Gran victoria para la medicina natural en Australia, mientras la nación rechaza el intento de ingeniería farmacéutica de prohibir casi todas las hierbas

Por Mike Adams  / Natural News

Australia es uno de los regímenes de policía médica más opresivos del mundo. La tiranía médica en Australia incluso ha llevado al gobierno a negar los controles de derechos a los padres que se niegan a someter a sus hijos a una batería interminable de peligrosas inyecciones de vacunas. Los trastornados trolls farmacéuticos en Australia han estado presionando fuertemente para prohibir la medicina herbal y forzar a todos los ciudadanos de Australia a usar medicamentos químicos tóxicos, con un precio excesivo para tratar todo.

Jon Rappoport de NoMoreFakeNews. com cita a Crazz Files, informando que el gobierno australiano ha rechazado el intento de prohibir la medicina natural financiado por las farmacias, reafirmando la eficacia de los remedios tradicionales. Esta es una sorprendente e importante victoria para la libertad sanitaria en Australia, y revela que incluso el partido de los Verdes en Australia se ha convertido en una medicina antinatural.

Aquí está la historia de Rappoport (enlace fuente original):

Victoria estremecedora para los defensores de la medicina alternativa

por Jon Rappoport

8 de marzo de 2018

Rompiendo: En Australia, un esfuerzo por etiquetar todos los productos de medicina alternativa (tradicional y complementaria) como “basados en la seudociencia” ha fracasado.

Los remedios tradicionales (mucho más antiguos que los medicamentos convencionales) se defienden como corresponda, y pueden incluir alegaciones de salud.

The Crazz Files, uno de los principales defensores de la libertad sanitaria en Australia, informa:”En un gran triunfo, el gobierno federal ha ignorado a los Verdes australianos y a activistas de la medicina anti-complementaria como el doctor Ken Harvey… y ha aprobado un paquete de reformas que protege la medicina tradicional”.

El proyecto de ley de Enmienda de Bienes Terapéuticos (2017 Medidas No. 1), que fue aprobado por el Parlamento el 15 de febrero, respalda las afirmaciones positivas para las medicinas complementarias basadas en la evidencia tradicional, y suprime el actual sistema de quejas.

Los votantes verdes quedaron conmocionados al enterarse de que el líder verde y médico generalista, el senador Dr. Richard Di Natale, estaba alineado con los escépticos, cuya plataforma es:”No hay alternativa a la medicina[moderna]”.

Una de sus “preocupaciones”[del Dr. Di Natale] era que la gente estaba siendo “engañada” por las afirmaciones tradicionales sobre la eficacia de la medicina complementaria. Él y los escépticos querían que las etiquetas de las medicinas complementarias y tradicionales dijeran:’ esta indicación tradicional no está de acuerdo con los conocimientos médicos modernos y no hay evidencia científica de que este producto sea efectivo'”.

La ministra de Salud Rural, la senadora Bridget McKenzie, dijo a Di Natale:”Creo que es ofensivo e irrespetuoso para los que practican la medicina tradicional”.

Para algunos, en particular los que usan la medicina china, la historia de la práctica del paradigma de la medicina tradicional se remonta a miles de años. Ha sido ampliamente refinado, practicado y documentado y en muchos casos incorporado a la medicina convencional. Por lo tanto, una declaración exigida por el gobierno australiano de que la indicación no está de acuerdo con el conocimiento médico moderno y que no hay evidencia científica será vista como arrogante e insensible a aquellos que practican y usan la medicina tradicional china,’ dijo el senador McKenzie.

Boom.

De acuerdo. Está bien. Ahora quiero tratar a los lectores con un breve análisis de la “medicina moderna”, el llamado sistema científico que es el “único sistema válido”. Es el sistema empleado en Australia, América y prácticamente todos los países del mundo.

Las personas que ven las noticias o leen las noticias dominantes tienen la impresión de que la investigación médica “científica” es notablemente válida y siempre está progresando.

Médicos y burócratas médicos se alinearon para confirmar y presionar sin cesar esta opinión.

Pero están ocultando una verdad oscura.

Vamos al registro. Aquí están dos editores de dos de las revistas médicas más prestigiosas y respetadas del mundo. Durante sus largas carreras, han leído y analizado más estudios que cualquier médico, investigador, burócrata o el llamado blogger médico. Y esto es lo que han escrito:

UNO:”Sencillamente ya no es posible creer en gran parte de la investigación clínica que se publica, o confiar en el juicio de médicos de confianza o directrices médicas autorizadas. No me complace esta conclusión, a la que llegué lenta y renuentemente durante mis dos décadas como editora de The New England Journal of Medicine “. (Dr. Marcia Angell, NY Review of Books, 15 de enero de 2009,”Drug Companies & Doctors: A Story of Corruption)

DOS:”El caso contra la ciencia es sencillo: gran parte de la literatura científica, quizás la mitad, puede ser simplemente falsa. Afectada por estudios con muestras de tamaño pequeño, efectos minúsculos, análisis exploratorios inválidos y conflictos de intereses flagrantes, junto con una obsesión por perseguir tendencias de moda de dudosa importancia, la ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad…

La aparente endemicidad del mal comportamiento investigador es alarmante. En su búsqueda por contar una historia convincente, los científicos con demasiada frecuencia esculpen datos para ajustarlos a su teoría preferida del mundo. O modifican las hipótesis para ajustarlas a sus datos. Los editores de revistas también merecen su justa parte de crítica. Ayudamos y fomentamos los peores comportamientos. Nuestra aquiescencia al factor de impacto alimenta una competencia poco saludable para ganar un lugar en unos pocos diarios selectos. Nuestro amor por el “significado” contamina la literatura con muchos cuentos de hadas estadísticos… Las revistas no son los únicos malhechores. Las universidades están en una lucha perpetua por el dinero y el talento…”(Dr. Richard Horton, redactor jefe, The Lancet, en The Lancet, 11 de abril de 2015, Vol 385,” Offline: What is medicine’s 5 sigma?”)

Hay muchas implicaciones ominosas en estas dos afirmaciones. Señalaré uno.

Estudios incompetentes, llenos de errores y fraudulentos de medicamentos -por ejemplo, informes publicados sobre ensayos clínicos de esos medicamentos- llevarían a uno a esperar caos en el campo del tratamiento médico. Y por caos, quiero decir: las drogas causan muertes generalizadas y heridas graves.

Una vez más, si una persona obtiene sus noticias de fuentes convencionales, dirá:”Pero no veo evidencia de un escándalo tan grande”.

Es una conspiración de silencio. Porque esta muerte generalizada y este daño grave ha sido reportado. ¿Donde? en la literatura médica de código abierto.

Por ejemplo: El 26 de julio de 2000, la comunidad médica de los Estados Unidos recibió un shock titánico, cuando una de sus más respetadas expertas en salud pública, la Dra. Barbara Starfield, reveló sus hallazgos sobre el cuidado de la salud en los Estados Unidos. Starfield estaba asociado con la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins.

El estudio de Starfield,”¿Es la salud estadounidense realmente la mejor del mundo?publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA), llegó a la siguiente conclusión, entre otras:

Cada año en los EE. UU., recetados correctamente, los medicamentos aprobados por la FDA matan a 106.000 personas. Así, cada década, estas drogas matan a más de un millón de personas.

Tras los sorprendentes hallazgos de Starfield, el periodismo mediático fue más bien superficial, y pronto disminuyó. Ningún periódico o red de televisión importante montó una investigación “Medicalgate” en curso. Ni el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ni las agencias federales de salud emprendieron acciones correctivas prolongadas.

En general, las partes que podrían haber tomado medidas efectivas para corregir esta tragedia continuada prefirieron ignorarla.

Los días 6 y 7 de diciembre de 2009, entrevisté al Dr. Starfield por correo electrónico. He aquí un extracto de esa entrevista.

P: ¿Cuál ha sido el nivel y tenor de la respuesta a sus hallazgos, desde el año 2000?

R: El público estadounidense parece haber sido engañado al creer que más intervenciones conducen a una mejor salud, y la mayoría de las personas que conozco desconocen por completo que Estados Unidos no tiene la “mejor salud del mundo”.

P: En la comunidad de investigación médica, ¿han sido debatidas sus estadísticas de mortalidad por causas médicas o se han aceptado estas cifras, aunque con cierto grado de vergüenza?

R: Los hallazgos han sido aceptados por aquellos que los estudian. Sólo ha habido un detractor, un antiguo decano de la escuela de medicina, que ha recibido mucha atención por afirmar que el sistema de salud estadounidense es el mejor que existe y necesitamos más de él. Tiene un gran interés en las escuelas de medicina y los hospitales de enseñanza (ellos son su circunscripción).

P: ¿Las agencias de salud del gobierno federal han consultado con usted sobre las maneras de mitigar los efectos[desastreantes] del sistema médico de los Estados Unidos?

A: NO.

P: ¿Es usted consciente de algún esfuerzo sistemático, desde que se publicó su estudio JAMA 2000, para remediar las principales categorías de muertes causadas por causas médicas en los Estados Unidos?

R: No hay esfuerzos sistemáticos; sin embargo, ha habido muchos estudios. La mayoría de ellos indican tasas de mortalidad más altas que las calculadas.

P: ¿Su JAMA 2000 estudió la revisión por pares, o hubo alguna oposición a publicarla?

R: Fue rechazada por la primera revista a la que la envié, alegando que “¡no sería interesante para los lectores!

fin de la entrevista extracto-

Los médicos están capacitados para rendir homenaje exclusivo a los estudios de drogas publicados y revisados por pares. Estos médicos ignoran infaliblemente el hecho de que, si las drogas médicas están matando a un millón de estadounidenses por década, los estudios en los que se basan esas drogas deben ser fraudulentos. En otras palabras, la literatura médica es sospechosa, poco confiable e impenetrable.

QUE ES EXACTAMENTE LO QUE ESTÁN DICIENDO LOS DOS ESTIMADOS EDITORES MÉDICOS QUE CITÉ ARRIBA -MARCIA ANGELL Y RICHARD HORTON-.

Si usted conoce a un médico que disfruta de sentarse en su caballo alto dispensando la última palabra sobre la medicina moderna, podría darle las citas del Dr. Angell y el Dr. Horton, instruirlo para que las lea y sugerirle que se ponga en contacto con Angell y Horton, a fin de descubrir lo que ha sucedido con su profesión.

Como en: DESASTRES.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: