La OMS dice que ‘no podemos vivir’ con COVID-19, a pesar de que el virus ahora mata a menos personas que los accidentes de tránsito

Fuente: Vision Times en español

loading...

Visto en: TierraPura.org

El 17 de agosto, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo: “No podemos vivir con 15.000 muertes a la semana” debido al COVID-19, dando la voz de alarma tras las muertes a nivel mundial a causa del virus, según la OMS, aumentó en un 35% en el último mes. 

Sin embargo, la alarma puede ser lamentablemente injustificada considerando que las muertes atribuidas a COVID-19 ahora son significativamente menores que muchas otras causas de muerte, incluidos los accidentes de tráfico.

A nivel mundial, entre 55 y 60 millones de personas mueren cada año, siendo la principal causa de muerte las enfermedades cardiovasculares, que en 2019 representaron cerca de 357 mil muertes cada semana, según ourworldindata.org.

La segunda causa principal de muerte a nivel mundial, el cáncer, se cobró la vida de aproximadamente 10 millones de personas en 2021; más de 192 mil muertes por semana.

Las muertes por enfermedades respiratorias, sin incluir las muertes por COVID-19, que muchos investigadores argumentan que es una enfermedad vascular, es la tercera causa de muerte a nivel mundial con 3,97 millones de muertes en 2019 o aproximadamente 76 mil muertes semanales.

Los accidentes de tránsito y las lesiones viales se cobraron la vida de aproximadamente 1,2 millones de personas en 2019 o poco más de 23 mil por semana. Esto significa que el ciudadano global promedio tiene más riesgo de perder la vida en un accidente de tránsito que por el COVID-19.

A pesar de esto, la OMS sigue advirtiendo que “con el clima más frío acercándose en el hemisferio norte y las personas pasando más tiempo en el interior, los riesgos de una transmisión y hospitalización más intensas solo aumentarán en los próximos meses”.

Muertes asociadas a las medidas de confinamiento

Según tres economistas citados en un artículo publicado a principios de este año por webmd.com, los confinamientos se definen aproximadamente como «intervenciones no farmacéuticas obligatorias… que restringen el movimiento interno, cierran escuelas y negocios, y prohíben los viajes internacionales».

Numerosos países aplicaron diversas medidas de bloqueo a medida que avanzaba la pandemia, cerrando escuelas y negocios y restringiendo gravemente la capacidad de la gente para moverse libremente en sus comunidades, incluyendo la prohibición de visitar a los ancianos en las residencias, el cierre de gimnasios y escuelas y la restricción de los viajes tanto internacionales como nacionales.

Si bien no se dispone de números concretos que muestren cuántas muertes se asociaron con estas medidas, observar una métrica clave, el exceso de mortalidad, puede proporcionar una idea.

Según el diccionario de Cambridge, el «exceso de mortalidad» se define como «el número de muertes durante un período particular por encima del número habitual esperado en condiciones normales, que puede mostrar el efecto de algo como una enfermedad o evento dañino».

Los datos indican que en los Estados Unidos esta métrica se disparó en 2020, cuando se implementaron la mayoría de las medidas de confinamiento, particularmente entre las personas de 15 a 54 años y “la mayoría de esas muertes en exceso no se atribuyeron al virus”, informó el NY Post.

El aumento en el exceso de mortalidad coincidió con una fuerte disminución en las visitas a las salas de emergencia y un aumento en los ataques cardíacos fatales porque los pacientes “no recibieron un tratamiento oportuno”, escribió  el NY Post.

Según el mismo informe, publicado originalmente en parte por John Tierney para City Journal, “los investigadores predijeron que la agitación social y económica [debido a los cierres] conduciría a decenas de miles de ‘muertes por desesperación’ por sobredosis de drogas, alcoholismo, y suicidio”, y agregó que, “a medida que aumentó el desempleo y se interrumpieron los programas de tratamiento de salud mental y abuso de sustancias, los niveles informados de ansiedad, depresión y pensamientos suicidas aumentaron dramáticamente”.

La cantidad de personas que murieron en accidentes de tránsito en los EE. UU. durante este período también aumentó drásticamente, al nivel más alto en más de una década, a pesar de que las personas manejaban mucho menos que antes del estallido de la pandemia. “Fue el aumento anual más pronunciado en la tasa de mortalidad por milla recorrida en casi un siglo”, escribió Tierney.

Esta imagen del folleto proporcionada por UNICEF y publicada el 3 de marzo de 2021 llamó la atención sobre la emergencia educativa provocada por la pandemia de COVID-19. (Imagen: Chris Farber/UNICEF a través de Getty Images)

Se espera que aumenten las muertes por confinamientos

A pesar de que gran parte de la pandemia y los bloqueos asociados han quedado atrás, se espera que las muertes debidas a las medidas de bloqueo continúen en el futuro.

“El impacto mortal de los cierres crecerá en los próximos años, debido a las consecuencias económicas y educativas duraderas”, escribió Tierney.

Según un equipo de investigadores de John Hopkins y Duke, que investigó el efecto que tuvieron las recesiones pasadas en el exceso de muertes, se espera que durante las próximas dos décadas, más de un millón de estadounidenses pierdan la vida debido al «impacto de desempleo» masivo provocado por medidas de confinamiento.

Se espera que las interrupciones en la educación también generen un exceso de muertes en el futuro.

«Otros investigadores, al observar cómo los niveles educativos afectan los ingresos y la esperanza de vida, han proyectado que la ‘pérdida de aprendizaje’ por el cierre de las escuelas finalmente le costará a esta generación de estudiantes más años de vida que los que han perdido todas las víctimas del coronavirus», escribió Tierney.

Durante la pandemia, el número de muertes en exceso aumentó para todos los adultos estadounidenses; sin embargo, durante los meses de verano, cuando la pandemia había disminuido, las muertes en exceso disminuyeron entre los estadounidenses mayores, pero se mantuvieron inusualmente altas entre los adultos jóvenes, y la mayoría de estas muertes en exceso no estaban asociadas directamente con el virus COVID-19.

El gobierno canadiense también informó una mortalidad inusualmente alta entre los canadienses de 45 años o menos. El país registró un exceso de 1.700 muertes desde mayo de 2020 hasta noviembre siguiente, y solo 50 de esas muertes se atribuyeron al COVID-19, afirma Tierney.

Sheldon H. Jacobson, investigador de la Universidad de Illinois, dijo: «No sabemos exactamente por qué, pero el año pasado murieron muchos adultos que normalmente no habrían muerto, y no fue solo por el covid». y agregó que “es posible que algunas de las muertes por COVID-19 no se hayan contado, pero hubo muchas muertes por otras causas. Los cierres ciertamente causaron problemas de salud mental y se retrasaron muchos tratamientos médicos preventivos”.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: