Los Amish que no se vacunan, rara vez contraen autismo, cáncer o enfermedad cardíaca, ¿Coincidencia?

No hable si las vacunas funcionan o no, o si causan autismo o no, a menos que esté listo para un debate acalorado.

Aunque el vínculo entre las vacunas y el autismo no es nada nuevo, hablar de ello puede hacer que lo etiqueten como un “anti-vacunas”.

Incluso si algunas vacunas funcionan algunas veces, ¿vale la pena el riesgo para la salud?.

Una estadística que quizás no conozca es que los niños que reciben vacunas que contienen mercurio (que se enumeran como timerosal generalmente) son 27 veces más propensos a desarrollar autismo, que aquellos que no reciben estas vacunas.

Eso proviene de un estudio reciente basado en los propios datos de los CDC.

¿Todavía quiere mantenerlo en silencio?.

Los pediatras en los Estados Unidos no pueden cuestionar las vacunas.

No se les permite recomendar menos de lo recomendado por los CDC, o se enfrentan a la ira de la AMA, la infame Asociación Médica Estadounidense.

A veces hasta les quitan la licencia para ejercer la medicina.

 Los niños no nacen con autismo.

Aparece durante la infancia o la niñez y es provocada por una sobrecarga de neurotoxinas, ya sean consumidas, inyectadas o ingeridas por factores ambientales, o por todas las anteriores.

De hecho, el aumento reciente del trastorno del espectro autista (TEA) en las últimas 2 décadas en los EE.UU. coincide directamente con el aumento del programa de vacunación, por cantidad y frecuencia, impuesto por el CDC.

Para entender por qué el autismo es casi inexistente para los Amish, considere que ellos han estado “aislados” del “progreso” científico y médico estadounidense durante siglos.

Por lo tanto han tenido menos exposición a los principales factores que desencadenan el autismo, incluyendo las vacunas sospechosas.

Aquí hay algunas estadísticas universales y nacionales a considerar.

El autismo afecta a más de 20 millones de personas en todo el mundo.

Aparece en niños 4 a 5 veces más a menudo que en niñas.

En los EE.UU., uno de cada 68 niños tiene algún tipo de TEA.

Hay un aumento del 30% con respecto a 2012.

¿Por qué sucede esto?.

Los niños de los Estados Unidos reciben 50 inoculaciones antes de los 7 años.

Muchas de estas inyecciones que contienen múltiples cepas de enfermedades, mercurio, formaldehído (sí, fluido de embalsamamiento para los muertos), glutamato monosódico (MSG) y aluminio, solo por nombrar algunas neurotoxinas.

Las vacunas contra la gripe contienen los niveles más altos de mercurio, hasta 25.000 veces más de lo que permite la EPA como máximo en agua potable y pescado comestible.

El mercurio es el segundo elemento más venenoso que conoce la humanidad.

Debido a las creencias religiosas, los Amish optan por no recibir todas las vacunas.

Afortunadamente para los Amish, también están optando por 3 de las vacunas más controvertidas en el mercado hoy en día:

  • La hepatitis B.
  • El VPH (virus del papiloma humano).
  • La triple viral (sarampión, paperas, rubéola) que estuvo implicado el CDC en el mayor encubrimiento médico de la historia.

En conflicto con las afirmaciones de los CDC, la versión multidosis de la hepatitis B todavía contiene timerosal (50% de mercurio).

El sistema nervioso central inmaduro y el hígado de los recién nacidos Amish, se libran de esta toxina volátil gracias a las creencias religiosas de sus padres.

Los niños Amish de hecho, casi no experimentan ninguna discapacidad de aprendizaje.

Tampoco los amish están experimentando enfermedades típicas de EE.UU. como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la diabetes.

Esto podría ser porque no comen OMG, no consumen productos químicos ni se vacunan.

Seguramente, ninguna agencia reguladora del gobierno hará esta comparación de la salud Amish versus la salud no Amish, pero la realidad habla por sí misma.

Aún así, el CDC se niega a regular la industria de las vacunas.

En cambio, promueve literalmente sustancias químicas tóxicas, toxinas peligrosas de metales pesados, carcinógenos y “conservantes” letales como el mercurio.

Todo se trata de estilo de vida y salud natural en estos días, si realmente quiere la inmunidad que no viene con “efectos secundarios” permanentes y debilitantes, como el trastorno del espectro autista, el síndrome de Asperger o el cáncer de hígado.

Visto en : Orbes Argentina

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: