Premian y al mismo tiempo investigan a un médico por un estudio de tratamientos alternativos contra el COVID-19

Por Alice Giordano:
En un caso clásico de una mano que no sabe lo que hace la otra, un médico de Virginia ha recibido una distinción legislativa por su estudio sobre los tratamientos alternativos para el COVID-19, solo unos días antes de que la junta de licencias médicas del estado le informara que estaba siendo investigado por mala praxis por el mismo trabajo.

El 11 de marzo, la Cámara de Delegados de Virginia aprobó por unanimidad la HR228, una resolución de reconocimiento al Dr. Paul Marik, fundador de la Alianza de Cuidados Críticos para el COVID-19 (FLCCC, por sus siglas en inglés), por lo que los legisladores denominaron “su valiente tratamiento de los pacientes con COVID-19 en estado crítico”.

“En lugar de ir a lo seguro y seguir la llamada sabiduría convencional, el Dr. Marik se atrevió a adoptar un enfoque verdaderamente científico cuestionando e innovando en un entorno en el que ambas cosas no solo estaban mal vistas, sino por las cuales fue perseguido”, dijo el republicano de Virginia Dave LaRock, principal promotor de la resolución.

Pocos días después, Marik recibió una carta con fecha del 15 de marzo del Departamento de Profesiones de la Salud de Virginia en la que se le informaba que tenía hasta el 29 de marzo para responder a una investigación en curso por parte del organismo sobre sus prácticas médicas.

Según la carta, la investigación se basa en una queja de los hospitales Sentara de Norfolk, donde Marik dirigía la unidad de cuidados intensivos antes de que lo suspendieran por negarse a recetar Remdesivir y, en su lugar, prescribir Ivermectina y otros tratamientos alternativos a los pacientes de COVID.

En su queja, la analista de credenciales del hospital, Lisa Moretti, escribió que el Dr. Marik había sido “suspendido cautelarmente” el 18 de noviembre debido a preocupaciones relacionadas con la conducta profesional que podría suponer un “riesgo inminente de daño”.

El estado también proporcionó a Marik una copia de una queja del 8 de febrero de un hombre de 40 años de Maryland que se presume que es un paciente de Marik.

El hombre afirma que Marik había “defendido el uso de la ivermectina para el tratamiento del COVID-19”, lo que le causó un “daño directo”. La denuncia no dice nada más.

En una entrevista con The Epoch Times sobre las acciones conflictivas del estado de Virginia, Marik dijo que ser honrado por la legislatura de Virginia ha compensado parte del desgaste mental que las acusaciones de mala praxis contra él le han causado.

“Me siento honrado y personalmente muy emocionado por el reconocimiento de la legislatura de Virginia”, dijo Marik. “Este ha sido un viaje muy difícil para mí que me ha pasado una factura enorme”.

Antes de su trabajo con el COVID-19, Marik era conocido internacionalmente como pionero en el uso de la vitamina C intravenosa para salvar vidas en el tratamiento de la sepsis, una infección grave que suele provocar la muerte con los tratamientos convencionales.

La doctora de Maine Meryl Nass, cuya licencia fue suspendida en febrero por la junta estatal de licencias médicas por recetar medicinas alternativas para tratar y prevenir el COVID-19 en lugar del remedio de la vacuna, dijo a The Epoch Times que la contradicción de los elogios y la investigación simultánea de Marik demuestra que las agencias gubernamentales “se han vuelto granujas… para sofocar la elección y la autonomía de médicos y pacientes”.

“¿Acaso la mano derecha no sabe lo que hace la izquierda?”, dijo Nass señalando la legislación aprobada la semana pasada por la cámara de New Hampshire para que la ivermectina de grado humano esté disponible sin receta. También hay leyes similares pendientes en otros estados.

Al igual que Marik, Nass cuenta con muchas credenciales en el campo de los virus y las vacunas.

Nass está considerada una experta mundial en enfermedades inducidas por vacunas y lideró la exitosa apuesta por sustituir la vacuna obligatoria contra el ántrax para los miembros del servicio activo después de que pareciera que los estaba enfermando.

Tanto Marik como Nass destacaron que la ivermectina de grado humano ha sido utilizada por miles de millones de personas en todo el mundo durante las últimas décadas.

A través de la FLCCC, Marik formuló dos protocolos de tratamiento para la prevención y el tratamiento ambulatorio temprano del COVID-19.

Uno de los protocolos es MATH+, un acrónimo formado por sus tratamientos recomendados: metilprednisolona, ácido ascórbico, tiamina y heparina. El signo “+” corresponde a las terapias complementarias.

El otro se llama I-MASK, que recomienda el uso de Ivermectina o hidroxicloroquina con una variedad de tratamientos holísticos que incluyen semillas de comino negro, zinc, vitamina D3, melatonina y vitamina C.

En su elogio a Marik, los legisladores de Virginia lo felicitaron por “utilizar medicamentos genéricos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su siglas en inglés) reutilizados como estrategia para reducir la tasa de mortalidad de la pandemia, a pesar de los continuos desafíos y obstáculos”.

Como parte de su investigación sobre la conducta médica de Marik, la junta de medicina de la Administración de Veteranos también ha pedido a Marik que les facilite la lista de sus empleadores actuales y anteriores de los últimos tres años y ha indicado que el hecho de no hacerlo podría “interpretarse como una negativa ilícita a facilitar información durante una investigación”.

Como parte de su investigación sobre Nass, la junta de licencias médicas de Maine le pidió en enero que proporcionara una lista de todos los pacientes que había atendido en los últimos seis meses.


TheEpochTimes

Visto en: Trikooba News

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: