CuriosidadesEspacio

El sistema solar se dirige a una nueva región del espacio donde las condiciones pueden ser diferentes

Por Extranotix

loading...

La posibilidad de que el sistema solar pase de una nube de polvo y gas que nos rodea desde hace unos 60 000 años a otra nube sigue sin estar clara, pero existe el riesgo de que aumenten los niveles de radiación cósmica.

El sistema solar está a punto de trasladarse a una nueva región del espacio , según un destacado astrónomo.

Si bien la mayoría de nosotros pensamos que el espacio es un vacío infinito e inmutable, la astrónoma Rosine Lallemand de la Universidad de Ciencias y Letras de París (Francia) afirma que no es así en absoluto.

A gran escala, el vacío del espacio tiene innumerables regiones distintas, cada una con su propio “carácter”.

En 1992, el profesor Lalleman descubrió que todo el sistema solar está contenido dentro de una enorme nube interestelar local de polvo y gas, de unos 10 años luz de diámetro.

Investigaciones posteriores han demostrado que estamos saliendo de esta enorme burbuja cósmica hacia otra, llamada la nube G.

Se desconoce cómo nos afectará la transición del sistema solar a una nueva región del espacio.

Una región del espacio con una composición diferente podría ejercer más presión sobre la heliosfera, que protege a los planetas de la radiación cósmica ionizante.

Hay que tener en cuenta que fuera de la Heliosfera, los niveles de radiación son 10 veces más altos, y una zona con una mayor densidad puede ejercer más presión sobre la heliosfera, permitiendo la entrada de más rayos cósmicos dañinos al sistema solar interior.

Aunque la nube G probablemente tenga aproximadamente la misma densidad que la región del espacio que habitamos actualmente, los astrónomos aún no tienen claro qué está sucediendo en los límites entre estas burbujas. No se sabe si existen zonas de mayor o menor densidad en el punto de separación de las burbujas.

Las dos sondas espaciales Voyager lanzadas en 1977, ya cruzaron esta barrera, pero los datos obtenidos de ellas sugieren que, por razones desconocidas, la Voyager 2 atravesó más fácilmente la misteriosa barrera.

El sistema solar, junto con la Tierra, ha estado atravesando la nube interestelar local durante los últimos 60.000 años.

Los astrónomos creen que pasarán unos 2,000 años antes de entrar en la nube G, lo que no es tanto tiempo a escala cósmica.

Para cuando eso suceda, solo podemos esperar que los astrónomos del año 4023 tengan una mejor idea de lo que se avecina.

loading...

Deja un comentario