La NASA, ¿incapaz de evitar la colisión de un enorme asteroide contra la Tierra?

Por Sputnik

Una nueva investigación científica busca una manera de eliminar a un gigantesco asteroide que podría colidir contra nuestro planeta ya en el próximo siglo. Distintos científicos, sin embargo, creen que la iniciativa está destinada al fracaso.

Estudios han revelado que existe una probabilidad de una entre 2.700 de que el asteroide Bennu, cuyo diámetro es de cerca de 1.600 pies —unos 488 metros—, se estrelle contra la Tierra en septiembre de 2135. Una colisión de este cuerpo celeste contra nuestro planeta desencadenaría una explosión de 1,15 gigatoneladas de energía, es decir, una explosión cerca de 23 veces más grande que la de la mayor bomba de hidrógeno existente.

Incluso la más avanzada tecnología existente resultaría ineficaz para desviar esa roca espacial de su ruta de colisión. Por esa razón, los científicos ahora investigan la posibilidad de utilizar una nave espacial especialmente diseñada para golpear con explosiones nucleares los objetos cósmicos que se acerquen de la Tierra y, así, desviar tales cuerpos celestes.

Aunque sería posible desviar un objeto próximo a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés) al golpearlo con un dispositivo ‘impactador’, los expertos consideran que una explosión nuclear podría ser la mejor opción si el tiempo es corto. Si un grande asteroide se dirige hacia la Tierra con poca advertencia, el análisis sugiere que sólo una explosión nuclear evitaría un impacto de manera segura.

Científicos de la NASA y de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear de Estados Unidos han desarrollado un plan para la llamada Misión de Hipervelocidad de Mitigación de Asteroides para Respuesta a Emergencias (HAMMER, por sus siglas en inglés). La nave espacial HAMMER, de 8,8 toneladas, podría ser utilizada para dirigirse directamente hacia un pequeño asteroide o explotar dicho cuerpo celeste con un dispositivo nuclear.

La idea es poner una serie de ojivas en una órbita justo por delante de Bennu. El asteroide se estrellaría contra ellas a velocidades superiores a 35.000 kilómetros por hora. La energía cinética de tal impacto es enorme. Además, si necesario, también podría usarse para activar bombas nucleares.

Pero incluso si tomamos en cuenta las mayores ojivas que la nave fuese capaz de llevar, sería necesario golpear al asteroide Bennu décadas antes de que se acercara a la Tierra. Algunos investigadores, consultados por el portal news.com.au, consideran que un intento de desviar a Bennu 10 años antes del impacto necesitaría al menos 53 ojivas.

El alto coste de la iniciativa también preocupa a los expertos. Aunque el valor de cada una de esas ojivas todavía no es conocido, el simple envío de la sonda espacial OSIRIS-REx para estudiar Bennu tiene un coste de unos 1.000 millones de dólares.

Además, muchos científicos están preocupados con la idea de destruir un gran asteroide en pedazos más pequeños. De acuerdo con los científicos, las lluvias de polvo espacial radiactivo podrían tener ‘consecuencias nefastas’ para la Tierra.

La opción preferida entre los científicos es simplemente ‘golpear’ a Bennu para cambiar su trayectoria, sin la fuerza suficiente para romperlo. Pero esos ‘golpes’ suaves tienen un plazo de caducidad. Si es demasiado tarde, entonces la única opción sería, de hecho, explotar el asteroide. Por lo tanto, los investigadores destacan la urgencia en encontrar soluciones para lidiar con el problema.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: