Expediciones en busca de gemas para el faraón: nuevos descubrimientos sobre la vida cotidiana en un puesto avanzado del antiguo Egipto

El emplazamiento de las excavaciones en Tell Edfu (con el templo de Horus y la moderna ciudad de Edfu al fondo). Fuente: G. Marouard

Sellos jeroglíficos, edificios de adobe, recipientes para almacenamiento y pequeños trozos de cobre proporcionan a los arqueólogos información sobre cómo era la vida en un asentamiento del valle del Nilo durante el Imperio Antiguo de Egipto. Los hallazgos nos hablan de prospectores y mineros reales enviados en busca de gemas preciosas y gentes del lugar satisfaciendo las necesidades de producción de cerveza y pan.

Las excavaciones están siendo dirigidas por el Instituto Oriental de la Universidad de Chicago, según Phys.org. Arqueólogos de esta institución llevan los últimos 16 años desenterrando lentamente el bien conservado asentamiento de Tell Edfu en el valle del Nilo. Cada estrato excavado proporciona nuevos datos sobre generaciones cada vez más antiguas. Ahora, los investigadores están llegando a algunas de las piezas más antiguas del asentamiento, incluidos dos grandes edificios que datan aproximadamente del período 2400 a. C. –2350 a. C. (finales de la Dinastía V del antiguo Egipto).

Vista aérea de la zona de excavación del Imperio antiguo (Zona 2) en el asentamiento de Tell Edfu, Egipto. (Tell Edfu Project)

Nadine Moeller, profesora asociada de Arqueología egipcia y co-líder del proyecto junto con el investigador asociado del Instituto Oriental, Gregory Marouard, señalaba: “Es un hallazgo maravilloso, ya que tenemos muy poca información sobre esta época de los asentamientos de las provincias del sur. No sabemos de ningún complejo similar del Imperio antiguo.”

El diario Independent informa de que el equipo encontró más de 200 sellos de arcilla rotos con inscripciones jeroglíficas. Estos sellos estaban destinados a ser utilizados en cajas, bolsas, recipientes de cerámica para almacenar mercancías y cartas de papiro selladas. Varios de los sellos incluyen los nombres y títulos de algunos funcionarios del antiguo Egipto. Uno de ellos menciona específicamente a un jefe de los sementiu, prospectores reales que buscaban oro y piedras preciosas para el rey Djedkare-Isesi.

Distintivo de los sementiu grabado sobre un sello de arcilla. (Tell Edfu Project)

Funcionarios de Menfis podrían haberse alojado en los edificios mientras trabajaban supervisando expediciones mineras. Los arqueólogos indicaban al respecto que el hallazgo de conchas del mar Rojo y cerámica procedentes de Nubia suma nuevas evidencias de que aquellos funcionarios encabezaban expediciones reales adentrándose en el Desierto Oriental. Moeller explicaba:

Fue justo en esta época cuando la realeza egipcia, hasta entonces centrada en la zona norte directamente en torno a la capital Menfis, comenzó a ampliar su alcance tras un período de contracción durante la Dinastía IV y buena parte de la V. Esto es una primera señal de que la antigua ciudad de Edfu estaba transformándose en un punto de partida importante para las grandes expediciones que marchaban hacia las regiones desérticas del este, y posiblemente hasta orillas del mar Rojo, situado unas 125 millas (201 kilómetros) al este.

 

Los edificios son de adobe y tienen grandes patios abiertos. Los objetos hallados en su interior sugieren que por lo general eran utilizados como centros administrativos. Sin embargo, los arqueólogos encuentran extraño que algunos elementos del edificio, como la puerta de madera, nunca fueran reciclados para posteriores proyectos de construcción como era la norma por aquel entonces. Así pues, podría ser que estos edificios también tuvieran cierta importancia religiosa en algún momento. Están situados a apenas 20 yardas (18 metros) de un templo dedicado a Horus.

Patio del edificio administrativo sur. (Tell Edfu Project)

Los recipientes para almacenamiento y otros objetos sugieren que se producían cerveza y pan en algunos de los talleres del complejo. Y la escoria de cobre, fragmentos de crisol y pequeñas pesas apuntan a que probablemente se fundía cobre en otros talleres.

Los trabajos aún no han terminado en Tell Edfu, y Moeller espera nuevos y apasionantes descubrimientos para el futuro:

Es un lugar tan singular. Nos ha resultado difícil encontrar paralelismos arquitectónicos, ya que ningún otro asentamiento del Alto Egipto tiene unas ruinas tan extensas de este período de tiempo. Hemos aprendido mucho en Tell Edfu, y aún hay más por llegar.

Autor: Alicia McDermott

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net

Visto en : Ancient Origins en Español

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: