La NASA prueba con éxito un nuevo sistema de navegación para naves interestelares basado en los púlsares

Por Gizmodo

El día que el ser humano envíe las primera sondas fuera del Sistema Solar, ¿cómo se orientará? La respuesta a esa pregunta es un nuevo sistema de navegación llamado SEXTANT (Station Explorer for X-ray Timing and Navigation Technology) y funciona como un GPS, pero en el espacio profundo.

SEXTANT debe su nombre al sextante, un instrumento para medir ángulos (generalmente entre el Sol y el Mar) que sustituyó al astrolabio como el instrumento de navegación perfecto desde el siglo XVIII hasta la llegada de las redes de satélites de geoposicionamiento. De hecho, el sextante aún sigue usándose.

Su nuevo equivalente espacial triangula la posición como en una red GPS, pero en lugar de usar satélites, lo que usa son los púlsares. Estas estrellas de neutrones siempre tienen la misma posición relativa en el cosmos y emiten poderosos pulsos de rayos X con una precisión comparable a la de los relojes atómicos. SEXTANT mide los pulsos mediante detectores de rayos X y los coteja para averiguar la posición y trayectoria de manera autónoma.

La NASA ha reprogramado los detectores de rayos X NICER (Neutron-star Interior Composition Explorer) a bordo de la Estación Espacial Internacional y ha usado sus datos para probar con éxito su uso en el sistema SEXTANT. Actualmente, este GPS espacial tiene una precisión de unos 10 kilómetros, que es más que suficiente para guiar viajes interestelares. Ahora que saben que funciona, el objetivo de los ingenieros de la NASA es refinar la tecnología para hacerla más pequeña y con menor consumo energético. [vía NASA]

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: