Encontraron cadáver de epidemiólogo del CDC, que advirtió el peligro de la vacuna contra la gripe

El cadáver del médico desaparecido del CDC se encontró en un río de Atlanta el martes por la noche.

Este médico polémicamente advirtió que la vacuna contra la gripe de este año  fue responsable de la mortal epidemia de gripe.

El Dr. Timothy J. Cunningham, de 35 años, era líder del equipo de la División de Salud de la Población de los CDC.

Desapareció el 12 de febrero, según la policía de Atlanta.

Sus familiares y los policías estaban desesperados por respuestas sobre su repentina desaparición.

El cadáver fue encontrado por pescadores, boca arriba y cubierto de barro.

Como resultado, una autopsia ha confirmado que el cuerpo pertenecía al médico desaparecido.

En enero, el Dr. Cunningham compartió su opinión de que la vacuna contra la gripe de este año estaba detrás del brote mortal de la gripe.

Al mismo tiempo que advirtió que si su nombre se adjuntaba a las citas ampliamente circuladas, perdería su empleo o sufriría un destino aún peor.

El médico forense jefe del condado de Fulton, el Dr. Jan Gorniak, dijo el jueves que aún no descartan la posibilidad de que el Dr. Cunningham haya sido asesinado.

Están esperando que más testigos presenten sus conclusiones antes de concluir su investigación.

Todavía no se sabe aún cómo el cuerpo de Cunningham terminó en su ubicación final. 

Dijo el comandante Michael O’Connor a los periodistas durante una conferencia de prensa.:

“Quizás nunca podamos contarle cómo llegó al río”.

“Estamos abiertos a la idea de que alguien pueda obtener información que no habíamos tenido previamente”.

Cunningham era un epidemiólogo de gran prestigio.

Desapareció sin dejar rastro.

Había dejado el trabajo a mediados de febrero, quejándose de sentirse enfermo.

Cunningham no se presentó a trabajar ni se contactó con su familia.

Dos días después de su desaparición, sus padres, Terrell y Tia-Juana Cunningham, condujeron a  Georgia desde su casa en Maryland, por  si había sucedido algo.

Cuando llegaron a su casa de Atlanta el 14 de febrero, la pareja encontró el teléfono, las llaves, la billetera, el automóvil y el perro de su hijo.

No había rastro de él.

Las inusuales circunstancias que rodearon la desaparición de Cunningham desconcertaron a las autoridades durante semanas, hasta que sus restos fueron descubiertos el martes.

Visto en : Orbes Argentina

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: