La NASA se equivoca: las consecuencias del asteroide que pasará por la Tierra el 4 de febrero

Por Sputnik

La NASA advierte de que el asteroide 2002 AJ192 podría pasar por la Tierra el 4 de febrero. La agencia espacial describe el asteroide como “potencialmente peligroso”.

El cuerpo celeste se descubrió en 2002 y, desde entonces, se le ha ido siguiendo la pista. De punta a punta mide más de un kilómetro, por lo que es más grande que el edificio más alto del mundo, el rascacielos Burj Jalifa de Dubái (Emiratos Árabes Unidos), y sus 160 pisos.

A pesar de la alerta de la NASA, lo cierto es que la trayectoria del 2002 AJ192 a su paso por la Tierra no obligará a nadie a cancelar sus planes de fin de semana. Carlos Henrique Veiga, físico y astrónomo del Observatorio Nacional de Río de Janeiro, asegura que no existe la menor posibilidad de que el cuerpo colisione con nuestro planeta:

“Según nuestros cálculos, pasará muy lejos de la Tierra: a unos 42 millones de kilómetros. Es un asteroide grande y mide más de un kilómetro. Si entrase en la trayectoria de colisión con nosotros, las consecuencias podrían ser gravísimas. Pero no hay que preocuparse: pasará muy lejos”, asegura.

Veiga critica la manera en que la NASA ha divulgado la noticia del paso del asteroide. Señala que la agencia no ha sido precisa y que no revela su órbita ni de qué forma se está rastreando el cuerpo celeste. “Un astrónomo de nuestro observatorio jamás iría por ahí hablando de un posible impacto en la Tierra porque el riesgo de generar pánico es enorme. Añade que, si el asteroide fuese capaz de colisionar contra nuestro planeta, “la información se habría divulgado de forma más prudente y con más cautela”.El astrónomo brasileño también analizó las consecuencias de una más que hipotética colisión y aseguró que, ante ese escenario, el impacto no destruiría todo el planeta:

“Dependiendo de dónde tenga lugar la colisión —probablemente en el agua—, un efecto inmediato puede ser un enorme tsunami que causaría muerte y destrucción. El choque no sería suficiente para destruir toda la Tierra pero, ciertamente, causaría graves inundaciones.

“Existen, en muchos países, programas para rastrear este tipo de cuerpos. De esta forma, nosotros los físicos y astrónomos logramos seguir la trayectoria de objetos como asteroides, cometas y meteoros (…) En realidad, el término ‘meteoro’ engloba esos tres tipos de cuerpos celestes: mientras están en el espacio, se les llama meteoroides; cuando entran en la atmósfera terrestre, vuelven a llamarse meteoros, y cuando llegan a la Tierra, se convierten en meteoritos”, explica a Sputnik.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: