Las extrañas pero profundas lecciones de vida de Nikola Tesla

Por Maria Milojković. Edición: MP

loading...

Visto en: Maestroviejo

Y leerlas te tomará tan solo 9 minutos.

Cuando veo «X consejos sobre cómo vivir una vida larga y feliz», pienso:

a) Clickbait,
b) Apenas tienes 25 años.

Vengo del sureste de Europa — la región donde nació Nikola Tesla—. Ningún batido saludable, ningún mantra de gratitud y ninguna cantidad de hidratación ayudaron a nadie a escapar de una guerra o a poner un trozo de pan en la mesa. La autoayuda no funciona aquí porque hay más en la vida real que el despertar espiritual.

Los occidentales también tienen sus propios problemas, por lo que buscan seguridad y significado en las publicaciones en las redes para sentirse bien. Pero no funcionan. Ninguna rutina matutina puede hacer que tu vida sea más predecible. Ningún truco de productividad puede hacerte rico cuando el 1 % más rico ya obtuvo dos tercios de toda la nueva riqueza en los últimos tres años. El resto de nosotros estamos luchando por las migajas.

Cómo ves la vida es una cuestión de tus expectativas. No puedes escapar de la parte incómoda. Y puedes controlar algunas cosas, pero no puedes controlarlas todas. La clave es ver la diferencia entre las dos y hacer lo que puedas, como explicó Tesla hace un siglo.

Este científico creó cientos de inventos y patentes. Nos dio electricidad (CA) y contribuyó a la iluminación, la comunicación inalámbrica, los rayos X, el radar y la robótica. Tesla también fue un pensador brillante que a menudo hablaba de la complejidad de la vida.

A continuación, algunos de sus pensamientos más conocidos.

1) Vida

Hoy en día, los jóvenes ven la vida como una lista de deseos: todas esas cosas divertidas que tienen que hacer para sentirse realizados. Como si el universo hubiera sido creado para satisfacer a un millennial.

Para Tesla, la vida era todo menos fácil. Su hermano mayor, Dane, murió cuando él tenía cinco años y 12 años después, el joven Nikola casi muere de cólera. Se enamoró de una hermosa chica pero resultó ser su prima. De una región rural subdesarrollada, se fue a estudiar a 200 millas de su hogar, luego se mudó de un país europeo a otro hasta llegar a los EE.UU.

Después de dejar de trabajar para Edison en sus primeros días en los EE.UU., Tesla cavó zanjas por $ 2 la hora. Cuando el inventor tenía 39 años, su laboratorio de Nueva York se incendió y destruyó muchas notas y piezas de demostración. Durante la mayor parte de su carrera, pasó de un inversor a otro, tratando de persuadirlos para que donaran dinero a sus creaciones.

Al final, murió pobre y solo en una habitación de hotel, luego de haber sufrido la muerte de 14 miembros de su familia que fueron asesinados en el campo de concentración de Jasenovac —también conocido como el Auschwitz de los Balcanes—.

A pesar de todo esto, el científico creía tener una vida plena:

«Un hombre nace para trabajar, para sufrir y para luchar. El que no, debe perecer».

Tesla no nació en el privilegio y tuvo que construir una reputación en otro continente. Pero la ciencia no era solo su trabajo. Era su pasión, comodidad y algo por lo que valía la pena luchar, una actitud que otras personas no podían entender.

2) Ser diferente

En el mundo actual que glorifica el dinero y la belleza, todos quieren ser Elon Musk o Kim Kardashian. A todos nos encantaría crear una nave espacial a Marte o un corsé porque eso equivale a una vida lujosa.

¿Dónde se ha ido la autenticidad?

Tesla nació diferente: inteligente pero demasiado entusiasta para la gente común. Su obsesión le hizo pasar 15 horas en el laboratorio. Como resultado, sus inventos crearon el siglo XX tal como lo conocemos.

Pero su obsesión también tenía un lado malo. Estaba fascinado con el número tres y los números divididos por tres. Se lavaba las manos tres veces seguidas y caminaba alrededor de su edificio tres veces antes de entrar. Usaba 18 pañuelos para limpiar los cubiertos antes de cada comida. Además, calcularía cada trozo de comida en el tenedor antes de darle un mordisco.

La gente pensaba que estaba loco.

De un hombre en la portada de la revista Times, el brillante ingeniero envejeció para convertirse en un solitario que alimentaba palomas en Central Park. Pasar el rato con los pájaros fue más satisfactorio que pasar el rato con la gente.

«El comportamiento antisocial es un rasgo de inteligencia en un mundo lleno de conformistas».

Incluso si sabes que eres mejor que alguien, es difícil sobresalir entre la multitud. Tesla se mantuvo solo para sí mismo, sus hermanas en Europa y sus aves. Parecía suficiente para una buena vida.

3) Tu alma

Hoy usualmente se recurre a la autoayuda para mejorar la vida. Es común escuchar cosas como que para convertirte en una persona feliz y exitosa debes mejorar tus hábitos y levantarte a las 5 a.m. para aprovechar el día, ganar amigos e influir en las personas. Que siendo productivo al tope, socializando y siendo un buen comunicador, ganarás.

Pero, ¿y si te gusta estar solo?

Para Tesla, la soledad era la fuente de inspiración, no la causa de la soledad. Aún así, esta tendencia a aislarse de los demás le dio a la gente otra razón para pensar que era un científico loco. Es decir, ¿quién prefiere pasar todo el día en un laboratorio en lugar de en un bar? ¡Qué pérdida de tiempo!

Sin embargo, Nikola sabía que su «rareza» era parte de él tanto como su extraordinario talento. Todos sus rasgos estaban bien.

Cien años antes de que se hiciera popular, este científico abogó por la autoaceptación. Sabía que si obligas a tu personaje a hacer lo que la gente considera «apropiado», te apartarás de tu verdadera naturaleza. Tanto tus habilidades como tus limitaciones son partes iguales de ti y no necesitas cambiar para que otras personas te acepten.

Como no hay oscuridad sin luz, Tesla sabía que no sería el hombre que era si odiara sus impulsos y defectos:

«Nuestras virtudes y nuestros defectos son inseparables, como la fuerza y la materia. Cuando se separan, el hombre ya no existe».

Recientemente, los expertos han comenzado a comprender que solo te cura volver a tu ser auténtico. Cuando no tienes miedo de perder el amor de otras personas porque no eres lo que ellos quieren, puedes sentirte libre.

Después de todo, todo el mundo tiene derecho a alimentar a un pajarito o dos.

4) Felicidad

La felicidad se encuentra en una playa de Tailandia. Tomas un sorbo de Margarita mirando el mar azul aguamarina y el dinero sigue entrando a raudales mientras abres tu computadora portátil. Pero también se vuelve aburrido después de un tiempo, así que tienes que mudarte a México. A menos que estés en México; entonces tienes que mudarte a Bali.

Claramente, la gente nunca está satisfecha. Viven en la ilusión de que algo del exterior les traerá una gran vida.

Hace un siglo, en los primeros días de la psicología, cuando la ciencia aún no había descubierto muchos datos sobre la mente humana, Tesla los entendió por experiencia.

Décadas antes de que Brickman y Campbell escribieran sobre la rueda hedónica (1971), el inventor afirmó que pase lo que pase, te acostumbras. La naturaleza nos ha diseñado para familiarizarnos con grandes condiciones tanto como incómodas. Después de un tiempo, siempre llegas al mismo nivel de felicidad, ya sea una casa nueva, un viaje o una pareja sexy:

«Anhelamos nuevas sensaciones, pero pronto nos volvemos indiferentes a ellas. Las maravillas de ayer son hoy sucesos comunes».

Entonces, ¿dónde buscas la realización? ¿Qué te mantiene en equilibrio cuando estás en la cuerda floja?

Tesla nunca besó a una mujer ni tuvo hijos. Pasó toda su vida prácticamente solo, escribiendo cartas a su familia en otro continente. Pero seguía siendo un hombre satisfecho: tenía gente a la que amaba y ciencia por la que vivir.

Y aunque necesitaba fondos para mantener su laboratorio en marcha, su relación con el dinero era sorprendente.

5) Dinero

Todos lo queremos. Pero lo necesitamos para hacer las cosas más rápida y fácilmente, todo lo demás está arreglando un sentimiento de insuficiencia de la infancia. Además, el dinero te hace feliz si te ayuda a crear, no a consumir.

Tesla nunca fue rico. A pesar de todas sus patentes, murió tan pobre como un ratón de iglesia.

Incluso perdió el respaldo financiero de J. Pierpont Morgan para la Torre Wardenclyffe en Long Island. La idea del inventor era proporcionar electricidad inalámbrica en todo el mundo, pero no era rentable, por lo que el financiero cambió de opinión. No existe tal cosa como un almuerzo gratis para toda la población en un mundo de banqueros.

Pero el inventor serbocroata nunca quiso ser rico de todos modos. Solo necesitaba capital para servir a la humanidad:

«El dinero no representa el valor que el hombre le ha puesto. Invertí todo el dinero en inventos, lo que permitió nuevos inventos, lo que permitió una vida más fácil para la humanidad».

Y así vivió una vida modesta llena de grandes sueños. La única excepción a su modestia era su ropa.

6) Autocontrol

Las personas felices son bastante humildes en sus deseos. Sin embargo, la autodisciplina japonesa que admiramos no es algo natural. Nadie es idealmente moderado y todos nos desviamos de un término medio.

Tesla se excedió en la ropa. Este hombre elegante vestía trajes, camisas de seda y sombreros de diseñadores famosos. Llevaba botas de ante verde, calcetines violetas y corbatas floreadas. También poseía 51 pares de guantes y 75 corbatas.

Pero entre todos esos artículos elegantes, había algo arcaico: un bolso tejido de Lika (Croacia) probablemente hecho por su madre Georgina.

En otros aspectos de la vida, Tesla era moderado, incluso ascético. El inventor vivió en celibato. Comía pequeñas cantidades de comida, no consumía carne ni fumaba. Si excluye sus días de estudiante, ni siquiera apostaba. Además, creía en el poder del ejercicio y caminaba 10 millas todos los días.

El científico pensó que el autocontrol era el secreto del bienestar general:

«El hombre debe ejercer la templanza y el control de sus gustos e inclinaciones en todos los sentidos, para así mantenerse joven en cuerpo y mente».

Funcionó para él. Vivió 86,5 años cuando el promedio de vida era de 60. Y una parte se debe a la espiritualidad.

7) Conexión

¿Has leído alguno de esos libros que te dicen cómo transformar tu vida y carrera conociendo «redes ocultas» de la comunicación que te permitirán establecer contacto humano por medio de una estrategia?

Si no lo has hecho, no importa. No necesitas ningún libro de expertos que te enseñe a relacionarte con otras personas. Intenta ponerte en los zapatos de otra persona y verás cómo se siente. O simplemente ten curiosidad por saber más sobre el mundo que le rodea. La clave suele estar en la ficción.

Tesla leyó todo lo que encontró, desde el sánscrito hasta la literatura estadounidense moderna. Sus libros favoritos eran Las aventuras de Huckleberry Finn de su amigo Mark Twain, Fausto de Goethe y La Biblia.

Pero no solo los leyó. El científico tenía memoria fotográfica y podía recordar obras literarias enteras. Su cociente de inteligencia probablemente rondaba los 200 (entre 160 y 310). En comparación, el coeficiente intelectual de Einstein era de aproximadamente 160.

Según cómo trabajaba y hablaba, podemos concluir que tenía un supercerebro con ambos hemisferios bien desarrollados. En otras palabras, este matemático también tenía una profunda empatía por la gente, incluso por aquellos que no le gustaban:

«Aunque libres para pensar y actuar, estamos unidos, como las estrellas en el firmamento, con lazos inseparables. Estos lazos no se pueden ver, pero podemos sentirlos. Me corto en el dedo y me duele: este dedo es parte de mí. Veo a un amigo herido, y me duele a mí también: mi amigo y yo somos uno. Y ahora veo derribado a un enemigo, un trozo de materia que, de todos los trozos de materia del universo, es el que menos me importa, y todavía me apena. ¿No prueba esto que cada uno de nosotros es sólo parte de un todo?»

El científico espiritual creía que estamos conectados por fuerzas que no podemos ver. Su padre era sacerdote al igual que su abuelo materno. Su madre lo crio en el espíritu cristiano ortodoxo. Más tarde, cuando leyó filosofías orientales, no pudo llamarse religioso en el sentido ortodoxo de la palabra.

Él prefería estudiar las leyes naturales del universo.

8) Vida otra vez

¿Cómo resumes toda la complejidad de la vida en un solo pensamiento?

La vida es una playa / viaje / prueba / autopista / empresa. La multitud de Internet aún no se ha puesto de acuerdo con esto.

Supuestamente, Tesla llegó a algunos hallazgos Veda sobre la buena vida. Los Vedas son literatura sánscrita del siglo II a.C. de la antigua India que analiza la filosofía y el conocimiento espiritual. Definen el buen vivir como tu conexión tanto con tu mundo exterior como con tu conciencia interior. Tu objetivo final en la vida es unirte con el alma cósmica que es la base del universo.

Supuestamente, el inventor no quería revelar estos hallazgos al público porque creía que el mundo aún no estaba listo para ellos. Entonces, le propuso al escritor Walter Russell que mantuviera sus conocimientos sagrados bajo llave durante 1.000 años. Cuando la humanidad se preparara para entenderlo, el conocimiento sería revelado.

Hasta su último día, Tesla admiró la vida tal como es:

«La vida es y seguirá siendo una ecuación incapaz de solución, pero contiene ciertos factores conocidos».

Tu existencia es mucho más que un juego que puedes piratear con consejos de productividad, rehidratación y batidos verdes. Confía en el rasgo que más te asusta: la imprevisibilidad. La incertidumbre de la vida puede traerte libertad. No sabes lo que va a pasar, lo que significa que puede pasar cualquier cosa, no solo tus peores miedos —que por lo general no suceden—.

No se puede domesticar la vida ni compartimentarla. Puedes simplemente admirarla en todo su misterio y recordarte a ti mismo que las cosas eventualmente encajarán en su lugar. Aunque la vida es incontrolable, todavía es manejable. Tesla pudo hacerlo. Todos nosotros podemos también.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: