Las muñecas malditas de Edison

Por Un Mundo de Misterio

Aunque Robin y Joan Rolfs eran propietarios de dos singulares muñecas parlantes fabricadas por la empresa de fonógrafos de Thomas Edison en 1890, no se atrevían a reproducir los cilindros de cera que contenían

En 1890, las muñecas de Edison fueron un fracaso; la producción duró solo seis semanas. A los niños les costaba manejarlas y les resultaban más aterradoras que adorables. Las grabaciones que guardaban en su interior, con fragmentos de canciones de cuna, les aburrían enseguida.

Conozca más sobre estos extraños juguetes con el relato de Esteban Cruz.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: