Erotización a destiempo: La polémica práctica que envuelve a menores en Cuba

Por RT

La celebración de fiestas de quince años o ‘quinceañeras’, como se conoce en diversos países de América Latina, desde hace décadas implica lujosos bailes con decenas de invitados, paseos en descapotables que emplean estridentes bocinazos para llamar la atención en grandes avenidas, y sesiones de fotos en las que las homenajeadas lucen un sinfín de atuendos que luego exhiben como trofeo principal.

Sin embargo, desde hace algunos años en naciones como Cuba se han hecho populares los polémicos ‘miniquince’, una práctica en la que niñas de 5 o 10 años son maquilladas y vestidas como mujeres, y posan ante las cámaras con expresiones eróticas, alejadas de la marcada inocencia de esas edades.

Según constató en 2014 la periodista Taissé Del Valle en su tesis de licenciatura Mis Quince Primaveras, en las imágenes se ve a las niñas en actividad de compras mostrando bolsas de conocidas marcas de lencería e imitando el comportamiento de modelos de pasarela.

La investigadora cubana Silvia María Pozo Abreu, citada por medios mexicanos, explica que se trata de “la propensión de adelantar los comportamientos y actitudes sexuales a edades tempranas”.

Por su parte, Isabel Moya Richards, directora en Cuba de la Editorial de la Mujer, refiere que el problema surge cuando se produce una erotización a destiempo en relación con la edad de las niñas, con la cual se vulnera el tránsito natural de la construcción de esta sexualidad.

A la polémica se suman los numerosos videos difundidos en Internet en los que se puede apreciar cómo niños y niñas de la isla bailan al ritmo de reggaetón con bruscos movimientos pélvicos y coreando estribillos con contenido sexual. Algunas de estas imágenes son tomadas dentro de recintos escolares y en muchas otras están presentes los padres de las criaturas.

En la nación caribeña, las autoridades cubanas limitaron la divulgación del reggaetón en espacio públicos por considerarlo un género banal y mediocre.

En naciones como Francia, también se han desatado escándalos similares. En 2011 al revista Vogue fue objeto de fuertes críticas por la aparición en su portada de menores de 10 años en posturas “seductoras”.

Lizdaimi Martin, madre de una pequeña de 4 años, declara para el sitio cubano El Toque que los ‘miniquince’ resaltan la tendencia a vivir demasiado deprisa. Asegura que las fotos que le hace a su hija tienen el objetivo de hacerle recordar cómo era de chica, mostrar su inocencia y no disimularla.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: