El número de mariposas en los bosques del Reino Unido ha caído casi un 60% desde 1990 en el último augurio de un “Armagedón ecológico”

El número de mariposas en el Reino Unido está disminuyendo, y una vez más parece que la culpa es de la agricultura. Desde 1990, el número de mariposas ha disminuido en un 27% en las tierras agrícolas y en un 58% en los bosques, según el informe del gobierno. La mariposa ícaro, Polyommatus icarus, (en la foto) es una de las especies en declive.

El número de mariposas en los bosques del Reino Unido ha caído casi un 60% desde 1990 en el último augurio de un “Armagedón ecológico” 

El número de mariposas en el Reino Unido está disminuyendo debido a la mala gestión de la tierra, advierte un nuevo informe. 

Desde 1990, el número de mariposas ha disminuido en un 27% en las tierras agrícolas y en un 58% en los bosques, según un estudio del gobierno. 

En respuesta al informe, las organizaciones benéficas han afirmado que es necesario reformar las leyes agrícolas del país para proteger el medio ambiente tras el paso de Brexit. 

Dicen que las últimas cifras ofrecen más pruebas para apoyar las predicciones de los expertos sobre un “Armagedón ecológico”. 

El informe fue publicado esta semana por el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra). 

Entre las especies en declive a largo plazo en las tierras de cultivo se encuentran la Pyronia tithonus, Ochlodes sylvanus y la Aglais urticae. 

Las especies de bosque que están luchando incluyen el Aricia agestis, el Polyommatus icarus, el Aglais io y el Quercusia quercus. 

Entre las especies en declive a largo plazo en las tierras de cultivo se encuentran la Pyronia tithonus, Ochlodes sylvanus y la Aglais urticae (en la foto).

El informe culpa de la disminución del número de mariposas a la “falta de manejo forestal y la pérdida de espacios abiertos en los bosques”. 

Sin embargo, en el informe no se explica la disminución del número de especies de tierras agrícolas. 

Los grupos de conservación han echado la culpa a los agricultores, citando el uso de pesticidas y la pérdida de áreas silvestres como los principales antagonistas. 

Esta sorprendente caída a largo plazo en el número de mariposas se produce después de que se descubriera que en 2017, el número de insectos aumentó ligeramente. 

Nigel Bourn, director de ciencia de Butterfly Conservation, dijo a The Times que mantener la perspectiva es crucial, y no debemos permitir que el resultado positivo del año pasado distorsione nuestro pensamiento. 

El hecho de que los peores cinco años de la historia de las mariposas hayan sido todos en la última década debería hacer sonar las alarmas“, explicó. 

Tras la publicación del informe, un total de 18 grupos ecologistas y de conservación respondieron, pidiendo cambios generalizados en la política ambiental. 

Afirman que las mariposas, abejas y otros insectos son especialmente vulnerables, ya que las normas y reglamentos cambian tras la retirada del Reino Unido de la UE. 

Las abejas han proporcionado un ejemplo de alto impacto de los peligros que enfrentan los insectos a medida que la agricultura invade sus vidas. 

A principios de este año, los estados miembros de la Unión Europea decidieron prohibir el uso de pesticidas neonicotinoides en exteriores después de que una evaluación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (Efsa) confirmara en febrero los peligros que representaban para las abejas. 

Años de investigación han demostrado que bajo condiciones controladas los productos químicos son tóxicos para las abejas y los abejorros. 

El año pasado, el profesor Dave Goulson, de la Universidad de Sussex, advirtió que el mundo está “en camino hacia el armagedón ecológico”. 

El comentario se hizo después de que un estudio revelara que el número de insectos voladores ha disminuido en tres cuartas partes en los últimos 27 años. 

Investigadores alemanes han documentado un fuerte declive en decenas de reservas naturales. 

Sus hallazgos han despertado temores de que la cadena alimenticia colapse porque los insectos son polinizadores importantes y sirven como alimento para las aves y otras criaturas pequeñas. 

Se cree que la disminución puede ser causada por los pesticidas agrícolas utilizados para impedir que los insectos se coman los cultivos. 

Causan daño cerebral que puede afectar el aprendizaje y la memoria y perjudicar su capacidad de buscar néctar y polen. 

Lea el artículo completo en inglés aquí

Traducido por el equipo de editores de Sott.net en español 

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: