Los alarmistas climáticos han puesto sus miras en un nuevo objetivo: tu perro

Por Rick Whitbeck  /  Daily Caller

loading...

Traducido por el equipo de sott.net

Ni siquiera el mejor amigo del hombre está a salvo del alarmismo climático.

No si se creen una columna reciente de la CNN en la que se opina que los perros, gatos y otros animales domésticos están causando un daño irreparable al clima. El presidente Harry Truman dijo que si quieres un amigo en Washington, deberías conseguir un perro. La eco-izquierda no piensa lo mismo.

Mis compañeros de la Generación X recuerdan perfectamente que, mientras crecían, había dos amenazas existenciales que podían aniquilar a la humanidad: la guerra nuclear y la lluvia ácida.

Las décadas siguientes ampliaron el círculo de amenazas para incluir la degradación de la capa de ozono, las armas biológicas, las abejas asesinas africanas, el SARS, el colapso de los mercados financieros y, finalmente, el COVID, para acompañar a la actual y terrible amenaza de que las actividades humanas están precipitando al planeta a perder grandes franjas de su población debido a las catástrofes climáticas.

Mientras que el nivel de urgencia para «salvar el planeta» se ha intensificado por parte de los agoreros, también lo ha hecho el nivel de locura sobre cómo lidiar con sus villanos. Desde las primeras advertencias de «no te duches todos los días» hasta la eugenesia actual, el culto a la «iglesia del cambio climático» se ha vuelto cada vez más rabioso.

Tratar de desfigurar obras de arte icónicas es, lamentablemente, sólo el comienzo, también están tratando de desfigurar nuestra forma de vida.

Los científicos -que escriben los artículos financiados por los eco-ideólogos con hallazgos desarrollados para poder escribir el siguiente artículo financiado por los eco-ideólogos- utilizan cualquier medio necesario para asustar a la gente.

Décadas en las que el cielo no se cae significa que sólo una mínima fracción del público cree en el bombardeo, y por lo tanto apoyan las posiciones extremas con respecto al control de la población y ahora, incluso el control de los animales.

Hace unos años, las flatulencias de las vacas iban a impedir que el mundo alcanzara sus objetivos climáticos, por lo que Bessie se convirtió en objetivo por su huella de carbono.

Eso era un juego de niños comparado con la columna de la CNN, que recapitulaba un estudio según el cual era necesario tomar medidas inmediatas para detener la catástrofe climática pendiente. ¿Sus soluciones? No introduzcas animales de raza grande en tu casa y, sea cual sea su tamaño, alimenta a Fido o Fluffy sólo con comidas a base de insectos.

Según la columna de la CNN, «su dieta [de las mascotas], rica en carne, es la que más contribuye a sus huellas de carbono, cuya producción requiere una gran cantidad de energía, tierra y agua. Y la producción de alimentos para mascotas emite enormes cantidades de gases que calientan el planeta… si nuestros amigos peludos formaran un país aparte, ocuparía el quinto lugar en el consumo mundial de carne, por detrás de China, Estados Unidos, Brasil y Rusia».

Como propietario de una mascota, la idea de sacrificar a cualquiera de mis seis perros -tres de raza pequeña y tres cuyo tamaño supera los 45 kilos cada uno- es tan risible como irritante. El cuidado, la alimentación, la salud y el ejercicio de mis hijas son de primera categoría, y su importancia para mi familia va más allá de lo que el mundo conseguiría eliminando a los tres más grandes, o sustituyendo las ocasionales golosinas a base de carne de vacuno o pollo por una larva, un saltamontes o una luciérnaga.

Según la Asociación Americana de Medicina Veterinaria, en Estados Unidos hay 80 millones de familias que poseen más de 135 millones de perros y gatos. El amor incondicional de los animales a esas familias es inconmensurable, y las lecciones que los niños aprenden mientras cuidan de las mascotas constituyen una base para quienes se convierten en padres de niños más adelante.

Los perros de razas más grandes proporcionan apoyo emocional, protegen a otros animales y se utilizan para el transporte y para ampliar el comercio en mi estado natal de Alaska, incluyendo la icónica carrera de trineos Iditarod cada mes de marzo.

Estados Unidos debería rechazar la agenda antiperros del movimiento ecologista extremista. Después de todo, los perros de raza grande también necesitan amor.

Rick Whitbeck es el director del estado de Alaska de Power The Future, una organización nacional sin ánimo de lucro que aboga por los empleos energéticos en Estados Unidos. Ponte en contacto con él en Rick@PowerTheFuture.com y síguelo en Twitter @PTFAlaska.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: