Intentarán encerrarte de nuevo

Por Jeffrey A. Tucker / Brownstone Institute

loading...

Traducido por el equipo de sott.net

Los señores del confinamiento apenas se libraron de su peor destino posible, a saber, que el tema se convirtiera en la fuente de escándalo nacional e internacional que debió ser. Añadamos también los mandatos de vacunas: aunque estuvieran moralmente justificados, que no lo estaban, no hay absolutamente ninguna razón práctica para ello.

Haber impuesto ambas cosas en el transcurso de un año, con cero pruebas de que hayan logrado algo para la salud pública y con una gran cantidad de pruebas que arruinan la calidad de vida de innumerables millones de personas, se califica como un escándalo para los siglos. Lo fue en EEUU, pero también en casi todos los países del mundo, salvo unos pocos.

¿Podría esto tener enormes implicaciones políticas? Es de suponer que sí. Y sin embargo, hoy parece que la verdad y la justicia están más lejos que nunca. Los más apasionados de los gobernadores anticonfinamiento, los que nunca cerraron o abrieron antes que el resto del país, ganaron con su historial. La mayoría del resto se unió a toda la clase política para fingir que todo esto no es un problema. Trágicamente, esta táctica parece haber funcionado mejor de lo que debería.

Mientras tanto, algunos puntos que considerar:

El gobierno estadounidense, a través de la Administración de Seguridad en el Transporte, ha firmado otra orden que extiende la prohibición de visitantes internacionales no vacunados hasta el 8 de enero de 2023. Esto significa que ninguna persona que haya conseguido rechazar la vacuna podrá venir a los EEUU por ningún motivo. Se trata de un 30% de la población mundial, a la que se le prohíbe incluso entrar en EEUU por su cuenta. Algo así habría sido inconcebiblemente antiliberal hace tres años, y habría sido fuente de enorme controversia e indignación. Hoy, la prórroga apenas ha sido noticia.

La administración Biden ha vuelto a prorrogar la declaración de emergencia covid otros 90 días, lo que sigue otorgando al gobierno amplios poderes sin la aprobación del Congreso. Bajo el estado de emergencia, la estructura constitucional estadounidense queda efectivamente suspendida y el país sigue en pie de guerra. Este anuncio no fue polémico y, al igual que el anterior, apenas fue noticia.

Muchos colegios y universidades, y también otras escuelas y organismos públicos, siguen imponiendo el mandato de vacunación incluso sin ninguna ciencia sólida que respalde la aprobación de las vacunas bivalentes ni ninguna razón real que respalde el impulso, dado que la mayoría de las personas hace tiempo que estuvieron expuestas y adquirieron inmunidad natural y, además, está muy bien establecido que las vacunas no protegen a nadie de la infección ni detienen la transmisión. De todos modos, siguen haciéndolo.

El enmascaramiento no está en descrédito porque nunca obtuvimos nada parecido a una admisión honesta de su fracaso en el control de la propagación. Incluso hoy en día, hay un porcentaje de personas por ahí permanentemente traumatizadas. En los viajes, veo tal vez un 10-20%, pero en algunas ciudades del noreste, el uso regular de mascarillas es también muy común. Una vez que se convirtieron en un símbolo de conformidad y virtud política, eso selló el acuerdo y la cultura cambió. Ahora nos enfrentamos a la amenaza de mandatos de mascarilla siempre que el gobierno lo considere necesario porque la Autoridad de Seguridad en el Transporte ha recibido el visto bueno de los tribunales.

El fin de los mandatos de vacunación en la mayoría de los ámbitos de la vida, y por tanto también el impulso de un pasaporte para distinguir entre personas limpias e impuras, es una buena señal. Pero la infraestructura sigue existiendo y es cada vez más sofisticada. No es una victoria definitiva. Puede que sólo sea un respiro temporal, mientras todas las ambiciones sigan vigentes.

Además, el gobierno de Biden (y todo lo que representa, incluido el Foro Económico Mundial, la Organización Mundial de la Salud y todo lo que se llama el establecimiento) tiene sus propios planes contra la pandemia. La idea no es reducir los mandatos ni enfriarlos. Se trata de lo contrario: centralizar toda la planificación de la pandemia para hacer imposible una experiencia como la de Dakota del Sur, Georgia y Florida la próxima vez. Además, gastar decenas de miles de millones de más dinero.

El principio parece haber surgido entre las agencias, los intelectuales y los políticos que hicieron esto. Hagas lo que hagas, nunca admitas haber cometido errores importantes. Y nunca relaciones los desastres económicos, culturales, sanitarios y educativos que nos rodean con nada que haya hecho el gobierno en 2020 o 2021. Eso no sería más que una teoría de la conspiración.

El tinglado de la pandemia es tan grande en este momento que incluso está envuelto en el colapso del FTX durante el fin de semana. El hermano de Sam Bankman-Fried, Gabe, fundó de hecho una organización sin ánimo de lucro con el único propósito de proporcionar «apoyo» a los 30.000 millones de dólares que la administración Biden ha destinado a la planificación de la pandemia. La institución «Guarding Against Pandemics» es, obviamente, un punto de acceso a dicha financiación, con el apoyo de muchos candidatos del Partido Demócrata que ganaron las elecciones.

Mientras tanto, sí, ha habido muchas impugnaciones judiciales exitosas a muchas características de la respuesta a la pandemia. Pero no las suficientes. La maquinaria principal que arrebató la libertad y la propiedad en nombre del control del virus sigue en pie en todo su esplendor. Los CDC siguen presumiendo de los impresionantes poderes de cuarentena que pueden desplegar en cualquier momento que el gobierno lo considere necesario. Nada de eso ha cambiado.

A grandes rasgos y en un sentido filosófico, la humanidad parece haber perdido su capacidad de aprender de sus propios errores. Dicho en términos más descarnados, demasiada gente entre los intereses de la clase dirigente salió ganando financieramente y en términos de ansias de poder durante la pandemia como para impulsar cualquier replanteamiento y reforma serios.

En cualquier caso, ese replanteamiento y esa reforma se han dejado para otro día. Cualquiera que se preocupe seriamente por el futuro de la humanidad y las civilizaciones que construyó debe lanzarse a la batalla a largo plazo por la verdad y la razón. Para ello habrá que utilizar todo lo que queda de libertad de expresión y lo que queda del anhelo de integridad y responsabilidad en la vida pública. El grupo que hemos llegado a llamar «ellos» quiere una población desmoralizada y una plaza pública silenciosa.

No podemos permitir que eso ocurra.

Jeffrey A. Tucker, fundador y presidente del Brownstone Institute, es economista y escritor. Ha escrito 10 libros, entre ellos Libertad o encierro, y miles de artículos en la prensa académica y popular. Escribe una columna diaria sobre economía en The Epoch Times, y da numerosas conferencias sobre temas de economía, tecnología, filosofía social y cultura.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: