La capital de Ecuador “tiene ríos que alcanzan niveles de contaminación severa”

Por RT

Los especialistas explican que la expansión desorganizada de la ciudad y la paulatina industrialización de zonas no aptas, han hecho que las cuencas hidrográficas hoy sean un foco de amenaza latente.

En el Distrito Metropolitano de Quito (Ecuador), la contaminación de los ríos ha alcanzado niveles críticos. Según algunos especialistas, la calidad del agua es pésima y por ello, no puede utilizarse debido a los componentes dañinos que contiene.

Las aguas de los ríos que bordean la capital ecuatoriana superan hasta en un 3.000% los rangos permitidos para que el agua sea considerada consumible. “En el caso de Quito, tenemos ríos que alcanzan niveles de contaminación severa”, asegura Patricio Javier Espinoza-Montero, profesor de la Escuela Politécnica Nacional y director del Centro de Investigación y Control Ambiental del Ecuador.

Un problema que inicia y termina en las personas

Espinoza-Montero explica que la expansión desorganizada de la ciudad y la paulatina industrialización de zonas no aptas, han hecho que la cuenca hidrográfica de la urbe quiteña hoy sea un foco de amenaza latente. “Hay compuestos peligrosos. Hay muchos metales que son bioacumulables y compuestos orgánicos, y los mismos pesticidas y herbicidas son bioacumulables en los vegetales”, agregó Espinoza-Montero, aclarando que se trata de un “problema en cadena”.

Esta cadena inicia y termina en el propio ser humano. Muchos desconocen que las aguas de riego de plantaciones de frutas y hortalizas provienen precisamente de la red hidrográfica de ríos tan extensos como el Machángara o el Guayllabamba.

“Tenemos el consumo masivo de frutas, muchas de las cuales se cultivan al borde de los ríos y son prácticamente un veneno para la salud”, opina una quiteña. “Es terrible que el Municipio no se preocupe por las aguas contaminadas”, lamenta otra residente capitaleña.

¿Cuánto cuesta descontaminar el líquido vital?

Las autoridades locales reconocen el problema, pero lo achacan a condiciones históricas y buscan resaltar la importancia de proyectos recientes con la vista puesta en resultados a mediano y largo plazo. “En los últimos años se ha incrementado el presupuesto” y se ha terminado de construir una gran planta de tratamiento en el sur de la ciudad, con lo que para el 2019 se lograría descontaminar el líquido vital en esa zona, afirma la secretaria de Ambiente del Distrito Metropolitano de Quito, Verónica Arias.

En la mencionada planta, localizada en el sureño sector capitalino de Quitumbe, sus especialistas explican que depurar y devolver a la vida las aguas contaminadas tiene un alto coste, debido a que abarca un proceso que va desde la inyección de oxígeno hasta la utilización de rayos ultravioletas. Todo para que su reincorporación al medioambiente sea lo más armónica posible y evite futuros desastres.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: