Mensajes de texto de altos funcionarios del FBI debaten sobre una “Sociedad Secreta” que perjudica a Trump

Por  

Según dos congresistas que analizaron las comunicaciones, dos altos funcionarios del FBI debatieron sobre mensajes de texto de una “sociedad secreta” que estaría trabajando en contra del presidente Donald Trump, fueron enviados el día después de ganar las elecciones.

Peter Strzok, un alto funcionario de contrainteligencia, y su amante, Lisa Page, abogada principal del FBI, intercambiaron decenas de miles de mensajes, muchos de los cuales eran anti-Trump. Después de que los mensajes de textos fueron descubiertos, Strzok fue desplazado de la investigación sobre la interferencia en las elecciones presidenciales de 2016 por el asesor especial Robert Mueller.

Peter Strzok (FBI)

Strzok también fue el agente principal del FBI que investigó a Hillary Clinton por su uso de un servidor de correo electrónico privado. Fue responsable de cambiar el lenguaje clave en la declaración de exoneración de Clinton de parte del director del FBI James Comey, eliminando el lenguaje jurídico que podría haberla implicado criminalmente.

Los miembros de la Cámara de Representantes John Ratcliffe y  Trey Gowdy están revisando más de 9 500 mensajes enviados entre Strzok y Page que fueron obtenidos por el Inspector General del Departamento de Justicia (DOJ). El FBI señaló que había ‘fallado’ en capturar otros 50 000 mensajes de texto.

“Hoy nos enteramos de una información que señala, que inmediatamente después de las elecciones de [Trump], podría haber habido una sociedad secreta de gente dentro del Departamento de Justicia y el FBI -incluyendo a Page y Strzok- que podía estar perjudicándolo”, dijo Ratcliffe a Fox News el lunes 23 de enero.

“No estoy diciendo que eso haya sucedido realmente, pero cuando la gente habla en esos términos, necesita presentarse para explicar el contexto con el que usó esos términos”, agregó Ratcliffe.

“La mención de una sociedad secreta que opera en los niveles superiores del FBI y el Departamento de Justicia es rara y significativa. Trump hizo reiteradas referencias al nombrado ‘estado profundo’. En un discurso en Pensacola, Florida, el 8 de diciembre, el Presidente estadounidense hizo referencia a las “semillas profundas internas”.

“Sabes, no hay país como nuestro país. Pero tenemos muchas enfermedades en algunas de nuestras instituciones. Y estamos trabajando muy duro. Tenemos a muchos rectificándose”, declaró Trump.

“Lo único que realmente les importa es proteger lo que han sido capaces de hacer, y que es realmente controlar el país. Y no es para tu beneficio”.

Trump es el primer presidente desde John F. Kennedy en proclamar un “estado profundo” que opera en la sombra dentro del gobierno de Estados Unidos. Kennedy había emitido una dura advertencia en un discurso pronunciado en 1961 sobre las sociedades secretas.

“La misma palabra ‘secreto’ es repugnante en una sociedad libre y abierta; y nosotros somos como las personas inherentes e históricamente opuesta a las sociedades secretas, a los juramentos secretos y a los procedimientos secretos”, afirmó Kennedy.

“Porque en todo el mundo nos oponemos a una conspiración monolítica y despiadada que se basa principalmente en medios encubiertos para expandir su esfera de influencia: infiltración en lugar de invasión, subversión en vez de elecciones, intimidación en lugar de libre elección, guerrilleros de noche en lugar de ejércitos de día”, dijo Kennedy. “Es un sistema que ha reclutado vastos recursos humanos y materiales para la construcción de una máquina muy unida y altamente eficiente que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas”.

Kennedy fue asesinado dos años después de dar el discurso.

Strzok y Page estuvieron bajo fuego desde que sus mensajes anti-Trump fueron revelados. En un mensaje, Strzok hace referencia a una “póliza de seguro” en caso de que Trump ganara las elecciones.

Presidente Donald Trump habla en H&K Equipment en Coraopolis, Penn, el 18 de enero de 2018. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

“Quiero creer en el asunto que sacaste a considerar en la oficina de Andy -que no hay forma de que sea elegido-, pero me temo que no podemos correr ese riesgo. Es como una póliza de seguro en el improbable caso de que mueras antes de los 40 años…”, escribió Strzok.

El debate de la pareja sobre una sociedad secreta que trabaja en contra de Trump plantea preguntas más alarmantes, según  Gowdy.

“Hay un intercambio de mensajes de texto entre estos dos agentes del FBI, que se supone que eran dos agentes del FBI orientados en hechos objetivos, alegando que tal vez fuera el primer encuentro de la ‘sociedad secreta’”, dijo Gowdy a Fox News.

“Así que, por supuesto, voy a querer saber de qué sociedad secreta estás hablando, porque se supone que debes investigar objetivamente a la persona que acababa de ganar el Colegio Electoral; así que sí, voy a querer saber más”, añadió Gowdy.

Trey Gowdy, participa en una conferencia de prensa en el Capitolio en Washington, DC, el 28 de junio de 2016. (Mark Wilson/Getty Images)

La noticia de la conversación entre Strzok-Page sobre una sociedad secreta se suma al reciente anuncio del FBI de que no fue capaz de preservar cinco meses de comunicaciones de la pareja.

Trump se refirió a ese anuncio del FBI como “una de las historias más grandes en mucho tiempo”, en un tuit del martes por la mañana.

“El FBI ahora dice que le faltan cinco meses de mensajes de textos de los amantes Strzok-Page, quizás 50 000, y todo en horario de máxima audiencia”, escribió Trump. “¡Wow!”

Por “hora de mayor audiencia”, el Presidente estadounidense probablemente se refiere al hecho de que todos los mensajes perdidos caen en una ventana crucial entre la transición presidencial y el comienzo de la investigación de Mueller.

El Procurador General Jeff Sessions dijo que el Departamento de Justicia “no dejará piedra sin remover” para recuperar los mensajes de texto faltantes.

“No dejaremos ninguna piedra sin remover para confirmar con certeza por qué estos mensajes de texto no están ahora disponibles para ser reproducidos y usaremos cada tecnología disponible para determinar si los mensajes faltantes son recuperables de otra fuente”, enfatizó Sessions en una declaración.

El Procurador General de EE.UU. Jeff Sessions celebra una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia el 15 de diciembre de 2017 en Washington, DC. (Chip Somodevilla/Getty Images)

El hecho de que funcionarios del gobierno estuvieran perjudicando a Trump poco después de su elección se hizo evidente rápidamente, ya que el presidente fue inundado con filtraciones selectivas casi a diario durante cinco meses. La filtración de información llegó hasta el nivel superior del FBI cuando el entonces director James Comey admitió que filtró notas a un amigo con la intención de que llegaran a los medios de comunicación.

La mención de una sociedad secreta también se produce pocos días después de que 65 congresistas firmaron una carta en la que se pedía la liberación de un informe potencialmente devastador de la Cámara de Representantes sobre los abusos de vigilancia de la administración. Los legisladores se refirieron al contenido del documento como “peor que Watergate”, un “golpe en el palacio”, y lo compararon con la KGB.

Trump acusó al presidente Barack Obama de hacer escuchas telefónicas a la torre Trump durante las elecciones y se refirió de ‘estado profundo’ con respecto a las acusaciones de los legisladores.

“La Cámara de Representantes busca citaciones por desacato (?) contra el Departamento de Justicia y el FBI por ocultar documentos clave y un testigo del FBI que podría arrojar luz sobre la vigilancia de los asociados de Donald Trump”, escribió el presidente en Twitter el 29 de noviembre. “Cosas grandes. Estado profundo. Entrega esta información, AHORA!”.

El hecho de que altos funcionarios del gobierno estén involucrados en sociedades secretas no es un secreto. George W. Bush y John Kerry admitieron ser miembros de Skull and Bones, una sociedad secreta fundada en la Universidad de Yale.

Los investigadores de la sociedad secreta señalaron desde hace mucho tiempo un hilo conductor común que atraviesa grupos como los Illuminati, los masones y los Skull and Bones: todos practican rituales ocultos.

Las secuencias grabadas fuera del edificio Skull and Bones de Yale muestran una ceremonia que incluye a personas que llevan a cabo un asesinato escenificado mientras gritos y exclamaciones histéricas llenan el patio privado poco iluminado.

Aunque no existe ninguna prueba de que Skull and Bones esté conectado con los Illuminati, ambos tienen una fascinación única por la muerte.

Textos escritos por prominentes autores Iluminati muestran que la sociedad adora a Satanás, según numerosas citas en “Illuminati Facts and Fiction”, un libro de Mark Dice, un experto en la sociedad secreta que estuvo dedicando más de una década a la investigación de estos grupos.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: