Exposición ambiental al glifosato e impactos sobre la salud reproductiva en la población agrícola de Argentina

Autores: Medardo Avila-Vazquez, Flavia S. Difilippo, Bryan Mac Lean, Eduardo Maturano, Agustina Etchegoyen

scirp.org

Resumen

Argentina utiliza anualmente 240.000 toneladas de glifosato en la agricultura industrial y se observa un cambio en el perfil de morbilidad por parte de los médicos de las zonas agrícolas; ahora parecen prevalecer los trastornos reproductivos. El objetivo de este estudio es determinar la concurrencia de la exposición al glifosato y los trastornos reproductivos en un típico pueblo agrícola argentino (Monte Maíz). Se desarrolló un estudio ecológico con un análisis ambiental de las fuentes de contaminación, incluyendo mediciones de glifosato y otros pesticidas, y un estudio transversal de la prevalencia de abortos espontáneos y anomalías congénitas. Se detectó la presencia de glifosato en el suelo y en el polvo de los cereales y se comprobó que su concentración era aún mayor en el suelo de las aldeas que en el de las zonas rurales; en la región se utilizan anualmente 650 toneladas de glifosato y se contamina el suelo y el polvo en suspensión afecta también a los núcleos de población, lo que supone una carga de exposición ambiental al glifosato de 79 kg por persona y año. No encontramos otras fuentes relevantes de contaminación. Las tasas de aborto espontáneo y anormalidades congénitas son tres y dos veces más altas que el promedio nacional registrado por la salud nacional (10% vs. 3% y 3% – 4.3% vs. 1.4% respectivamente). Nuestro estudio verificó una alta exposición ambiental al glifosato en asociación con una mayor frecuencia de trastornos reproductivos (aborto espontáneo y anomalías congénitas) en la aldea agrícola argentina, pero es incapaz de hacer afirmaciones de causa-efecto. Se requieren estudios adicionales con diseños para tales propósitos.

Palabras clave

Glifosato, Abortos espontáneos, Anomalías congénitas, Exposición ambiental, Salud ambiental.

1. Introducción

En 1996, Argentina comenzó a cultivar semillas genéticamente modificadas (GM), y actualmente se emplean 25 millones de hectáreas donde viven 12 millones de personas; estos cultivos han provocado un aumento sustancial en el consumo de plaguicidas. En 2013, Argentina fumigó 240.000 toneladas de glifosato [1][2] . Se percibe un cambio en el perfil de morbilidad y mortalidad por parte de los médicos de las zonas agrícolas; ahora parecen prevalecer los trastornos reproductivos y el cáncer [3] y recientemente la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (International Federation of Gynecology and Obstetrics) expresó su preocupación por los efectos en la salud reproductiva por la exposición a productos químicos tóxicos del medio ambiente [4]. La ciudad de Monte Maíz (Distrito de Unión en la Provincia de Córdoba) se encuentra en el corazón del área agrícola argentina, la región de mayor productividad agrícola del país, donde se cultivan soja, maíz y trigo en el centro del país. En los últimos años, las autoridades del gobierno local, junto con los residentes locales y los médicos, han mostrado su preocupación por un aumento evidente en el número de abortos espontáneos, anormalidades congénitas y cáncer, por lo que solicitaron una evaluación del estado de salud a la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). La comunidad había llevado a cabo un censo de salud en 2007 (no publicado), realizado por maestros y otros voluntarios, en el que se identificaron altas tasas de abortos espontáneos y cáncer. Existen pocos estudios epidemiológicos sobre la salud ambiental de las poblaciones rurales en Argentina y muy pocos han sido publicados hasta la fecha. El objetivo de este estudio es conocer la contaminación ambiental registrada en Monte Maíz, principalmente la presencia de glifosato y otros plaguicidas y comprobar si se ha incrementado la prevalencia de abortos espontáneos y de anomalías congénitas. Nuestro objetivo era verificar la concurrencia de la exposición ambiental al glifosato y esos trastornos reproductivos; también se midieron las tasas de cáncer y este resultado ya ha sido publicado recientemente por los autores [5].

2. Material y Métodos

Se realizó un estudio ecológico exploratorio sobre trastornos reproductivos y contaminación ambiental, consistente por un lado en un estudio epidemiológico (estudio transversal) con una encuesta de salud por hogares dirigida a toda la población (encuesta poblacional), diseñada para ubicar cada registro en la localidad mediante el uso de nueve ratios de censo (R) por parte del Censo del Instituto Nacional de Censos, que dividen el municipio en nueve sectores con mayor peso demográfico, tal y como se observa en el mapa de la Figura 1. A partir de la encuesta de hogares, se verificó la prevalencia del aborto espontáneo

Figura 1.

(mujeres de entre 15 y 45 años que han sufrido o inexplicables en los últimos 5 años y con 5 o más años de residencia en Monte Maíz) y prevalencia de anomalías congénitas (niños con anomalías congénitas mayores vivos en el momento de la entrevista), estas fueron variables dependientes, mientras que el sexo, la edad, la ocupación, la permanencia en la aldea, el tabaquismo, la proporción de residencia censal, el nivel educativo y la presencia de contaminantes ambientales fueron las variables independientes. Por otro lado, un análisis ambiental que registra las fuentes de contaminación tales como vertederos, antenas de telefonía móvil, transformadores de energía eléctrica, sitios industriales, reservas de granos, depósitos de pesticidas y máquinas de fumigación. Entrevistamos a las partes interesadas de la comunidad y del gobierno, dueños de negocios, representantes de la ciudad, maestros, agricultores y trabajadores que fumigaron pesticidas, con el fin de reconocer el funcionamiento de las industrias, los servicios públicos locales y los agronegocios (agua potable, manejo de alcantarillado, desechos domésticos, contaminación de las industrias, prácticas y dosis de uso de pesticidas). El Centro de Investigaciones Ambientales de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata recolectó y analizó muestras de matrices ambientales (agua, suelo, cáscara de granos), seleccionando doce sitios internos y periféricos de la ciudad para examinar la presencia de glifosato, su metabolito ácido aminometilfosfónico (AMPA), y los plaguicidas utilizados actualmente (clorpirifos, endosulfán, cipermetrina, atrazina, 2.4D, y epoxiconazol). Tanto el pretratamiento como el análisis de plaguicidas se realizaron bajo normas internacionales utilizando cromatografía líquida-espectrometría de masas [6] [7] . Se realizó una determinación de arsénico (As) en la red de agua doméstica mediante espectrometría de absorción atómica de generación de hidruros.

El área de estudio fue Monte Maíz, municipio ubicado en la Ruta Provincial N.º 11, 33˚12′ latitud Sur y 62˚36′ longitud Oeste de Greenwich, a una altura sobre el nivel del mar de 114 metros; el municipio tiene 113 años de antigüedad y cuenta con 7788 habitantes (8045 incluyendo residentes de zonas rurales circundantes). La agricultura es la principal actividad económica con industria metalúrgica complementaria que se encuentra en el extremo sur de la ciudad [8].

2.1. Análisis estadístico

Las tasas brutas se obtuvieron a través de una base de datos y una matriz numérica, se realizó un análisis de correlación bivariada Pearson para evaluar la asociación de abortos espontáneos y anomalías congénitas con variables independientes, incluida la distribución espacial de acuerdo a las razones del censo en el que se dividió la ciudad (R09-R18). Construimos mapas para abortos espontáneos y anormalidades congénitas y fuentes de contaminación usando el software Quantum GIS 2.4 y creamos tablas de contingencia para realizar mediciones relacionales entre la exposición y la enfermedad. Para ello se utilizó el siguiente software: INFOSTAT (UNC), SPSS y EPIDAT (OPS). Se compararon las tasas de abortos espontáneos y anormalidades congénitas de Monte Maíz con las tasas nacionales reportadas por el Registro Nacional de Anomalías Congénitas (RENAC) del Ministerio de Salud de la Nación [9].

2.2. Realización del estudio

Los médicos o estudiantes de medicina llevaron a cabo el trabajo de campo durante octubre de 2014; todas las encuestas de salud fueron realizadas por estudiantes de medicina de último año de la UNC y profesores de medicina. El estudio se realizó de acuerdo con la Declaración de Helsinki y en el marco de la Ley 9694 Artículo 2 de la Provincia de Córdoba de acuerdo con la Ley Reguladora de la Investigación Sanitaria y fue aprobado por el Comité de Bioética creado por esta ley para los estudios de observación[10]. Todas las encuestas se realizaron después de obtener el consentimiento informado.

3. Resultados

3.1. Análisis Ambiental

En Monte Maíz la red eléctrica está alimentada por energía de media tensión distribuida en el área urbana, con subestaciones de 33 kV a 380 w, sin alta tensión. Cuenta con un sistema de alcantarillado con una red de recogida doméstica que llega a todos los hogares; los residuos sólidos urbanos son gestionados por un servicio municipal que cuenta con una planta de Residuos Sólidos. El área cuenta con 45.000 ha de soja y 20.000 ha de maíz , que son los principales cultivos de verano y el trigo en una superficie de 15.000 ha como cultivo de invierno. Identificamos un vertedero abierto, a 800 metros al noreste del límite del pueblo, sin evidencia de incendio en los últimos 5 años. Hay una ausencia de silvicultura en la periferia de la ciudad, que es reemplazada por cultivos de soja y maíz, comenzando en el borde inmediato de las casas.

Figura 2.

Estos cultivos son frecuentemente tratados con pesticidas, con maquinaria terrestre y fumigadores. En el suroeste de Monte Maíz encontramos dos fincas ganaderas y, en el lado oeste, una zona de inundación, con estanques, un parque y una planta de tratamiento de aguas residuales entre los campos de cultivo, y dos industrias de equipos agrícolas, ubicadas en el extremo sur del pueblo, que utilizan gas metano como fuente de energía. Las fuentes de radiación electromagnética fueron dos torres de telefonía móvil, ubicadas en R9 y R12, que se destacan en el mapa de factores de contaminación de Monte Maíz en la Figura 2 (hay otras dos torres ubicadas fuera del área urbana). La población de Monte Maíz recibe agua potable de muy buena calidad, potable y libre de arsénico. Dentro de la aldea habitada, hay silos de cereales de donde se desprenden la soja y las hojas de maíz (polvo de cereal) que se muestran en el mapa de la Figura 2 y se identificaron veintidós depósitos para la fumigación y contenedores de pesticidas utilizados en la región. Agrónomos locales y aplicadores de agroquímicos informan que en Monte Maíz los cultivos de soja y maíz transgénicos utilizan 10 kilogramos de glifosato por hectárea y año. Seiscientas cincuenta toneladas de glifosato se pulverizan en la zona, lo que supone una carga general de exposición ambiental al glifosato de 79 kg por persona y año, que varía en función de la actividad agrícola o no agrícola y de la distribución espacial del glifosato. Esta región utiliza novecientas setenta y cinco toneladas de todos los plaguicidas cada año.

3.2. Análisis de Contaminantes Químicos

Se detectó glifosato del herbicida y AMPA en el 100% de las muestras de suelo y cáscara. En la cascarilla de los silos predominaron el glifosato y el AMPA (505 y 607 ppb), seguidos por el clorpirifós (14 ppb) y el epoxiconazol (2,3 ppb) como se muestra en la Tabla 1. El sitio de muestreo N˚ 6 (mapa en la Figura 2), perteneciente a un parque infantil, contenía 68 veces más glifosato que el sitio Nº 5, perteneciente a un campo de cultivo de maíz resistente al glifosato. De manera similar, el sitio N˚ 8, donde la muestra de suelo fue tomada de la acera al lado de los depósitos de pesticidas, tenía la concentración más alta de glifosato (3868 ppb), AMPA (3192 ppb), y otros pesticidas. El glifosato también presentó las concentraciones más altas entre todas las matrices estudiadas (3868 ppb), excediendo por mucho a los otros pesticidas: endosulfán II (337.7 ppb) y clorpirifos (242 ppb) (ver Tabla 1). Había concentraciones mínimas de pesticidas en el agua potable; también, el arsénico en el agua potable era menos de 5 ppb.

3.3. Análisis epidemiológico

En general, se visitaron el 92% de los hogares y el 4,8% corresponde a hogares que se negaron a contestar la encuesta. Algunas casas estaban deshabitadas en el momento de la visita. La información fue recabada de 4859 personas (62% de la población), sus características están disponibles en la Tabla 2.98. Los abortos espontáneos ocurrieron en los últimos 5 años entre 981 mujeres encuestadas en edad reproductiva; 62 de ellas tuvieron un solo episodio, 15 tuvieron dos y 2 de ellas tuvieron tres abortos, una tasa de prevalencia de abortos no intencionales del 10% por cada 100 mujeres en edad reproductiva; 79 mujeres entre 981 fueron las que sufrieron abortos espontáneos (8%).Entre la población estudiada hubo 853 nacimientos en los últimos 10 años, 25 niños presentaron anomalías congénitas mayores y estaban vivos en el momento del estudio (cuatro anomalías del sistema nervioso, cinco genitales, cuatro extremidades, tres renales y urinarias, dos digestivas, cuatro cardiopatías y una atresia biliar, labio leporino y quiste tiroglosal), una tasa de prevalencia del 3% (Tabla 3), sin incluir a los niños malformados que murieron durante este período. Incluyendo a los muertos ( doce casos) la tasa de anomalías congénitas alcanzaría el 4,3% porque la OMS estima una mortalidad por anomalías congénitas del 40% en diez años [11] Los abortos espontáneos que se muestran se correlacionan con las mujeres jóvenes y las mujeres que viven en R16 y R17 con una significación del 0,05%, estos radios (R) son en los que sopla el viento procedente de los almacenes de cereales. Las anormalidades congénitas no mostraron correlación significativa con variables independientes, los niveles de asociación se midieron como la tasa de prevalencia (OR) que surge de las tablas de contingencia (2 × 2); la OR para los abortos espontáneos en mujeres de Radio 16 y Radio 17 con respecto a otros Radios fue de 1,29 (IC: 0,71 – 2,34) con un valor p no significativo, por lo que a pesar de la existencia de riesgo aparente de aborto en esas áreas, no se pudo excluir la presencia de sesgo.

4. Comentarios

Las semillas manipuladas genéticamente que contienen un transgén tienen la capacidad de sobrevivir en ambientes saturados con glifosato, un herbicida utilizado para erradicar otras plantas. El glifosato interfiere con el metabolismo vital de las plantas, pero no con las plantas transgénicas para las que se generó una vía metabólica alternativa a través de la bioingeniería. Desde 1996, año en que se introdujo la soja transgénica en Argentina, su uso ha continuado expandiéndose debido a las altas ganancias generadas por su comercialización y fácil cosecha [12] a medida que aumenta la extensión de este cultivo, también lo hace el uso del glifosato. Actualmente, Argentina utiliza 240.000 toneladas de glifosato al año. Esto ha aumentado año tras año como consecuencia de las malezas resistentes a herbicidas que requieren dosis más altas de glifosato y el uso combinado de otros herbicidas como 2,4D, atrazina, etc. [13] . Este aumento se ha traducido en 5 kg de glifosato por persona al año como carga potencial de exposición para todos los habitantes del país, mayor en las zonas agrícolas.

Monte Maíz muestra los efectos de este modelo agrícola, así como el auge de la producción en la región, el alto nivel de vida de la población y la reubicación de los agricultores locales en la aldea, que abandonaron las zonas rurales y se trasladaron con los equipos y suministros, junto con sus familias. Los depósitos de maquinaría agrícola se están multiplicando dentro de la población (veintidós en total), los mayores depósitos de la ciudad están en R15 y son cinco sitios de almacenamiento de pesticidas. Un total de 650 toneladas de glifosato al año se concentran, manipulan y han rodeado el pueblo, que ahora enfrenta campos que son fumigados diariamente. El glifosato se encontró en el 100% de las muestras de suelo y polvo de la cáscara, la concentración fue 10 veces mayor que la de otros plaguicidas, lo que demuestra que, de todos los plaguicidas que contaminan el medio ambiente, el glifosato es el más frecuente. Las concentraciones encontradas en el centro de la ciudad son varias veces más altas que en el suelo de los campos cultivados (ver tabla 1), lo que reafirma la impresión de que la ciudad está en el centro de operaciones del área fumigada. El glifosato también es alto en el polvo de los cereales, también se acompaña de otros pesticidas cuya presencia conjunta descarta que el glifosato sea alto dentro del pueblo debido a su uso en jardinería.

En las fábricas de metalurgia, no se encontró contaminación significativa; la densidad por km2 de la fuente de radiación electromagnética, como el emplazamiento de las antenas de telefonía móvil, las líneas de alta tensión y los transformadores de tensión eléctrica, es baja en comparación con la densidad de la radiación electromagnética de la fuente en las grandes ciudades, lo que minimiza el valor de esta contaminación; por ejemplo, Nueva Córdoba, un barrio de la ciudad de Córdoba, que está ubicado en la misma superficie que Monte Maíz, con una mayor población, tiene nueve sitios de antenas de telefonía móvil, mientras que sólo hay dos torres en Monte Maíz [14], aunque una debilidad del estudio es la falta de mediciones directas de radiación electromagnética.

Además, el manejo de la basura doméstica, las aguas residuales y el agua libre de contaminantes (desde hace 16 años) eliminan la relación de estos factores contaminantes de las patologías observadas. Así, la contaminación con glifosato y en menor medida con otros plaguicidas es el factor predominante en el análisis de la contaminación ambiental de Monte Maíz.

La tasa de abortos espontáneos en cinco años (10%) en Monte Maíz fue tres veces superior a la reportada en un análisis nacional realizado en 2005 por el Ministerio de Salud Nacional (0,6% anual)[15] , y también superior a la de una encuesta socio-sanitaria realizada recientemente (2016) por nuestro equipo en un barrio de Córdoba donde la prevalencia de abortos espontáneos fue de 3,7% en 5 años [16] . La distribución espacial de los abortos muestra una acumulación de casos en el sector (R16 y R17) que está más contaminado con cáscara de grano impregnada de glifosato, aunque la asociación no es significativa. Esta mayor prevalencia es consistente con los hallazgos de Aiassa et al. que detectaron una tasa de abortos espontáneos del 19% entre 166 hogares de la localidad campesina de Las Vertientes (Córdoba, a 180 km de Monte Maíz)[17]. El “Ontario Farm Family Health Study” (Estudio de Salud Familiar en Granjas de Ontario) refería el 18,7% de la tasa de abortos espontáneos en familias de granjeros con un riesgo significativo de exposición al glifosato antes de la concepción [18]. En nuestra población, las madres jóvenes estaban vinculadas a este resultado perinatal y no al revés; el tabaquismo tampoco estaba vinculado al aborto. La población no es endogámica (es una gran ciudad formada por agricultores y siderúrgicos) y su estructura social muestra un excelente estatus socioeconómico medido en tasa de necesidades básicas insatisfechas. Ni la edad materna, ni los hábitos tóxicos, ni la pobreza pueden explicar la alta tasa de abortos espontáneos en Monte Maíz.

Parece haber una relación clara entre la exposición a plaguicidas, incluido el glifosato, y la interrupción del embarazo, similar a las observaciones realizadas por Settini en Italia [19] , o a las revisiones sistemáticas de la medicina basada en la evidencia de Sanborn et al. en la Universidad MacMaster, Canadá, en 2007 [20] y actualizada en 2012 [21].

Por otro lado, el Registro Nacional de Anomalías Congénitas de Argentina (RENAC) en 2014 informa que entre 281.249 recién nacidos se registraron un total de 4.120 anomalías congénitas estructurales mayores, con una prevalencia del 1,4% [9] ; en Monte Maíz la prevalencia (3%) fue el doble de la prevalencia nacional (ver Tabla 3). Vale la pena mencionar que nuestros datos no incluyen a los niños malformados que murieron, por lo que la diferencia seguramente podría ser aún mayor. Los tipos de anomalías congénitas no difieren significativamente de los reportados por el RENAC para toda la Provincia [9]. La tasa nacional de anomalías se genera a partir de informes mensuales emitidos por los servicios de neonatología, puede haber subregistro de casos. Por el contrario, nuestros datos pueden estar sesgados debido al hecho de que son auto-referenciados, y aunque esto es un factor limitante para cualquier estudio de la enfermedad a través de encuestas, es poco probable en alguna patología menos prevalente donde, por el contrario, el error más común es el tipo II. Los datos recopilados de manera diferente pueden reflejar discrepancias, generando así un sesgo de información. En cualquier caso, la mayor frecuencia de niños nacidos con anomalías congénitas en poblaciones expuestas a agroquímicos se describe en los registros de las maternidades [22], control de casos [23],[24], estudios ecológicos estadounidenses [25],[26], revisiones sistemáticas canadienses [21], entre otros.

En 2010 Paganelli demuestra cómo los herbicidas a base de glifosato producen efectos teratogénicos sobre los vertebrados al perjudicar la señalización del ácido retinoico [27] y en los últimos años se ha publicado información sobre la genotoxicidad del glifosato en modelos experimentales, información que antes se desconocía, utilizando pruebas de aberraciones cromosómicas, micronúcleos y ensayos de cometa han verificado el daño a las cadenas de ADN [28][29] incluso en células humanas [30][31]. Más recientemente, estos mismos estudios se llevaron a cabo en personas ambiental y ocupacionalmente expuestas a plaguicidas en general y al glifosato en particular, los cuales registraron tasas de daño genético muy superiores a las encontradas en poblaciones no expuestas a plaguicidas utilizados como grupos de referencia o de control [32][33].

El Grupo de Trabajo de Monografías de la IARC-OMS para la Evaluación de Riesgos Carcinogénicos en Humanos en 2015 revisó 1000 estudios sobre glifosato y escogió 200 trabajos relevantes para concluir que existe una sólida evidencia de que la exposición a formulaciones a base de glifosato o glifosato es genotóxica basándose en estudios en humanos in vitro y en estudios en animales experimentales [34], la aparición de daños en las cadenas de ADN que, cuando no se reparan o no se extraen las células, pueden conducir a mutaciones de las células germinales con impacto en la salud reproductiva. Cerca de Monte Maíz, en la ciudad de Marcos Juárez, estudios publicados mostraron una doble frecuencia de aberraciones cromosómicas y micronúcleos en personas ambientalmente expuestas al glifosato u otros plaguicidas[35] y genotoxicidad en niños expuestos a plaguicidas en comparación con los que no lo están [36].

Esta asociación es consistente con respecto a los abortos y malformaciones, la plausibilidad biológica es muy razonable para los problemas reproductivos en su relación causal con los 600.000 kg de glifosato que contaminan el medio ambiente de Monte Maíz, aunque se reconoce que la falacia ecológica no puede descartarse de este análisis y el diseño de este estudio es limitado por causalidad. El cambio en la secuencia temporal no se pudo establecer en este estudio transversal, pero los médicos locales notaron cambios en el perfil de la enfermedad desde la introducción de semillas transgénicas y el uso masivo de glifosato. Aunque las limitaciones metodológicas de esta exploración sugieren que reconocemos su alcance limitado, resalta la asociación a nivel de evidencia y debe ser considerada con cautela dado el pequeño tamaño de la población, la naturaleza autorreferenciada de la encuesta y la modalidad descriptiva del estudio. Los resultados de este estudio también son importantes porque describen un problema de salud en el ambiente donde vive la gente.

5. Conclusión

Esta investigación detectó un ambiente urbano severamente contaminado por glifosato y otros pesticidas con alta exposición ambiental al glifosato en los pobladores e identificó frecuencias elevadas de anormalidades congénitas y abortos espontáneos, sugiriendo un vínculo entre la exposición ambiental al glifosato y los problemas reproductivos, aunque este fue un diseño exploratorio y de observación incapaz de hacer afirmaciones causales directas. Sin embargo, desde el punto de vista de la salud colectiva, este vínculo requiere recomendar la aplicación cautelar de medidas para proteger a la población de esta exposición ambiental.

Agradecimientos

Al Programa SUMA 400, Secretaría de Extensión Universitaria de la UNC que hizo posible viajar con un equipo de 70 personas a Monte Maíz. A la Municipalidad de Monte Maíz, que facilitó la permanencia de nuestro equipo durante los 5 días de trabajo de campo. A los profesores y estudiantes de Medicina y Geografía de la ONU, a los profesores y estudiantes de Química de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, que realizaron el trabajo de campo en Monte Maíz. Y a “Ayni Translations” que realizó la traducción del original español al inglés.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen intereses financieros competidores reales o potenciales.

Citar este artículo

Avila-Vázquez, M. , Difilippo, F. , Lean, B. , Maturano, E. y Etchegoyen, A. (2018) Environmental Exposure to Glyphosate and Reproductive Health Impacts in Agricultural Population of Argentina. Journal of Environmental Protection, 9, 241-253. doi:10.4236/jep.2018.93016.

Referencias

Consultar el artículo original

Visto en : Noticias de abajo

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: