No tan dulce: un estudio relaciona los edulcorantes artificiales con el daño hepático

Por   /  Natural News

Ha surgido más evidencia que relaciona los edulcorantes artificiales con el daño hepático, específicamente  los edulcorantes no nutritivos como el acesulfame de potasio y la sucralosa , que se utilizan como sustitutos del azúcar sin calorías.

La autora Laura Danner, estudiante de doctorado de la Facultad de Medicina de Wisconsin ,  estimó que alrededor del 40 % de los estadounidenses consumen edulcorantes artificiales con regularidad, como en las versiones ligeras o sin azúcar de yogur, bocadillos e incluso en productos no alimentarios como medicamentos líquidos. y cosméticos.

El hígado es un órgano importante para la desintoxicación y es responsable de más de 500 funciones en el cuerpo. A través del hígado, los nutrientes, los medicamentos y las toxinas se procesan y podrían enviarse de regreso al torrente sanguíneo para ser eliminados por los intestinos y los riñones.

En la segunda fase del proceso de desintoxicación, el hígado también puede procesar las toxinas en sustancias menos dañinas para que el cuerpo las elimine más fácilmente.

La investigación presentada en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Bioquímica y Biología Molecular en abril reveló que los edulcorantes artificiales, específicamente el acesulfame de potasio y la sucralosa, podrían interferir con el proceso de desintoxicación del hígado.

El estudio encontró que  el acesulfame de potasio y la sucralosa inhiben la actividad de la glicoproteína P, una proteína de defensa que protege a los organismos contra las toxinas ambientales.

El dicloro-difenil-tricloroetano (DDT), una toxina bien conocida que también inhibe la glicoproteína P (PGP), llevó a los investigadores a creer que incluso en pequeñas cantidades, estos contaminantes podrían interferir con la capacidad natural del cuerpo para defenderse.

Stephanie Olivier-Van Stichelen, autora principal del estudio, explicó los efectos potencialmente peligrosos de la PGP en niveles comunes de exposición. Dijo que observaron que los edulcorantes afectaron la actividad de la PGP en las células del hígado en las concentraciones esperadas a través del consumo de alimentos y bebidas comunes. Estas concentraciones están muy por debajo de los límites máximos recomendados por la  Administración de Drogas y Alimentos (FDA) .

También se estudiaron las células hepáticas y los ensayos sin células, que brindan información sobre procesos celulares como el transporte. La investigación reveló que los edulcorantes artificiales estimularon la actividad de transporte y pueden unirse a la PGP, por lo que inhiben el transporte de compuestos como xenobióticos, fármacos y sus metabolitos, lípidos de cadena corta y ácidos biliares.

Los edulcorantes artificiales no se recomiendan como alternativas al azúcar

El estudio aún se encuentra en su fase preliminar y necesita ser confirmado en estudios preclínicos y clínicos. Sin embargo, sugieren que los edulcorantes artificiales podrían tener implicaciones significativas para las personas que toman antidepresivos, antibióticos y medicamentos para la presión arterial, que utilizan PGP como transportador primario de desintoxicación.

Además, debido a que la PGP desempeña un papel en otras funciones corporales, incluido el mantenimiento de la barrera hematoencefálica, los investigadores destacaron la necesidad de realizar más investigaciones para determinar cómo estos edulcorantes artificiales podrían afectar a otros órganos, así como la medida en que pueden interferir con el metabolismo de los fármacos. .

Danner dijo que si los estudios futuros confirman que los edulcorantes no nutritivos afectan el proceso de desintoxicación del cuerpo, sería esencial estudiar sus posibles interacciones y determinar los niveles seguros de consumo para los grupos en riesgo. Agregó que también puede ser importante indicar cantidades específicas de edulcorantes no nutritivos en las etiquetas de los alimentos para que las personas realicen un mejor seguimiento de sus ingestas.

Actualmente, la FDA recomienda que el consumo de edulcorantes no nutritivos se mantenga por debajo de una cantidad diaria aceptable, que es de aproximadamente 35 refrescos de dieta para acesulfame de potasio u ocho refrescos de dieta para sucralosa por día. Sin embargo, los fabricantes de alimentos solo están obligados a enumerarlos en los ingredientes y no tienen que indicar las cantidades utilizadas en los productos.

Los investigadores también planean utilizar modelos más complejos de transporte de fármacos para determinar hasta qué punto el acesulfame de potasio y la sucralosa pueden interferir con el proceso de desintoxicación y metabolismo de los fármacos. También están estudiando mezclas de estos edulcorantes para representar cómo se encuentran en los productos alimenticios.

Debido a que la PGP se expresa en las superficies de intercambio de todo el cuerpo y juega un papel importante en el mantenimiento de los sistemas, también es importante investigar cómo la inhibición de la PGP podría interferir con la función celular en otros órganos.

Además, se sabe poco sobre los efectos acumulativos de la exposición a los edulcorantes artificiales, a pesar de que millones de personas los consumen a diario. Sin embargo, lo que está claro es que la investigación no respalda el uso de edulcorantes artificiales como alternativas al azúcar natural en alimentos o bebidas.

Obtenga más información sobre los efectos tóxicos de los edulcorantes artificiales en FoodScience.news .

Las fuentes incluyen:

ChildrensHealthDefense.org

NoticiasWise.com

Brighteon.com

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: