¿Existe una base extraterrestre oculta en el mar de Chilca?

Por Expediente Oculto

Durante años, diversos testimonios han asegurado que el mar de Chilca, ubicado en Cañete (Lima), oculta un gran misterio. Muchos aseguran haber divisado sobre sus aguas, playa, e incluso, cerca del pueblo, fenómenos extraños vinculados al tema ovni y extraterrestre. Son comunes los relatos acerca de luces, por lo general de forma esférica, que sobrevuelan el mar chilcano con una velocidad y con movimientos que no son propios de una tecnología humana conocida para luego huir con la misma fugacidad con que aparecieron. Y si bien, este tipo de testimonios pueden escucharse en varias partes del Perú y el mundo, lo que diferencia este punto específico es que muchos han visto además el origen de su aparición y el destino de su desaparición: el mar. Varios de estos testimonios de apariciones aseguran que estos objetos “salen” y “desaparecen” en el mar de Chilca.

Pero no sólo son las apariciones de estas luces misteriosas los que hacen de este lugar un verdadero “hot spot” del fenómeno ovni, sino, las apariciones de extraños seres tanto en las playas de este distrito como en los alrededores. Varios testimonios de lugareños y visitantes afirman haberse topado con seres extraños, algunos de apariencia humana pero con rasgos disímiles, otros aseguran que estos seres poseen alturas imposibles de hasta 6 metros, de cuerpos delgados y vestidos con trajes plateados pegados al cuerpo.

Son muchas las teorías que tratan de explicar el motivo de que estos fenómenos parecieran tener una predilección por este lugar. Los investigadores, que han trabajado por años en estos lugares y han estudiado los casos ocurridos en la zona, sospechan de que lo más probable es que Chilca, sea una especie de “centro de operaciones” de alguna o varias civilizaciones extraterrestres. Creen que en este lugar se encontraría una base secreta oculta bajo su mar, y que además, esta realidad es muy conocida no sólo por los habitantes de la zona, sino también por los militares y el gobierno, debido a que en Chilca también hay bases militares.

Y pensándolo bien, esto podría tener sentido. El ser humano se ha pasado su última etapa moderna, tratando de descubrir los misterios del cielo y el universo enviando satélites, robots y naves para explorar hasta los confines de nuestro Sistema Solar tratando de hallar alguna prueba de la existencia de alguna civilización extraterrestre, sin embargo, el hombre, sólo ha explorado y conoce el 5% de nuestros océanos. No existe la tecnología necesaria para investigar las profundidades de nuestros mares, así que lo que se esconde allí, es hasta este momento, un verdadero misterio.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: