Eran atletas de alto rendimiento… hasta que se pincharon con el experimento génico covidiano

El tenista Jérémy Chardy, quién sufrió de graves consecuencias luego de la inoculación de Pfizer.

Por Dr. Joseph Mercola / trikoobanews.com

Un poseedor de un récord mundial de apnea, un triatleta veterano, un tenista profesional y un ciclista de montaña profesional, todos ellos eran atletas de alto rendimiento hasta que, tras recibir sus vacunas contra el coronavirus, tanto sus condiciones físicas como sus carreras terminaron arruinadas.

Otro atleta de élite ha sufrido lesiones devastadoras después de recibir inyecciones contra el COVID-19. Florian Dagoury tiene el récord mundial de apnea con apnea estática. El apneista, de Francia y ahora con casa en Tailandia, en su día contuvo la respiración durante unos asombrosos 10 minutos y 30 segundos.

Sin embargo, después de recibir su segunda dosis de la inyección de COVID-19 de Pfizer, experimentó un aumento de la frecuencia cardíaca y una reducción en su capacidad para contener la respiración.

Un cardiólogo le diagnosticó miocarditis, o inflamación del músculo cardíaco, y pericarditis, que es una inflamación del revestimiento exterior del corazón. Ambos son efectos adversos reconocidos vinculados a las inyecciones de ARNm, ahora también llamadas ‘vacunas’.

Si bien los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. continúan afirmando que estos efectos son «raros» después de las inyecciones de COVID-19, hasta el 10 de noviembre, 1.793 informes de miocarditis o pericarditis entre personas de 12 a 29 años que recibieron inyecciones de COVID-19 han sido reportados al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS).

La carrera de Dagoury puede haber terminado. Compartió su experiencia con las tomas contra el COVID-19 de Pfizer en sus propias palabras a través de su perfil de Instagram:

“¡Miocarditis, pericarditis y regurgitación mitral trivial! Gracias Pfizer. Solo quiero compartir mi experiencia molesta después de la vacunación y tal vez tener algunos testimonios e historias similares sobre Freedivers. ¿Mejoraste?

“Después de mi segunda dosis, noté que mi frecuencia cardíaca era mucho más alta de lo normal y mi capacidad para contener la respiración disminuyó significativamente. Durante el sueño, estoy a 65-70 lpm en lugar de 37-45 lpm. Durante el día, ahora siempre tengo más de 100 lpm en lugar de 65 lpm, incluso cuando me siento y me relajo.

“¡Una vez llegué a 177 bpm mientras cenaba con amigos! Diez días después de mi segundo pinchazo, fui a ver a un cardiólogo y me dijo que es un efecto secundario común de la vacuna Pfizer, no hay nada de qué preocuparse, solo descansa, pasará.

“¡40 días después del segundo pinchazo, no había progresado, así que fui a ver a otro cardiólogo y me diagnosticaron miocarditis, pericarditis y regurgitación mitral trivial! Que es básicamente una inflamación de los músculos del corazón causada por el sistema inmunológico y algunas pequeñas pérdidas de sangre de las válvulas que ya no cierran correctamente.

“Ahora estoy luchando por aguantar la respiración 8min, 150m dyn e incluso tengo una fuerte necesidad de respirar haciendo 40m de inmersiones. Disminución del 30% en mi rendimiento de buceo aproximadamente.

«Mi primer pensamiento y recomendación para los apneistas de todo el mundo es elegir una vacuna que se haga a la antigua, como Sputnik, Sinovac, Sinopharm, etc. … en lugar de esas nuevas vacunas de ARNm».

En otro caso, Jeremy Chardy, de 34 años , un tenista profesional clasificado en el puesto 73 del mundo, suspendió su temporada debido a una reacción adversa severa a la inyección contra el COVID-19, que lo dejó incapacitado para participar en una actividad intensa.

Hablando con The COVID WorldChardy dijo:

“Desde que me vacuné (entre los Juegos Olímpicos y el US Open), tengo un problema. Estoy sufriendo. No puedo entrenar, no puedo jugar. En mi cabeza, es difícil porque no sé cuánto va a durar. Por ahora, mi temporada ha terminado y no sé cuándo se reanudará.

“Es frustrante porque comencé el año muy bien. Estaba jugando muy bien y luego fui a los Juegos Olímpicos donde también me sentí muy bien. Es frustrante, especialmente porque no me quedan diez años para jugar. Lamento haberme puesto la vacuna, pero no podía haber sabido que esto pasaría.

“Cumpliré 35 en febrero, así que ahora mismo podría ser un poco negativo, pero esta es la primera vez que pienso que esta temporada podría ser la última. No quiero pensar en eso … es difícil porque me estaba divirtiendo y quiero jugar más .

El triatleta veterano Antoine Méchin, de 32 años, también enfrenta el posible final de su carrera después de recibir inyecciones de Moderna contra el COVID-19. Después de su segunda dosis, comenzó a experimentar dificultad para respirar y dolor lumbar, que resultó ser una embolia pulmonar.

Los síntomas, que incluían problemas respiratorios y dolor en el brazo, comenzaron después de la primera dosis, pero los médicos descartaron su dificultad para respirar en relación con el estrés y la fatiga.

Aproximadamente un mes después de su segunda dosis, volvió la dificultad para respirar y el dolor corporal. Solo después de las pruebas en una clínica deportiva se reveló la embolia pulmonar. Méchin dijo:

“Ahora estoy recibiendo tratamiento y espero recuperar mi capacidad pulmonar (¿en 3-6-9-12 meses?) Hasta entonces: descanso y baja intensidad durante varios meses. Dañar a las personas sanas para preservar la salud de los más débiles, una elección de lógica retrógrada. No me volvería a vacunar si tuviera que hacerlo de nuevo”.

Kyle Warner es otro ejemplo de personas sanas en condiciones físicas óptimas que se ven perjudicadas por las inyecciones contra el COVID-19. Warner, un corredor de bicicletas de montaña profesional de 29 años, recibió su segunda dosis de COVID-19 de Pfizer en junio de 2021.

Sufrió una reacción tan grave que, a partir de octubre, todavía estaba pasado los días en cama, viéndose fácilmente abrumado por cualquier esfuerzo mental o físico.

A los pocos segundos de la segunda dosis, Warner experimentó un sabor salino metálico en la boca, lo que puede ser una indicación de que la inyección entró en un vaso en lugar de en el músculo. Aproximadamente dos semanas después, comenzó a tener reacciones extrañas en su corazón. A lo largo del día, comenzó a experimentar períodos de frecuencia cardíaca acelerada.

Como suele ser el caso, un médico de urgencias ignoró por completo sus síntomas y le dijo que no estaba teniendo una reacción a la vacuna, sino que estaba teniendo un ataque de ansiedad.

Días después de ser enviado a casa desde la sala de emergencias, y aún experimentando problemas cardíacos, incluidos calambres y ardor, Warner fue a un hospital diferente, donde le diagnosticaron pericarditis junto con síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS) y artritis reactiva.

POTS es un trastorno de la circulación sanguínea que afecta el sistema nervioso autónomo y puede desencadenarse mediante inyecciones, incluidas las inyecciones de ARNm contra el COVID-19 .

Si bien sus síntomas de pericarditis han desaparecido, todavía está luchando con los síntomas de la artritis reactiva y POTS, que pueden durar de 12 a 18 meses o más. Y Warner, que estaba muy en forma y estaba acostumbrado a escuchar su cuerpo, detectó el problema temprano; muchos otros tal vez no.

“Creo que donde hay riesgo, debe haber opciones” , dijo. Pero ahora mismo, se está engañando a la gente. «Se está coaccionando a las personas para que tomen una decisión basada en la falta de información en lugar de estar convencidas de una decisión basada en la transparencia total de la información».

Visto en: Sott.net

 

 

Necesitamos vuestra ayuda

La censura y desmonetización contra medios alternativos nos afecta muchísimo. Si te parece útil la información que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica

Síguenos en Telegram y entérate de todo lo que está pasando en el mundo (y alguna noticia que en la web no publicamos):  https://t.me/periodismoalternativo

Síguenos en nuestro canal de vídeos de Bitchute:   Buscando_La_Verdad

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: