del innovador aparato se espera en los próximos seis meses y estará disponible tanto para dispositivos que funcionen con los sistemas operativos Android o iOS, como es el caso de los productos Apple. “No puedo imaginar a un solo estudiante del mundo que no vaya a hacer cola para hacerse con uno”, afirmó un confiado McAfee.

Pese a que McAfee haya desvariado en alguna de sus últimas apariciones, está considerado uno de los genios de Silicon Valley. En 1989 fundó McAfee Anti-virus, empresa que llegó a estar valorada en más de 100 millones de dólares.

El empresario afirmó que la idea de Decentral la tuvo antes de que estallara el caso del extrabajador de la NSA, Edward Snowden. Sin embargo, reconoció que tras esa serie de incidentes llegó “el momento adecuado para hacerlo realidad”.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: