Eurodiputado polaco Mislav Kolakusic: “Decenas de miles de ciudadanos han muerto debido a los efectos secundarios de la vacuna”

ESTRASBURGO.- Mislav Kolakusic, un abogado y político croata miembro del Parlamento Europeo desde el año 2019, ha reprochado recientemente al presidente de Francia, Emmanuel Macron, que prive a los ciudadanos franceses de sus derechos y libertades durante la pandemia. Estas declaraciones fueron hechas en una reunión interna del Parlamento Europeo el pasado 21 de enero de 2022 en Estrasburgo, Francia.

Kolakusic mencionó que Macron ha declarado que está orgulloso de que no haya pena de muerte en Europa. Kolakusic luego afirmó que “decenas de miles de ciudadanos han muerto debido a los efectos secundarios de la vacuna”. No está claro si se refería a ciudadanos de la UE o solo en Francia. Luego afirmó que “las vacunas obligatorias representan la pena de muerte y su ejecución para muchos ciudadanos”.

Estas fueron sus declaraciones:

“Las autoridades sanitarias gubernamentales afirman que las reacciones adversas graves y las muertes por vacunas, incluidas las vacunas contra el COVID, son extremadamente raras. Pero, ¿qué se considera raro? Las vacunas COVID por sí solas son responsables de aproximadamente el 50 por ciento de las lesiones por vacunas reportadas al Sistema de Informes de Eventos Adversos por Vacunas (VAERS) de EE.UU. en los últimos 30 años.

A la fecha, se han informado al VAERS 22,193 muertes, 39,150 discapacidades permanentes, 118,367 hospitalizaciones y 25,265 lesiones que amenazan la vida. Las agencias reguladoras de salud federales de EE. UU. han enfatizado que no hay forma de probar que estas lesiones están relacionadas con las vacunas COVID de ninguna manera. Dicho esto, el VAERS siempre ha sido utilizado por ellos como un sistema de vigilancia para detectar ‘banderas rojas’ con respecto a la seguridad de las vacunas en el pasado, entonces, ¿por qué ahora es diferente?

A lo largo de los años, VAERS ha sido bastante útil. El 16 de julio de 1999, por ejemplo, los CDC recomendaron que los proveedores de atención médica suspendieran el uso de RotaShield, una vacuna contra el rotavirus, después de que solo se informaran 15 casos de intususcepción a través del VAERS.

Estados Unidos también tiene un Programa de compensación por daños causados ​​por vacunas (VICP), ha pagado más de $ 4 mil millones en dinero de los contribuyentes a reclamantes desde su creación, mientras que las compañías farmacéuticas están completamente protegidas de cualquier responsabilidad.

Fue creado en la década de 1980 después de que las demandas contra las compañías de vacunas y proveedores de atención médica amenazaran con causar escasez de vacunas y reducir las tasas de vacunación en los EE.UU. Sin embargo, las personas lesionadas por las vacunas contra el COVID no tienen derecho a recibir compensación mientras estén bajo un uso de emergencia.

Además, se supone que la gran mayoría de las lesiones por vacunas no se notifican.

Un estudio publicado el 7 de octubre de 2021 en Journal Toxicology Reports estima que el subregistro de muertes como resultado de las vacunas COVID puede haber resultado en un número hasta 1000 veces menor que el número real. Un estudio de Harvard Pilgrim publicado en el año 2010 estimó que menos del 1 por ciento de las lesiones por vacunas probablemente se informaban en ese momento.

Ya se sabe que las reacciones adversas graves a los medicamentos recetados, por ejemplo, no se informan demasiado, tal vez hasta el 95 por ciento de ellas, como lo han señalado múltiples estudios.

Jessica Rose PhD, quien estudió Inmunología en la Universidad Memorial en Terranova y Labrador junto con el estadístico Mathew Crawford, publicó un artículo en septiembre que investigaba esto específicamente para las vacunas COVID.

Mediante el uso de la base de datos VAERS y las tasas independientes de eventos de anafilaxia de un estudio de Mass General, calcularon un factor de subnotificación x41 para eventos adversos graves en el VAERS, lo que llevó a una estimación de más de 150.000 muertes adicionales causadas por la ‘vacuna’ Covid.

“Las estimaciones se validaron de múltiples formas independientes”, afirman los autores. Concluyó que al menos 150,000 estadounidenses han muerto tras las vacunas Covid-19. Fue objeto de las críticas de los “verificadores de datos”. Sin embargo, la “verificación de hechos” ha ido perdiendo credibilidad e incluso ha sido denunciada por organizaciones como el British Medical Journal (BJM).

La Administración de Productos Terapéuticos, una agencia reguladora del Gobierno de Australia, ha registrado aproximadamente 80 000 eventos adversos relacionados con las inoculaciones de COVID-19. Hasta el momento, más de 10.000 personas se han registrado para hacer una reclamación. El registro para este programa de compensación se abrió el pasado mes de septiembre. Si se aprueba cada reclamo, a partir de ahora el costo del pago sería de al menos $50 millones. Las reacciones adversas varían de leves a graves, incluidas las muertes.

También hay personas en todas las redes sociales que comparten su historia. ¿Son estos incidentes reportados y verificados?

Documentos previamente confidenciales publicados a través de una demanda de la Ley de Libertad de Información (FOIA) revelaron que Pfizer estaba al tanto de más de 50,000 reacciones adversas graves a sus vacunas dentro de los primeros 90 días de su lanzamiento.

Para el 15 de octubre de 2021, los eventos adversos informados en todo el mundo superaron los 2.344.240 solo para las vacunas COVID en el sistema de informes VigiAccess de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hasta el 15 de enero de 2022 se han reportado casi 38.000 muertes tras ‘vacunas’ Covid en Eudravigilance, otra base de datos más de reportes de eventos adversos a las vacunas Covid, en este caso a nivel europeo.

Con todos estos números, el uso de una base de datos de lesiones por vacunas como VAERS, por ejemplo, ha sido considerado inútil por la corriente principal. Afirman que los «teóricos de la conspiración anti-vacunas» están utilizando el VAERS para asustar y engañar a la gente.

Claro, el VAERS, al igual que otras bases de datos utilizads para detectar patrones procupantes, es un sistema defectuoso, pero es lo que el gobierno creó oficialmente para monitorear los problemas de vacunas y es todo lo que tenemos. ¿Por qué no se implementan medidas para que el monitoreo y la notificación de lesiones por vacunas sean más fáciles y precisas? Si hay tantas limitaciones con respecto al VAERS, ¿por qué no esforzarse en mejorar el sistema?

El sistema VAERS ni siquiera está diseñado para determinar la causalidad de los eventos adversos. Entonces, ¿por qué no hay un sistema diseñado para hacerlo? ¿O al menos investigar más a fondo?

¿Por qué no se aborda y se enfoca este problema? Es casi como si la FDA y los CDC no quisieran crear un sistema adecuado de monitoreo de lesiones por vacunas.

Otros factores no incluidos son las consecuencias a largo plazo. ¿Cómo sabemos que las lesiones por vacunas pueden no ocurrir años después de la inoculación? Hay tantas limitaciones que no tenemos más remedio que referirnos a lo que la gente está experimentando y reportando.

Con todos estos factores y números, ¿cómo se pueden justificar los mandatos de vacunas contra el COVID? Además, las vacunas han fallado a la hora de frenar la transmisión del supuesto virus. Esto no ha sido una “pandemia de los no vacunados” como han afirmado los políticos, ha habido múltiples ejemplos de las regiones y países más vacunados del mundo que experimentaron grandes brotes de COVID”.

Visto en: Alicante Confidencial

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: