“Papi, ¿estamos en guerra?”: las secuelas de la alerta de misiles en Hawái

Por Sputnik

“¡Atención! El Comando del Pacífico de EEUU ha detectado una amenaza de misiles en dirección a Hawái. El misil puede impactar en tierra o en el mar en 10 minutos. Esto no es un simulacro. Si se encuentra en un edificio, permanezca allí. Si se encuentra al aire libre, busque un refugio de inmediato”.

Esto es lo que un millón y medio de hawaianos escucharon repetidamente por todos los canales de televisión y radio del estado. El mensaje de voz fue acompañado por sms enviados a los teléfonos que se encontraban en la zona. 38 minutos tardaron las autoridades en confirmar que se trataba de una falsa alarma activada por un error humano. Durante ese tiempo, el pánico reinó entre la población.

Algunos corrían en búsqueda de refugio. Otros, llamaban a sus seres queridos para decirles unas últimas palabras de despedida. Muchos fueron los que ni siquiera sabían qué hacer y siguieron con sus vidas con aparente normalidad, dejando su porvenir en manos del destino.

La periodista Sara Donchey se encontraba en Honolulu, la capital estatal, cuando fue despertada por mensajes de su madre y hermana. “Querida, busca refugio. Te amamos”, decía uno de los mensajes.

“Mi familia se encontraba en la costa norte. Estaban escondidas en un garaje. Mi madre y mi hermana estaban llorando”, compartió Sara en su cuenta de Twitter.

​El célebre actor y comediante Jim Carrey, que también se encontraba en estas islas del Pacífico, no tardó en culpar de lo sucedido a la gestión de la actual Administración estadounidense.

“Me desperté esta mañana en Hawái con solo 10 minutos de vida. Fue una falsa alarma, pero una verdadera advertencia psíquica. Si permitimos que este Gomorra en persona y su corrupto Congreso republicano siga alienando al mundo, sufriremos más allá de lo que uno se pueda imaginar”, escribió el actor.

 

El diputado y vicepresidente del Comité de Seguridad Pública de la Cámara de legisladores locales, Matthew LoPresti, recordó haber puesto a sus dos pequeñas hijas en la bañera y que juntos comenzaron a orar. “Recuerdo haber mirado hacia mis hijas, asustadas de muerte, y la de 8 años me preguntó: ‘Papi, ¿estamos en guerra?’. Y le respondí: ‘Sí’, porque nos tomamos esa situación muy en serio”.

Los periodistas del medio hawaiano Star Advertiser escriben que al sonar las alarmas, el tránsito en la vía principal de Honolulu quedó paralizado. Los conductores abandonaban sus vehículos y corrían a refugiarse en los túneles y puentes más cercanos.

​Ese mismo día, el gobernador de Hawái, David Ige, ofrecía una conciliatoria conferencia de prensa, en la que pidió disculpas por el “dolor y la confusión” causados por la falsa alarma. El máximo responsable del estado prometió revisar el sistema de alarmas y simulacros a fin de garantizar que tal error no vuelva a repetirse.    

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: