La escasez de alimentos y los precios elevados afectarán duramente a algunos países

Por Autumn Spredemann:
Tras más de dos años de constantes interrupciones en la cadena de suministro a causa de la pandemia, los países ven ahora inflados los precios de los alimentos y se preparan para la posible escasez resultante del efecto agravado de la guerra de Rusia en Ucrania.

loading...

En cuanto a la amenaza inminente de escasez de alimentos, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el 24 de marzo que “va a ser real”, y explicó que Estados Unidos y Canadá podrían tener que aumentar la producción para evitar que la escasez afecte a los mercados mundiales, como en Europa y las naciones que ya luchan contra la inseguridad alimentaria.

La guerra entre Rusia y Ucrania complica los esfuerzos de recuperación de la cadena de suministro existentes tras los largos cierres e interrupciones de transporte relacionados con el COVID-19 que comenzaron en 2020. En conjunto, los dos países euroasiáticos son potentes productores de productos básicos como el trigo. Casi un tercio del suministro mundial de trigo procede de Rusia y Ucrania.

El 24 de marzo, el precio del cereal subió un 26% en un mes y cotizó a más de 10.70 dólares la fanega. En el mundo del consumo, la necesidad económica del trigo se manifiesta en la falta de artículos como la pasta, el pan, los cereales y las frituras. La guerra de Rusia contra Ucrania también está afectando al precio de otros productos alimenticios, como el maíz, los productos lácteos, los huevos, los aceites de cocina a base de semillas y la carne.

Sin embargo, algunos países latinoamericanos están en una posición ideal para ayudar a solucionar la escasez. Argentina es uno de los principales productores mundiales de trigo, soja y carne. El 19 de marzo, el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, Julián Domínguez, anunció que el país espera una cosecha de trigo récord esta temporada.

“También hemos decidido, para captar los precios internacionales, abrir registros de exportación para la cosecha 22/23, por un total de 8 millones de toneladas de trigo, además de los 2 millones de toneladas ya autorizados”, dijo Domínguez.

GettyImages 493388934 1
Un perro es fotografiado en un campo de trigo en Ramallo, provincia de Buenos Aires, el 15 de octubre de 2015. (EITAN ABRAMOVICH/AFP vía Getty Images) Fuente: The Epoch Times en español

Además, explicó que el objetivo final es dar previsibilidad a los productores agrícolas para sembrar trigo y lograr un nuevo récord de producción de 25 millones de toneladas.

Domínguez añadió que “la crisis mundial nos afecta, pero también nos pone ante el reto de reforzar nuestro compromiso con la seguridad alimentaria global, produciendo más y de forma más sostenible”. En la región, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y Perú son también grandes exportadores de trigo. Algunos países van a sufrir una escasez de alimentos y un aumento de precios peor que otros.

Aunque es improbable que Estados Unidos sufra una escasez significativa, la inflación de los precios ya está en marcha.

Mientras tanto, los países europeos dependientes de las importaciones y las naciones menos desarrolladas económicamente sufrirán un golpe más duro y probablemente se enfrentarán a más estantes vacíos en las tiendas. Esto es especialmente problemático en regiones donde la situación ya es grave.

Un informe del Programa Mundial de Alimentos de 2021 estima que al menos 155 millones de personas sufrieron inseguridad alimentaria aguda y necesitaron ayuda urgente en 55 países o territorios que solicitaron ayuda externa. Se trata del nivel más alto en cinco años de informes del instituto.

Entre las regiones afectadas por la escasez se encuentran la mayoría de los países africanos, Oriente Medio, partes de América Latina y varias naciones del sudeste asiático. “En Estados Unidos no habrá escasez, pero sí precios más altos”, declaró el analista de materias primas David Tonyan a The Epoch Times.

Otros factores que agravan el problema son el aumento de los costes de transporte y la incapacidad de los proveedores de fertilizantes para satisfacer la demanda mundial, con el consiguiente aumento de los precios.

GettyImages 1220695215 600x400 1
Una imagen de archivo del agricultor estadounidense Roger Murphy poniendo fertilizante en la tierra el 23 de abril de 2020, cerca de Dwight, Illinois. (Scott Olson/Getty Images) Fuente: The Epoch Times en español

Sin embargo, estas variables prevalecían antes de que Rusia lanzara su ataque a Ucrania el 24 de febrero, para Tonyan, el coste y la escasez de fertilizantes suponen un reto importante para la seguridad alimentaria mundial.

“La principal preocupación para mí, a nivel mundial, está en los fertilizantes… No todas las sanciones, impulsadas como uno de los principales problemas, es la pérdida de exportaciones fuera de los puertos ucranianos. Aunque los compradores están evitando los productos de la región [que] va a impulsar la escasez de alimentos en los países en desarrollo”.

“[Estados Unidos] está relativamente bien posicionado aquí con su propia y sólida cadena de suministro de fertilizantes, aunque los precios seguirán siendo altos mientras dure el conflicto”, explicó.

Los precios mundiales de los fertilizantes ya subieron el año pasado. La fuerte demanda por parte de las principales regiones de cultivo impulsó el aumento de los costes, que se vio agravado por la escasez de suministros de productos básicos, según el Banco Mundial. Algunos economistas predicen que los efectos reales de la última interrupción de la cadena de suministro no serán visibles hasta dentro de seis meses y afirman que lo peor está por llegar en términos de escasez de alimentos y precios inflados.

GettyImages 1237705933 600x355 1
Estantes vacíos de pasta se ven en un supermercado el 13 de enero de 2022, en Monterey Park, California. (Frederic J. Brown/AFP vía Getty Images) Fuente: The Epoch Times en español

Curtis R. Youngs, director asociado de los programas de ganadería y salud animal del Centro de Medios de Vida Rurales Sostenibles, dijo a The Epoch Times que el fortalecimiento de los eslabones de la cadena de suministro de alimentos es esencial en los esfuerzos de mitigación.

“Por supuesto, la tecnología para aumentar la eficiencia de la producción de las fuentes tradicionales de alimentos crudos, [como] los cultivos, el pescado, los alimentos de origen animal, así como para diseñar nuevas fuentes de alimentos, puede contribuir significativamente a la búsqueda de la sociedad para lograr la seguridad alimentaria mundial”, explicó.

Youngs añadió que los ajustes estratégicos en la producción de cultivos pueden contribuir en gran medida a evitar la escasez. Puso el ejemplo de aumentar la producción de alimentos comestibles reduciendo la producción de “fuentes potenciales de alimentos” destinadas a usos no comestibles, como el cultivo de canola para consumo humano en lugar de semilla de colza, un producto comúnmente utilizado para lubricantes industriales.

Además, la estabilidad de los costes de transporte a nivel mundial, sobre todo en relación con los precios del crudo, desempeñará un papel importante en la inflación de los productos alimentarios en un futuro próximo, según algunos expertos.


TheEpochTimes

Visto en: Trikooba News

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: