Nuevo estudio forense revela la verdad sobre las manchas de sangre del sudario de Turín

Por RT

Los investigadores analizaron las características del lienzo y concluyeron que no pudieron haber sido causadas por las heridas de Jesús.

El sudario de Turín, que tiene marcada una figura humana, es uno de los elementos que más misterio generan en el cristianismo, debido a la imposibilidad de saber si la sangre que lo manchó fue la de Jesús, en los días previos a su resurrección. Un nuevo estudio analizó esas manchas y recreó la manera en que el lienzo pudo haber entrado en contacto con la sangre.

De acuerdo con el Journal of Forensic Sciences, el equipo liderado por el antropólogo forense Matteo Borrini, de la Universidad de Liverpool John Moores, del Reino Unido, empleó un maniquí para recrear la manera en que la sangre (real y sintética, con las mismas propiedades) podría haber salido de las heridas de la mano izquierda, los antebrazos, la cintura y de la lesión del torso provocada por una lanza.

Nada coincide

Al analizar su recorrido, los especialistas se dieron cuenta de que el flujo que habría emanado de las manos no concuerda con el ángulo en el que están marcados los brazos en la tela. El del costado del cuerpo, en tanto, podría coincidir con el de una persona de pie y no con un cuerpo acostado boca arriba, así como tampoco concuerda la sangre acumulada bajo la cintura.

La posibilidad de que las manchas hayan sido consecuencia de la manipulación del cadáver envuelto en el lienzo también fue tenida en cuenta, pero igualmente fue descartada.

“Suponiendo que las manchas rojas en el lino de Turín en realidad sean sangre de las heridas de la crucifixión, los resultados de los experimentos demuestran que los supuestos patrones de flujo de diferentes áreas del cuerpo no son consistentes entre sí”, explicaron Borrini y su equipo, a la vez que aseguraron que movimientos del cuerpo después de muerto “no solo no están documentados, sino que también, en cuanto a las manchas lumbares, parecen ser poco realistas”.

Demasiadas dudas

Por eso, las conclusiones no solo cuestionan la veracidad de las manchas de sangre, sino también la de la propia tela, de la que estiman que podría ser “una representación artística o didáctica del siglo XIV”.

No obstante, aún hay un interrogante a resolver: ¿Cómo se formó la figura humana que quedó marcada en el lienzo?

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: