La Iglesia católica española abre una investigación sobre miles de abusos sexuales infantiles ocurridos en los últimos 80 años

Los obispos españoles en el patio de San Dámaso en el Vaticano para una reunión con el papa Francisco, 16 de diciembre de 2021. Alessandra Tarantino / AP

Por RT

Todo surgió a raíz de una investigación del diario El País, que entregó un informe al Vaticano que da cuenta de 251 clérigos acusados de abusos sexuales y de al menos 1.237 víctimas.

El portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, ha informado este domingo de que se ha remitido a “las instancias competentes” un informe sobre abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia española para que proceda según “la normativa canónica vigente”, mientras que las autoridades eclesiásticas españolas abrirán una investigación sin precedentes sobre más de 1.000 casos de abusos pederastas sucedidos desde 1943.

Este escándalo, que parece un reflejo del que sacude a la institución en Francia, ha provocado la reacción del papa Francisco: “El Santo Padre siempre ha insistido en su atención y su cercanía a las víctimas de abuso, con las palabras, la oración y con muchos gestos”, ha dicho el jefe de la oficina de prensa vaticana en un mensaje enviado a los medios.

Tanto la apertura de la investigación como la reacción del pontífice se producen después de que un periodista del diario El País hiciera llegar al papa un informe sobre los casos de pederastia registrados en España durante el vuelo papal realizado a Grecia el 2 de diciembre.

250 sacerdotes y 31 órdenes religiosas en el punto de mira

El escándalo sobre el abuso sexual de niños que ha sacudido a la Iglesia católica española parte de una investigación periodística del citado medio, que sitúa el número de víctimas registrado en 1.237, aunque se advierte de que la cifra podría aumentar a varios miles.

Los abusos se habrían producido durante casi 80 años: el primero de los documentados data de 1943, mientras que el último tuvo lugar en 2018. Se acusa a 251 sacerdotes y algunos miembros laicos del clero.

El documento, que se entregó al papa y que también se ha hecho llegar al presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, contiene en 385 páginas el resultado de una investigación desarrollada durante tres años.

El papa Francisco remitió el documento a la Congregación para la Doctrina de la Fe, la institución que centraliza la investigación de la pederastia; mientras que Omella lo envió al tribunal eclesiástico de Barcelona para que iniciara la investigación.

Sin embargo, las acusaciones de abuso sexual implican a 31 órdenes religiosas diseminadas por todo el territorio, en 31 de las 70 diócesis del país, que cumulan el 77 % de los casos. Pero estas órdenes religiosas no se encuentran bajo la autoridad de los obispados.

Estas congregaciones también han recibido la información de los casos que les afectan. Alguna se han negado a realizar ninguna investigación al respecto, otras afirman que remitirán las denuncias a la Fiscalía, donde ya están prescritas, mientras que la mayoría ha condenado los hechos y han afirmado que están dispuestas a esclarecerlos.

El número de víctimas podría multiplicarse

A excepción de 13, todos los casos recopilados por El País son inéditos, por lo que sumados a los que ya se conocían, ascienden a más de 600 el número de acusados, muchos de los cuales estarían implicados en el abuso de decenas de víctimas. 

El registro realizado por este medio de comunicación es el único existente en un país en el que ni la Iglesia ni las autoridades ofrecen datos oficiales sobre este asunto.

Hasta ahora, la respuesta oficial de la Conferencia Episcopal Española ha venido de la mano de un comunicado publicado este mismo lunes.

Valora como “una buena colaboración” cualquier iniciativa para ayudar a acabar con la lacra de los abusos sexuales infantiles, pero añade que “sería deseable que las acusaciones que recoge el citado informe tuvieran mayor rigor“, porque su contenido de “carácter dispar” hacen difícil llevar a cabo una investigación.

Además, sostiene que “la Iglesia insiste en la importancia de denunciar los abusos y anima a todas las víctimas a presentar sus denuncias en las instituciones jurídicas, canónicas o sociales”.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: